Mostrando entradas con la etiqueta Amistad.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Amistad.. Mostrar todas las entradas

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Las cosas de dentro.

Bueno, sin alharacas, sin ponernos estupendos ni darnos pote, de modo claro, directo y sencillo, hoy Palinuro tuvo un encuentro con el personal de administración y servicios (o sea, PAS) de su facultad. No estaba programado, no respondía a ninguna convocatoria, no lo había previsto nadie y, menos que nadie, él. Cuando me lo contó después todavía estaba emocionado.

- Fíjate -me dijo-. No estaba planeado, fuera del hecho, naturalmente, de que l@s participantes se habían puesto de acuerdo para coincidir en un sitio y a una hora determinados. Pero nadie me había prevenido´...

- Vale -le dije, viendo que no se le pasaba la emoción-. Tranquilízate, hombre. Eres un antiguo. Las cosas en el siglo XXI se hacen así...

-Ya, ya. No creas que, por venir de Troya, soy tan ignorante. Pero estarás de acuerdo en que toca un punto por dentro el hecho de que la gente que ves todos los días, con la que trabajas a diario, que tiene sus obligaciones, tareas y preocupaciones como tú tienes las tuyas, de pronto decida parar un instante y hacerte ver que, en contra de lo habitual en este perro mundo, sabe quién eres, te considera, te aprecia y te lo prueba.

- Bueno -respondí, viendo que se iba por las nubes, porque este piloto es un poco soñador excéntrico- eso te pasa a ti con ell@s.

- Claro -me contestó-. Pero eso lo sabemos tú y yo. Y raramente se te presentará la ocasión de hacérselo sentir... salvo que sean ell@s quienes tomen la iniciativa. De lo contrario, todo discurre como está administrativamente previsto. No eres tú quien decide lo que vales; son los demás. Y no hay duda alguna de que, si dan el paso y abren la vía, eso es una experiencia privilegiada.

- Pero hombre -le hice ver- que estás en una facultad de Políticas y Sociología sobre la que revolotea el espíritu de Max Weber, como el fantasma de Canterville, agarrado a sus cadenas del mundo legal-racional.

- Pues, por eso, por eso. Parece mentira que, tan listo como te crees, no hayas visto  que nada puede ese mandato legal-racional si no tiene una substrato sentimental. Los funcionarios y asimilados vivimos en un mundo de normas, reglas, códigos, claves, formas y reglamentos. Al extremo de que a veces nos miramos en el espejo y lo que vemos es un expediente. Pero de vez en cuando, como hoy, el corazón rompe los diques de la razón y muestra su señorío. Y es entonces cuando uno descubre que el sentido de la vida humana va por dentro.
 
Muchas gracias, Merche, Lola, María, Salva, Blanco, Isabel, Carmina, Mila y Nuria.

sábado, 19 de enero de 2013

Homenaje de Palinuro a un querido amigo lector.

Por razones no largas de explicar pero no me corresponde a mí exponer pues ya lo hará él, si quiere, un viejo amigo de la red, recién vuelto de un viaje a sí mismo, escribe pidiendo mayor contraste en Palinuro. Bueno, en realidad, en todo cuanto lee en la web. En eso no mando yo ni los dioses lo permitan; pero en Palinuro, sí y por ello sale hoy con mayor contraste. No sé si he acertado. No he conseguido fondo blanco por más que lo he intentado. Blogger tiene sus servidumbres que el vulgo debemos acatar a causa de nuestra ignorancia, única culpable de nuestro estado de inmadurez, como bien se sabe.

Bienvenido back, querido Jenaro. Estamos en plena danza de los malditos.

Tschüss.


lunes, 7 de mayo de 2012

La suerte de tener amigos.

Como mucha gente, a veces doy un paseo por Facebook, esa red social hecha a base de narcisismo, romanticismo y afán comunicativo y suelo detenerme en los filosofemas con que de vez en cuando jalonan el camino los usuarios. Vienen siendo reflexiones originales, curiosas, sorprendentes, sobre asuntos cotidianos o relaciones personales que todo el mundo entiende, trasladan con frecuencia un mensaje moral, estan acompañadas de imágenes generalmente atractivas (aunque pequen de cursilería en más de una ocasión) y detenerse ellas siempre es beneficioso, más que nada para el espíritu. La mayoría contienen definiciones originales, apotegmas sabios o sorprendentes, sobre la vida, la felicidad, los padres, el amor conyugal, el filial, la amistad, etc. Creo haber encontrado media docena de definiciones de amistad del tipo de: "un amigo es el que te ayuda cuando crees que no te hace falta" o "un amigo no es el que comparte tus victorias sino tus derrotas", o "la amistad es un contrato sin letra pequeña" o "un amigo es el hermano que Dios no te ha dado pero tú te has buscado", etc. 
Podría seguir porque Facebook es un pozo sin fondo. Pero prefiero aportar mi propia propuesta y presumir al tiempo de protagonismo en la definición de la cosa. Por ello, ¿qué tal si digo que "un amigo es quien piensa en ti al crear algo bello y te lo dedica"? Pue eso: tengo un amigo con una exquisita sensibilidad y dotes artísticas, capaz de hacer una foto como la de la imagen, pensar en mí y enviármela, como el que envía una flor, un recado, una nota, un recuerdo.
Eso no tiene precio, ¿verdad?
No digo el nombre real porque no suele usarlo. El imaginario florece en las alturas como la rosa blanca.