Mostrando entradas con la etiqueta Centro.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Centro.. Mostrar todas las entradas

jueves, 5 de mayo de 2016

El discurso del centro

Felipe González publica hoy un artículo en El País titulado El espacio de las reformas. Es una pieza moderada, mesurada, genérica, un poco au dessus de la mêlée, con ese aire de estadista reposado y apacible que le ha gustado adoptar siempre y que, en buena medida, aún conserva, a pesar de algunas vicisitudes recientes y no tan recientes que no lo dejan en muy buen lugar. Continúa gozando de gran autoridad entre los suyos y también entre mucha otra gente. No, por supuesto, entre quienes sufren arrebatos de licantropía cuando oyen su nombre y empiezan a ladrar ¡Mr X!, ¡GAL!, ¡cal viva! Pero esas no son personas ecuánimes y entre ellas se encuentran muchas movidas por una mezcla de odio irracional y envidia. Reacciones muy frecuentes en nuestro país y que, sobre todo, afectan a aquellos  que han tenido una ejecutoria brillante y han hecho algo por la colectividad. Son gentes que encuentran esto perfectamente imperdonable y arremeten no solo contra González sino contra todos los que quieran reconocer en él algún tipo de valor, por mínimo que sea. Muy español.

Pues señor, es el caso que, en su artículo, por otro lado no muy bien escrito, con evidentes descuidos e insoportables anglicismos, González quiere huir de la imagen de hombre de partido a base de hablar por alusiones, sin especificar ni concretar nada. Pero ello no evita que, a pesar de sus intenciones, su artículo sea de partido y esté pensado para apoyar al PSOE en estas próximas elecciones. En lo esencial porque es un artículo con un discurso de centro, que es en donde el PSOE está tratando de situarse: un centro con una leve deriva izquierdista, esto es, la imagen tópica del votante mediano español, que suele situarse en un 4,5 en la escala de autoubicación ideológica siendo el 0 la izquierda más absoluta.

Argumenta González la necesidad de ese centro fabricando lo que los especialistas (y, probablemente él también) llaman con total impropiedad un maniqueo, esto es, dos opciones extremas (que, en el fondo, se intercambian favores) y enfrentadas que, de imponerse, causan males sin cuento. Es el aquilatado discurso del centro o del justo medio aristotélico que goza de gran veneración entre todos los pensadores y teóricos conservadores a la par que liberales desde los tiempos del estagirita. En verdad, sin embargo, ese centro hipotético no ha existido nunca ni existe hoy como ubicación objetiva, impersonal, con la que las gentes puedan coincidir sino que es un lugar imaginario inventado por el que se atribuye el conocimiento para saber cuándo y cómo los demás incurren en uno de esos nefandos extremismos. Era un privilegio cognitivo que se atribuía Stalin, quien detectaba "desviaciones izquierdistas-trotskistas" en unos o "derechistas-bujarinistas" en otros sin que ellos pudieran nunca entender de qué iba la acusación. Era indiferente: con su acendrado sentido de la igualdad comunista, Stalin los hacía fusilar a todos.

No está sugiriéndose aquí, líbrennos los dioses, que haya algún vínculo entre González y Stalin, al menos no con la claridad con la que él establece lazos entre los independentistas catalanes y los nazis. Simplemente se pretende señalar que esa aparente facultad crítica (de krinein, "separar", "discernir", en griego) no está tan clara como puede parecer. Allá por los años de 1920, como una especie de adelantado gonzalesco, Lenin escribía uno de sus incendiarios panfletos, El izquierdismo, enfermedad infantil de comunismo. En 1968, Daniel Cohn-Bendit le enmendaba la plana con otro titulado El izquierdismo, remedio a la enfermedad senil del comunismo. Ya se ve, pues, que esto de encontrar un centro objetivo, distinto de la voluntad del líder que dice que el centro es él, como el Estado era Luis XVI y el milagro José María Aznar, es cosa harto complicada.

Además de ser impreciso, el discurso centrista de González no es acertado. Es fácil, sí, contraponer el izquierdismo de Podemos al inmovilismo del PP (aunque no nombre a ninguno de los dos) y fabricarse una posición equidistante. Es fácil, falaz e injusto. En primer lugar el "inmovilismo" del PP no es tal sino un feroz ataque ultrarreaccionario, catolicarra y neofranquista contra los derechos de los trabajadores y los más débiles en general, protagonizado por una banda de ladrones. En segundo lugar, apareció mucho antes que Podemos, ya en noviembre de 2011. Podemos, por su parte, ha aparecido mucho después y como respuesta a la necesidad que experimentan los sectores sociales agredidos de defenderse, a la vista de la inactividad, la complacencia, cuando no la complicidad del PSOE con el ataque de los neofranquistas.

Otra prueba de esta falta de razón y de este juicio erróneo de González se observa en sus consideraciones sobre Cataluña, a la que tampoco menciona. Después de haber hecho mangas capirotes en los últimos años con sofismas inadmisibles sobre el derecho de autodeterminación de Cataluña y su condición nacional, González ignora que el acelerón hacia la independencia que han experimentado los catalanes ha sido resultado de la actitud recentralizadora y estúpidamente catalanófoba del PP. Venir a estas alturas con ofertas de reformas constitucionales para detener el proceso independentista es algo lamentablemente obtuso y anacrónico. Aquí se necesita algo más que una reforma constitucional. Los catalanes no quieren vivir al albur de que una mayoría pasajera dé un poder absoluto a un partido de bribones dispuestos a asaltar Cataluña y por eso, ahora, quieren irse. Dé una vuelta el señor González por Cataluña y advierta lo absurdo de su pretensión.

Añádase a todo lo anterior que el ánimo centrista de Felipe González no es en modo alguno el de Pedro Sánchez, mucho más anclado en la derecha del una, grande, libre.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Ciudadanos ¿Qué y quiénes son?



Mi amigo Antonio Pérez acaba de publicar un gran artículo sobre Ciudadanos, Los nietos de Franco se hacen libertarianos, en el que analiza las propuestas políticas y económicas del partido de Rivera y llega a la conclusión de que son copias, plagios, de las de los llamados libertarians en los Estados Unidos y también anarco-capitalistas. Estos nombres designan a quienes quieren acabar con la teoría económica keynesiana y el Estado del bienestar y sustituirlos por la teoría económica neoclásica, la economía de la oferta y el retorno a un Estado no intervencionista al que llaman Estado mínimo en la expresión de Nozick, su más conocido filósofo.

Son las tesis de Ludwig von Mises y la llamada escuela austriaca, de Friedrich A. von Hayek y de sus variopintos seguidores, los Friedman, Hazzlitt, Lepage, Sorman, Martin, Gilder, Laffer, Rothbard, etc. y la batería de economistas que teorizó la política económica de Reagan y Thatcher en el asalto y desmantelamiento del Estado del bienestar.

Junto a esta cara seudolibertaria o libertariana, C's presenta otra política que Pérez llama neofranquista y que, asimismo encaja en otros modelos procedentes del extranjero, esto es, el carácter retrógrado y reaccionario de los neoconservadores gringos, empezando con el magisterio de Leo Strauss (a veces se tilda a sus seguidores de leoconservadores)  al que se suman los Kirk, Buckley, Kristol, Podhoretz, Wolfowitz, Horowitz y, por supuesto, políticos indeseables como Newt Gringrich o Donald Trump, agresivos y racistas.

Se añade un muy considerable dominio del ámbito público y presencia permanente en los medios. Estos se les han rendido por orden de los bancos que son quienes los controlan. Es curioso qué alto grado de publicidad ha alcanzado un partido de carácter oscuro en cuanto a su origen, funcionamiento interno y, por supuesto, financiación. Hay un peligro evidente para la democracia en el hecho de votar a un grupo cuyas cuentas no están claras y que oculta sus relaciones peligrosas en el pasado y sus apoyos actuales.

Como oculta su programa. Es preciso estar atentos a las ocasionales declaraciones de sus dirigentes para barruntar sus intenciones y con frecuencia se desdicen sin grandes escrúpulos cuando intuyen que pueden perder votos porque lo suyo es puro oportunismo. Tomando pie en lo que los de C's han dicho en algún momento, los ciudadanos deben esperarse: copago en la sanidad, copago en la educación, aumento de impuestos indirectos, recortes de subvenciones, condiciones draconianas para los parados y aplicación de las doctrinas de la FAES, como supresión del sistema público de pensiones y sustitución por planes privados o supresión del subsidio de desempleo. Estas medidas se amparan en la batería de falsedades con ínfulas teóricas que esta escuela suelta a los cuatro vientos, desde infinidad de think tanks, fundaciones, círculos, asociaciones, cátedras, medios e iglesias: que el Estado del bienestar es insostenible; que la sanidad pública también y todos los servicios públicos por sobrecarga fiscal del Estado;  que lo público es siempre un despilfarro; que lo privado funciona mejor, es más barato y eficaz; que deben derogarse todas las limitaciones normativas de la libre competencia en un mercado sin controles; que la redistribución es ruinosa y los programas sociales, contraproducentes y/o fuentes de corrupción. Son discursos machacones que repiten como papagayos l@s comunicador@s a sueldo de la derecha.

El neoconservadurismo es la pareja de baile del neoliberalismo, esto es una concepción reaccionaria y retrógrada del sistema democrático y sus valores y principios a base de reducir o negar los derechos y libertades de los ciudadanos, la tolerancia, el multiculturalismo, la educación cívica, así como de implantar interacciones sociales autoritarias y creencias morales y religiosas oscurantistas y represivas. Nada de replantear las relaciones de la Iglesia y el Estado o de poner en marcha las políticas de la memoria histórica que liberen de una vez a la sociedad del peso del franquismo. Parece curioso pero en la derecha española nacionalcatólica más obtusa de la historia han ido a confluir estas dos corrientes reaccionarias al mismo tiempo con un discurso consistente en tratar a la población como menores de edad, desprestigiar la política de partidos (por eso rehúyen la palabra) y pedir a los electores que confíen en ellos, los técnicos y especialistas. Y hagan lo que recomendaba su referente Franco: no meterse en política. Algo que también aconsejaban en su peculiar estilo los falangistas españoles que estos de C's reproducen con bastante fidelidad.

El resultado es un remake del PP con treinta años menos, menos pinta cuartelaria y mucha más capacidad de engañar mediante recursos retóricos y un fuerte impacto mediático perfectamente organizado y llevado a la práctica.

Un peligro para la democracia.

martes, 20 de octubre de 2015

Una visión de Ciudadanos y Rivera.


Ciudadanos lleva nueve años en política en Cataluña. No es un partido caído del cielo y su dirigente, Albert Rivera, tampoco. Y mucho menos de un guindo. Posee experiencia, sabe jugar, tiene aguante y, lo más decisivo, conoce a sus adversarios mejor que ellos a él.

Esa ha sido hasta ahora su baza principal, que en estos diez años desde que consiguieron tres diputados en las elecciones catalanas en 2006, hasta comienzos de este 2015, Rivera y C's eran prácticamente desconocidos en España.

Ya no. Un repaso de su historial en resultados electorales revela una trayectoria ascendente, discreta, sostenida, con algún altibajo, pero significativa. En las autonómicas de 2010 mantuvo sus tres diputados, con un 3,39% del voto, pero en las de 2012 los triplicó (7,56% y 9 diputados) y, finalmente, en las de este año, ha dado la campanada con 17,93% y 25, segundo partido del Parlament, por delante de los socialistas y de los infelices de Podemos.

Eso en Cataluña. Pero C's se ha visto siempre como un partido español y ha estado presentándose en diversas convocatorias con variada fortuna hasta que esta le ha sonreído este año y se prepara para el asalto decisivo en las próximas de diciembre. En las generales y andaluzas de 2008 (0,18% y 0,13% del voto respectivamente) se quedó fuera de ambos parlamentos. Nuevo fiasco en las europeas de 2009, en que se presentó en coalición con Libertas y Miguel Durán de cabeza de lista. Con tanto revés, prefirió no presentarse a las generales de 2011. Tampoco las municipales se le daban bien: 13 concejales en Cataluña en 2007 era para llorar y más aun en 2011, si bien aquí se encendió una lucecita de esperanza porque el partido consiguió algunos ediles fuera de Cataluña.

Las autonómicas de 2012, fueron el comienzo. Después, la escalada: 2 diputados en las europeas de 2014 (las que lanzaron a Podemos a "asaltar los cielos"), notable avance en las andaluzas de este año, con 9,28% del voto y 9 diputados de 109, decisivos para gobernar Andalucía. Las subsiguientes municipales y autonómicas de 2015, pedrea de cargos en toda España, que ha hecho determinante el partido de Rivera en varios lugares, por ejemplo, en Madrid. Las autonómicas plebiscitarias catalanas de este año han convertido C's en un partido central.

Los sondeos le son muy favorables y la valoración popular de Rivera en los barómetros del CIS es altísima, un 5,2, muy por delante de los demás líderes, incluido el prematuramente declinante Iglesias, y a distancia sideral del hombre de los sobresueldos en La Moncloa.

Del desconocimiento a favorito de todas las apuestas.  Pero C's no sale de la nada, no improvisa, no es producto de las cogitaciones de un grupo de profesores doctrinarios. Lleva diez años de brega y en territorio hostil. Está fajado. Ha tropezado, ha caído, se ha levantado y aquí está ahora, dispuesto a mantener un cara a cara televisivo con la estrella rutilante de las medios que, de pronto, aparece no solo "cansado", como él mismo tuvo la ingenuidad de confesar a Rivera, sino ajado, antiguo. Tanto que el propio Rivera, en un gesto de vencedor nietzscheano, sin piedad con el caído, pide ahora un debate con Rajoy y Sánchez, ignorando ya al dirigente de Podemos.

En estas condiciones, es lógico que los focos se centren ahora en este recién llegado que casi aparece salido de la nada. Con susto y sorpresa, la opinión descubre que no sabe nada de un hombre que en dos meses puede convertirse en el presidente del país. Y lo curioso es que seguirá sabiendo muy poco. Carece de pasado y casi de presente y, como Parsifal, ni él mismo sabe de dónde viene cuando llega al castillo de Monsalvat. Las búsquedas en hemerotecas y bases de datos apenas dan resultados. Hasta Wikipedia falla. Sus informaciones son escuálidas, casi inexistentes y, cuando se explayan algo más es para embellecer la figura de este político de 35 años que flota en el vacío, lo cual levanta suspicacias, pero no impide que su expectativa de voto sea muy alta y vaya en ascenso. No es un personaje tan puro y limpio como el virginal Galahad, pues se le conocen algunos pecadillos, pero en conjunto es tan intachable como Parsifal.

La buena facha lo acompaña. Su cartel in puribus para las elecciones de 2006 causó buen impresión y se quedó en la memoria visual colectiva. No tanto el que se reproduce aquí para las generales de 2008, en las que fracasó. Y con razón. La imagen tira de la metáfora de España enferma terminal salvada por la competencia médica de C's, igual que el espantoso pestiño que ha plagiado el PP para las de este año. La repulsión que ambas propuestas despiertan viene del hecho de que visualizan esa idea costista del cirujano de hierro, que tanto gustaba al dictador Primo de Rivera y que suelen acariciar las mentalidades autoritarias, proclives al fascismo, como las del PP y, a mi juicio, este Rivera. Pero, salvado este bache, el líder de C's tiene buena pinta, de las que gustan en televisión, resulta más favorecido que sus inmediatos competidores, Sánchez,  Iglesias y, por supuesto, Garzón, porque se ajusta mejor al canon de la nada sonriente que cautiva a unas audiencias incapaces de seguir un discurso de más de sesenta segundos.

Esa presencia positiva, atractiva, sin ser rutilante ni deslumbradora, la del Juan Español bien vestido, repeinado, sonriente, atento con las damas y solícito con los ancianos, tiene la magia der ocupar toda la pantalla y no dejar sitio a posteriores indagaciones. El hombre no tiene pasado grave que echarle en cara y los repetidos intentos de fabricarle una militancia en el PP o connivencias con grupos fascistas o claramente xenófobos (aunque alguna haya habido) son contraproducentes porque dan a entender que no hay nada que pueda criticarse en su discurso. Es mucho más eficaz, porque es real y cuenta, la coincidencia de C's con el PP a la hora de no condenar el franquismo ni el asesinato de Lluís Companys o la de negarse a abolir las corridas de toros, lo que propició que saliera en hombros de la afición de la plaza.

Pero justamente, estas negativas apuntan a un factor decisivo en la oferta ideológica de C's: el partido es de origen catalán pero de ambición española; habla siempre para público español, incluso cuando lo hace desde Cataluña. Reúne en una sola oferta una parte de Cambó y otra de Lerroux. Son catalanes buenos que quieren gobernar España y están dispuestos a terminar con el independentismo y el radicalismo como el emperador del paralelo. La unidad de España vencerá si la mayoría de los españoles vota la opción ideológica más apropiada para ello, la de Ciudadanos.

Así no es la telegenia del mancebo, ni su falta de tachas en el pasado, ni su populismo catalán lo decisivo, no. Lo decisivo son las propuestas ideológicas, el mantenimiento de un tirón doctrinal que instale cómodamente a Ciudadanos en el catecismo hegemónico del neoliberalismo ilustrado, mostrando con absoluto descaro su coincidencia con todo lo que se supone que ha triunfado (las bobadas y simplezas sobre la libre competencia, la flexibilidad laboral, la competitividad, la desregulación, las privatizaciones, etc) y su enfrentamiento con todo lo que ha fracasado (el paro, la pobreza, la desigualdad, la inmigración, etc.) en un juego consistente en apuntarse a todas las victorias y desaparecer de todas las derrotas.

Eso se llama falta de principios, oportunismo y, llegado el caso, juego sucio. Pero también puede considerarse falta de doctrinarismo, escepticismo postmoderno y pensamiento líquido muy apropiado en una época en la que ya nadie cree en los sistemas o los grandes dogmas. C's tiene un relato actual, que huye de toda construcción programática y se aferra a postulados singulares, soluciones concretas que se presentan como hallazgos pragmáticos siempre en pro de un bien común  que se da a entender, pero jamás se explicita.

Así como el PP, su referente, en las elecciones de 2011, presentó un programa falso que no pensaba cumplir y puso luego el verdadero en funcionamiento en una estafa histórica, C's mejora la práctica: dice en todo momento lo que la gente quiere oír y no se preocupa de si es o no contradictorio o si se ajusta o no a su programa porque no tiene programa. Ni verdadero ni falso. Esto le permite opinar sobre todo en una especie de horizonte de neoliberalismo trivial en el que lo más importante es no parar de hablar, no dejar que se haga el silencio y la gente, los electores, reflexionen sobre cuál pueda ser el objetivo de esta densa charla cuyo ruido solo denota el horror al vacío y al silencio de los charlatanes y vendedores de crecepelo. Rivera quiere que lo vean en el centro, igual que Podemos quería que lo situasen en la centralidad política antes de encontrarse a pique de irse por el sumidero de la historia. Pero la gente lo sitúa más bien a la derecha, en un 6,8 de media en la escala ideológica del CIS. Por eso es importante no hacer el vacío en la pantalla y no dejar que la gente encuentre un momento para atar cabos y no dejarse engañar. 

La segura sonrisa de Rivera preanuncia la confianza de Parsifal, el tonto inocente de la historia. Solo que, en mi opinión, de inocente, este no tiene nada.

jueves, 21 de mayo de 2015

Las opciones se complican.

A más de uno se le va a atragantar el croissant con esta portada de El País, explicada en el interior. El PSOE es la pareja de baile preferida. Ya en el tramo final, el ritmo de la campaña y los sondeos parecen dejar un terreno de hipótesis compartidas. UPyD desaparece del escenario, víctima de la barrera electoral del 5% y ni el canto del cisne ha podido entonar. La misma cuchilla puede rebanar las expectativas de IU, un golpe probablemente decisivo para sellar el destino de esta organización tan sobresaltada. Para evitarlo, para ganar visibilidad, Garzón ha sido contundente: ha cargado contra los emergentes y ha subido el tono con el PP, llamándolo "partido de ladrones". Eso es dar forma verbal a un pensamiento muy extendido. Pero tardíamente. La gente ni siquiera tiene claros quiénes son los candidatos de IU a alcaldías y Comunidades decisivas.

Otra convicción: el bipartidismo va a pasar a ser un tetrapartidismo pero, según parece, dos bloques. El PP y los demás. La casi demoniaca inocencia con que Rivera afirma el centrismo de su partido indigna a todos los demás. La FAES, o sea, Aznar, siempre apocalíptica, esta convencida de que Ciudadanos quiere acabar con el PP, la obra de la vida de su presidente. El centrismo, una vitola muy popular en España, permite a C's no solo pactar con el PSOE sino, incluso, afirmar afinidades electivas con él. El efecto de carambola de esta línea es que Podemos se vea forzado a rivalizar con Ciudadanos por el favor del PSOE. Todo dependerá de los resultados. Y, como siempre, decidirán los indecisos, que, lógicamente, tienen tendencia al centro para poder seguir siendo indecisos.

El problema de Podemos es bajar de los cielos a la tierra. Hasta la saciedad han dicho que salen a ganar. Eso está bien. Revela ímpetu, determinación e ingenuidad. Porque todo lo que no sea ganar será perder. De las alturas llegan los ecos de la advertencia de Iglesias al PSOE de que, si quería pactar, tendría que dar un giro de 180º. Eso son palabras mayores, teñidas de una soberbia algo ridícula, para dichas a un partido que mantiene una saludable expectativa de voto y se perfila realmente como centro, según se ve por ser capaz de atraer a la izquierda y a la derecha al mismo tiempo. Porque C's quiere incorporarse al centro, pero viene de la derecha. Aguirre y Cifuentes sueñan con llegar a acuerdos con C's. Cifuentes selló uno contra la corrupción en la televisión con el partido que, en teoría, quiere acabar con el suyo.

Hace unos días, Sánchez desempolvó el viejo fantasma del voto útil, una versión inteligente y positiva del voto del miedo. El voto útil para una izquierda que hace cosas; no que dice que va a hacerlas. El PSOE tiene una maquinaria institucional que funciona incluso cuando está en la oposición, como se prueba por el recurso de inconstitucionalidad a la Ley Mordaza, una norma impresentable. Añádase a ello que ha hecho una campaña moderada con imagen de responsabilidad. Sus candidatos no están cuestionados, aunque tampoco inspiren arrebatos, y no se han visto arrastrados a los espectáculos de corrala que han abundado. Tampoco está atosigado por la corrupción, como el PP, que ha perdido todo el crédito. La insólita soberbia de Susana Díaz, encerrada en su taifa andaluza, curiosamente, ha permitido al PSOE presentarse desligado del desbarajuste del Sur, la corrupción y la parálisis institucional.

A Rajoy ya solo le queda la parte tonta del voto útil, esto es, el voto del miedo. Dice el buen hombre que la alianza de todos en contra del PP sería "letal" para España porque posibilitaría un gobierno del PSOE. Todo un descubrimiento. No votar al PP es votar el caos. Y lo dice en medio del caos. Las noticias desmienten a diario su discurso triunfalista de "gran nación": el gobierno está esquilmando el fondo de reserva de las pensiones, que se habrá agotado en cinco años y la deuda pública está ya en el 103% del PIB. Todo en medio de una abigarrada ambientación de citaciones judiciales, comparecencias, conversaciones telefónicas alucinantes que parecen probar que estos pájaros llevaban años robando a espuertas. Un mundo de corrupción genealizada, sistemática, contumaz, insultante.
 
Añádase a ello ese nuevo sketch, de la señora condesa beneficiándose conyugalmente de que el señor conde coloque sus magníficos quesos de oveja en los comedores que gestiona el amigo del colegio de la señora condesa por concesión otorgada por el gobierno de la señora condesa. Por lo demás, la señora condesa se presenta a las elecciones con un programa de un folio que, en politica, es el equivalente del cuento de Monterroso. Pero es que la señora condesa en sí misma recuerda un personaje de un cuento gótico, siniestra y ridícula, a partes iguales.
 
Todos parecen otorgar al PSOE la centralidad del tablero. Vaya. El debate en el seno de la izquierda es confuso. Esa insistencia de Podemos en apropiarse el término socialdemocracia por referencia al movimiento revolucionario anterior a la aparición del comunismo es un guiño a un pasado demasiado lejano.  Hoy socialdemocracia quiere decir anticomunismo y apelar a la socialdemocracia anterior  para salvar este escollo solo desconcierta a los auditorios.
 
El resultado de la pugna particular entre Podemos y Ciudadanos por el alma de los sectores sensibles al cambio y a la innovación quizá sea el episodio más interesante de estas elecciones. Porque aquí se trata de saber quién es mejor, más atractivo; no de quién sea más joven pues ambos líderes y formaciones lo son. Podemos es quien ha debido elaborar rápidamente una estrategia de defensa de la que carecía porque no contaba con encontrar competencia en su propio campo. Había elaborado un discurso contra el bipartidismo, pero  no esperaba el ataque del hurón en su madriguera.
 
Una prueba más de que, como decía Marx, "los hombres hacen la historia", pero no suelen saber la historia que hacen. 

domingo, 14 de septiembre de 2014

Rumbo al centro a toda máquina.

La vida política sigue siendo aristotélica y, como si Pascal no hubiera pasado por el mundo, tiene horror al vacío. Su estado normal es de ruido y agitación. Cuando, por el motivo que sea, se aquieta, se paraliza, se silencia, no lo está por mucho tiempo. Rápidamente toma alguien el relevo y el cotarro vuelve a bullir.

Es el inconveniente de la actitud adoptada por Rajoy y su equipo. Debidamente asesorados, creyeron que lo más inteligente para evitar conflictos y descontentos era esconder la figura de su máximo dirigente, apartarlo de los focos, ocultarlo. ¿Alguien ha contado cuántas ruedas de prensa normales, esto es, no plasmáticas, ha dado Rajoy en sus casi tres años de gobierno? Quizá no lleguen a la docena. El hombre que, aspirando a presidir el gobierno, prometía "dar la cara", la ha hurtado siempre que ha podido. Su rostro no es tan desconocido como el del dios del Antiguo Testamento, pero no se prodiga en público. Prácticamente todo el peso de la comunicación del mando ha recaído sobre la vicepresidenta y ese trío inenarrable compuesto por Cospedal, Floriano y González Pons que podrían montar un espectáculo bufo, pero no dan la talla en absoluto como mediadores de información entre el gobierno y la ciudadanía.

En nuestra sociedad, que consume información casi a mayor velocidad de la que la produce, esta situación es anómala y, para los medios de comunicación, muy perjudicial. Faltos de la fuente habitualmente mayoritaria de noticias, esto es, el gobierno, los medios magnifican las secundarias. Es lo que ha sucedido con Podemos, en buena medida un fenómeno mediático, con la Plataforma Anti-Desahucios y está pasando con "Guanyem". Si el ámbito público se silencia, otros discursos toman el foro. ¿El gobierno no comparece? Los gobernados se hacen oír con mayor ahínco o los medios se encargan de que así suceda.  

Es lo que ha comprendido Pedro Sánchez desde el primer momento. Surgió de repente, como una tormenta de verano, desafiando a las figuras consagradas que ya se daban por victoriosas, como Eduardo Madina. Proclamaba su incontaminación, su pureza casi virginal frente a la vieja política. Todavía dos años antes, decía, era un ciudadano normal, sin responsabilidades políticas. No era enteramente cierto, pero nadie aguaría un triunfo arrollador descubriendo un par de mentirijillas. 

Una vez  elegido secretario general por la militancia, Sánchez parece decidido a rellenar el vacío de la política institucional española, multiplica sus apariciones, va de medio en medio, de entrevista en entrevista, prodigando declaraciones y desgranando propuestas. Entiende que hay que rellenar el ámbito público con presencia, arrinconar a los adversarios, obscurecerlos, brillar con luz propia, imponer el propio discurso.

Ese discurso que va articulando y clarificando en sus múltiples comparecencias. Había comenzado siendo algo confuso y hasta contradictorio, pero se hace cada vez más nítido y contundente. Es, en lo esencial, un discurso que trata de recomponer el centrismo. Entre la derecha extrema del gobierno y la izquierda tambièn extrema de Podemos, entre la reacción y el populismo, hay un espacio inmenso, un enorme caladero de votos: el centro, al que Sánchez apunta cuando dice resucitar un PSOE que es una "izquierda que atrae al centro". La referencia a la izquierda es obligada en un partido con una memoria histórica tan marcada, pero el objetivo al que realmente se apunta es el centro.  Se trata de resucitar la UCD de Adolfo Suárez con todas las variantes que se quieran. Hay un claro parecido físico entre los dos líderes, si bien Sánchez tiene predilección por la camisa frente a los ternos de Suárez.

El discurso centrista rechaza por igual los dos extremos, si bien se observa una mayor tendencia a combatir a Podemos que al PP.  Y eso sin contar con una temprana afirmación de principios rubalcabianos; el PSOE de Sánchez es tan monárquico y nacional español como el de su antecesor. Es más, al mismo tiempo que afirma que nunca habrá pactos con la derecha, Sánchez continúa ofreciendo "pactos de Estado" a lo Rubalcaba a un PP anegado en corrupción. Esa mayor proclividad a entenderse con los conservadores baila el agua a la acusación de Podemos de que el PP y el PSOE son dos partidos hermanos, ambos miembros acrisolados de la casta. 

Practicando la vieja idea de que la mejor defensa es un buen ataque, Sánchez devuelve la pelota a Podemos, hablando de una alianza de intereses entre este y el PP. Una especie de reedición de la famosa pinza de los noventa, entre Aznar y el infeliz de Anguita, que sigue, incansable, predicando en el desierto.  

Así se arma un discurso centrista que constituye la verdadera apuesta de Sánchez. Dado el hartazgo social con la prepotencia y la insensibilidad de la derecha y el presunto temor que puedan despertar las aspiraciones radicales de Podemos, es posible que esta apuesta resulte ganadora en las próximas elecciones, aunque también corre el riesgo de ser perdedora al significar un cambio importante de rumbo del PSOE. Desde luego, el nuevo líder esta haciendo lo posible porque triunfe allí a donde va que es a todas partes, como si tuviera el don de la ubicuidad. Se juega la carrera en ello.

El resultado está en el viento.

miércoles, 18 de abril de 2012

Bono opina.

Habla Bono y suelen moverse las entretelas de políticos, periodistas, clérigos, militares. Es un cañón giratorio. Toca todos los temas, civiles, militares, religiosos, territoriales. Y siempre genera escándalo, cuando no indignación, a pesar de que sus observaciones suelen ser reciamente conservadoras o quizá precisamente por esto. Donde más inquina despierta Bono es en su partido. Eso parece incluso divertirle y a veces suscita la idea de que se pronuncia solo para fastidiar. Y ¡hay que ver cómo lo consigue! ¿Por qué será?

En lo esencial porque es personalmente inatacable. El hombre tiene convicciones, tiene criterio, tiene personalidad; es demócrata y, además, honrado. Lo dicho, inatacable personalmente. En él no prenden los argumentos ad hominem. Hay que responder a los razonamientos, las teorías, las propuestas de Bono y ahí no andan tan fuertes quienes lo critican.

Verdad es, Bono es muy católico, muy devoto y no le parece que la separación entre la iglesia y el Estado deba ir mucho más allá de donde ya está. Tuvo un momento de lucha de conciencia cuando el aborto pero, al final, sabiamente, la conciencia obedeció al partido antes que a la iglesia. Sus convicciones laicas son también muy conservadoras. Aquella carta que dirigió a Fraga cuando este anunció en septiembre de 2011 que se retiraba de la política y a la que Fraga contestó a través de Palinuro, en realidad sitúa a Bono en algún impreciso lugar ente el PP y el PSOE. Lo cual es muy legítimo pero quizá no sea lo más inteligente para el PSOE, partido al que, en principio, pertenece nuestro hombre.

Su áspero enjuiciamiento de un posible pacto PSOE-IU en Andalucía, la truculencia de su lenguaje, no facilitan los entendimientos (aunque quizá sirvan para que el PSOE fortalezca su posición negociadora frente a IU) y dibujan un clima de enfrentamiento ("odio social", "estalinismo", "lucha de clases") poco recomendable. A Sánchez Gordillo, objeto de los exabruptos de Bono, le ha faltado tiempo para llamarlo "franquista". Es la forma hispánica del meme de la Ley de Godwin: estalinista/franquista son los equivalentes del "nazi" global.

Sánchez Gordillo no es aquí decisivo y lo dejamos al margen. Al hablar de "lucha de clases", como si fuera mentar la bicha, Bono recordará, supongo, que es uno de los principios sobre los que se edificó su partido, un partido de clase, como lo prueba la oronda "O" de "Obrero" de las siglas. Bono seguramente piensa que el partido debe actualizarse, olvidarse de la lucha de clases y postular, quizá, el amor entre ellas, pero no le extrañará si, por ahora, muchos, incluso en su partido, piensan que la lucha de clases es tan actual como en tiempos del abuelo Iglesias.

Pero Bono va más allá del mero improperio. Es proactivo, se mueve, sugiere. Sugiere, propugna, una coalición PP-PSOE en Andalucía, una grosse Koalition a la andaluza, antes de caer en el pozo de una alianza con los estalinistas. Es más o menos el espíritu del tamayazo aunque aquí el juego es limpio. Que sea limpio, sin embargo, no quiere decir que sea sensato. Toda grosse Koalition falsea las instituciones porque plantea un parlamento sin oposición de forma que esta solo puede ser "extraparlamentaria". En todo caso, Bono ve de verdad la alianza PP-PSOE como la mejor solución.

Pero ¿lo es? Para el PP, desde luego: pasa gratis et amore de la sempiterna oposición a un flamante gobierno y legitimado además con la alianza socialista. Sentido de Estado. En las próximas elecciones puede conseguir la mayoría absoluta que se le ha escapado en las últimas. Y gracias a Bono. ¿Y para el PSOE? La catástrofe sin paliativos. Un PSOE andaluz a remolque de un gobierno de la derecha empujaría a muchos electores socialistas a mudar su voto a IU. La distancia entre los dos disminuiría pero dividirían más a la izquierda con lo que garantizarían la mayoría absoluta del PP. Y no creo que sea esa la intención de Bono. Al menos por ahora.

(La imagen es una foto de U.S.Federal Fovernment, en el dominio público).

miércoles, 19 de enero de 2011

La derecha no es de derechas.

Tal cosa dice con su habitual contundencia Manuel Fraga: El PP no es un partido de derechas que defienda a los ricos. Manuel Fraga, exministro de Franco; exministro del Interior del Reino de España cuando los sucesos de Vitoria en 1976; líder de una confederación de siete partidos seis de los cuales estaban encabezados por otros tantos exministros del Invicto, que se presentaron a las elecciones de 1979 y a los que la gente llamaba los siete magníficos; no es de derechas.

La declaración de Fraga da por supuesto que la derecha defiende a los ricos, lo que plantea el problema de saber quién, si él no lo hace, defiende a los ricos en España porque indefensos no parecen. O sea, ¿no hay partido de derechas? ¿Es la derecha un conjunto vacío? Por lo que hace a los ideólogos, eso que ahora se llama "terminales mediáticas", tal cosa es falsa. Mientras unos afirman que están orgullosos de ser derechas y lo hacen explícito a diario por radio, televisión y prensa, otros, también por los mismos medios, están dedicados a ejercer de derecha sin complejos. Algo no cuadra aquí. ¿Desobedecen los ideólogos la consigna de la jefatura? No; lo más probable es que piensen que Fraga habla a beneficio de inventario, por decirlo caritativamente. Ellos a lo suyo, a ser una derecha sana, vigorosa, de esencia nacional y acendradamente religiosa.

Pero Fraga da voz a una corriente de opinión a la que disgusta el término "derecha" porque se siente de "centro". Sería interesante averiguar, en efecto, por qué parte de la derecha no quiere que la consideren de derechas. Eso no pasa en la izquierda. No es previsible que en algún momento alguien importante del PSOE diga que el partido no es de izquierdas y eso que en Izquierda Unida (que ya lleva la orientación en el nombre) hay una tendencia a sostener que el PSOE no es de izquierda. Pero éste sería asunto para otra entrada acerca de la izquierda y la derecha.

Aquí y ahora, la afirmación de Fraga viene a reformular la nunca extinta ambición del PP de ser considerado de centro, todo lo más, como dice su prensa menos montaraz, centro derecha. Y el motivo de esta resurrección es la proximidad de dos citas electorales importantes, la de mayo de este año y la de marzo de 2012 y la necesidad de ganar por mayoría absoluta. Dando por seguro el voto de los orgullosos y sin complejos, se trata de desplazarse en el eje ideológico para captar el voto del centro.

Rajoy, que acaba de escuchar a sus dos oráculos, Aznar y Fraga, con dos mensajes contradictorios, se ha decantado por el de Fraga y pide a su partido que haga el favor de moderarse y presentar propuestas. Ha tenido siete años para hacerlo y no lo ha hecho. Aunque quizá no haya podido hasta ahora en que parece haberse librado de las ataduras con el sedicente "sector duro". Nunca se sabe. Precisamente se sabrá a la vista de las propuestas. De esto se oirá mucho este finde en la convención nacional de Sevilla. Porque las propuestas, según están las cosas, no se improvisan.

Claro que a lo mejor esto tampoco importa ya que de lo que se trata es de matar el tiempo hasta las elecciones de mayo sin que se hable de la Gürtel. Eso se consigue monopolizando los titulares de los medios todos los días. Y la fórmula es muy sencilla: ir siempre a contrapelo de los medios, unas veces porque se es el más radical y se acusa a los demás de negligentes o de cómplices; otras porque se es el más moderado y se acusa a los demás de radicales. De lo que se trata es de acusar el primero y hacerlo siempre. Acusar ¿de qué? De cualquier cosa, hasta de lo que hace uno mismo. Por ejemplo, de emplear el discurso del odio.

A la vista de la práctica se entiende que el crédito que deba otorgarse a las declaración de Rajoy es limitado, Mañana puede el señor Rajoy sostener que el gobierno es nazi. Ya lo han hecho algunos de sus ideólogos y políticos, como el célebre alcalde de Valladolid. La idea en el fondo es considerar las declaraciones de principios (ser de derechas, ser de centro) sometidas al cálculo pragmático de costes/beneficios. Se dice lo que conviene electoralmente hablando.

El único problema que se plantea a esta actitud es que, al dejar el conjunto derecha vacío, sea ocupado por otra derecha, una escisión, en definitiva, entre moderados y radicales que pudieran agruparse y alzar bandera de orgullo (como el de los gays aunque con otro tono) en torno, por ejemplo, a Álvarez Cascos. La tentación debe de estar presente en ciertos sectores del partido sobre todo del integrismo neoliberal. Y el resultado de las elecciones de mayo puede ser determinante en la medida en que, si fuera por debajo de cierta raya psicológica, podría volver a cuestionarse el liderazgo de Rajoy ahora blandiendo una amenaza creíble.

No obstante mi impresión es que la derecha no se escindirá porque hasta cuando esgrime principios los supedita al triunfo. Y si hay que volver a hablar catalán en la intimidad, se hace.

(La imagen es una foto de FDV (Own work) bajo licencia de GNU Free Documentation License).

domingo, 15 de junio de 2008

¿Centro y Derecha o Derecha y Centro?

Esa es la polémica en el PP, una cuestión de locación acerca de qué tipo de discurso debe hacer el partido, si el más radical, el del venero franquista, ahora llamado liberal, o el más moderado, propio del centrismo de la UCD que también en buena medida era franquismo, pero un franquismo antifranquista que a tanto matiz llegaba la oposición durante los años de la Ominosa.

De momento va ganando la opción centrista del señor Rajoy que prefiere hablar de centralidad pues el mero término centro y centrismo despierta encendidas iras en la oposición dentro de su partido que pasa al ataque, y el señor Rajoy no es de ánimo combativo. Prefiere ser, como se dice, suaviter in modo, fortiter in re o matarlas callando, por utilizar una terminología más a la pata la llana.

Los hijos de Covadonga están escandalizados de que el sustituto de la señora San Gil, Mariana Pineda del constitucionalismo español, sea el señor Basagoiti, notorio por su afán de componenda y vergonzoso pasteleo con el nacionalismo del PNV y no el señor Carmelo Barrio, mano derecha de la señora San Gil y hombre claramente identificado con los intereses de una España unida, sin fisuras aunque con comunidades Autónomas que es preciso sobrellevar con resignación cristiana y capaz de agitar la tizona en defensa de la pureza del ideal español. La idea de los resabiados centristas es que, para vencer al nacionalismo, hay que ponerse en su terreno, hablar su lenguaje y hasta entenderse con él en lugar de aniquilarlo con ayuda de la Divina Providencia y una buena lluvia de ácido sulfúrico. If you can't beat them, join them: "si no puedes vencerlos, únete a ellos", repugnante pragmatismo del que abomina la derecha católica, nacional, imperial.

Y lo que faltaba, la entrevista de El País de hoy al Señor Ruiz Gallardón, todavía va a sulfurar más a los adalides de la derecha sin complejos, o sea extrema. Porque ahí se cruzan los dos vectores que explican la actitud del PP en la pasada legislatura: el enfrentamiento político con las fuerzas de otro signo y el enfrentamiento en el mercado con la empresa de la competencia. El señor Ruiz Gallardón es el candidato de El País, sostiene la derecha extrema, que no distingue bien entre la opción patriótica y la cuenta de resultados. Por eso es imprescindible que se imponga el criterio de los duros, los radicales, los "de verdad". El único enemigo serio de la COPE y a mucha distancia por delante es la SER que es del grupo PRISA mientras que el único competidor serio de El Mundo (y también por delante) es El País, asimismo de PRISA. La COPE y El Mundo harían lo que fuese por silenciar a la competencia ya que no pueden vencerla limpiamente en el mercado. El primer Gobierno del PP trató de hundir el grupo PRISA encarcelando a sus principales dirigentes, Jesús de Polanco y Juan Luis Cebrián, y, aunque no lo consiguió, dejó claro que era amigo de sus amigos. Estos otros, en cambio, los miserables centristas de Rajoy, pretenden mantener una abominable equidistancia entre los medios nacionales y virtuosos y los de la masonería vendepatrias, algo que no se puede tolerar.

Ese enfrentamiento tiene difícil componenda; divide y dividirá al PP hasta que la derecha ultra, católica y nacional, acabe desgajada en un partido independiente (que bien puede ser el de la señora Díez), dejando al resto en el centro-derecha, que es donde están los votos y los pactos con los nacionalistas llamados "periféricos".

(La imagen es una foto de Brocco Lee, correspondiente a la noche del nueve de marzo de 2008, día de las elecciones, cuando ya se sabía que las había ganado el PSOE, bajo licencia de Creative Commons).

sábado, 31 de mayo de 2008

Más que un alcalde.

Aunque sea de Madrid. Mucho más que un alcalde, prácticamente un presidente del Gobierno in pectore. El señor Ruiz Gallardón debe de haber considerado que éste es su momento y sabe aprovecharlo de modo magistral. Lo prueba la estupenda entrevista de ayer en la Cuatro con Iñaki Gabilondo en la que demostró ser un político consistente, de convicciones y con categoría. Su enfrentamiento en sede judicial con el señor Jiménez Losantos, su resistencia ante las presiones a que se vio sometido por los compinches del locutor para que desistiera de su muy justo empeño, su tranquila determinación para poner coto a las desmesuras de este lenguaraz insultón, lo tengo dicho y no me duelen prendas en repetirlo, es lo más eficaz que se ha hecho en España en pro de la democracia y en contra de esa detestable práctica de terrorismo mediático que practica el grupo de la Cope y El Mundo con el beneplácito de la Iglesia y la partida de la porra en el seno del PP. Y, de paso, lo más eficaz que se ha hecho también por devolver al partido de la derecha la necesaria autonomía y su capacidad para generar propuestas electorales ganadoras a la altura del siglo XXI.

Pero sobre esto más al final. De momento, liquidemos el asunto de la querella por injurias graves al locutor Jiménez Losantos. Siguen éste y sus compadres empeñados, con la mala fe que los caracteriza, en disfrazar su presunto delito con la galas de la defensa de la libertad de expresión (de lo que ya se habló aquí ayer) y de su sacrificio en pro de las víctimas (de lo que se hablará ahora), convenientemente representadas en el juicio por el señor Alcaraz que orientó su acción en la legislatura pasada al servicio de la partida de la porra en el PP, cosa que nada tiene que ver con los intereses de las víctimas; como nada tampoco todo lo que haya dicho el señor Jiménez Losantos cuyo interés por ellas se reduce al de hacerlas víctimas a su vez de una descarnada cuanto absurda fábula sobre la participación de ETA en la matanza del 11-m. De todas formas, ya produce risa ver al hombre que hasta hace poco se creía el rey de las ondas, con licencia para despreciar e insultar a quien quisiera, comportarse mansamente, como un sepulcro blanqueado para salvar el pellejo.

Porque de eso se trata, de salvar su pellejo. Si recae sentencia condenatoria en su momento, cual parece bastante probable, este debelador de progres y derechistas maricomplejines quedará muy tocado. Por cierto que la Iglesia que lo sostiene y sus amigos mediáticos y de la partida de la porra tratarán de desviar la atención, de atacar a los acusadores y de tergiversarlo todo. Pero habrá un hecho que nadie podrá obviar: cada vez que abra la boca en la Cope, cualquiera se la podrá cerrar diciendo que los delincuentes por injuriadores no debieran hablar. Y a ver qué dicen los curas.

Y todo eso habrá sido mérito exclusivo del señor Ruiz Gallardón que, con paciencia oriental, ha sabido sentarse a la puerta de su casa, tragando sapos y culebras, hasta que ve pasar el cadáver de su enemigo. Políticamente hablando, el señor Jiménez Losantos es un cadáver.

El otro aspecto de la entrevista versó sobre la situación en el interior del PP. Ahí el señor Ruiz Gallardón también hizo una faena completa porque, gracias a su habilidad y flexibilidad, ha conseguido una buena mano en esa partida de poker que ha sido la adaptación del PP a la derrota electoral del nueve de marzo. Que los críticos a Rajoy son una minoría ha quedado ya patente. Pero además también lo ha quedado que es una minoría mal avenida entre sí, sin apoyos serios y sin otro horizonte que no sea el de permanecer en los cargos orgánicos de los que el señor Rajoy los ha desplazado para dar paso a gente nueva. Todos los que han llamado a zafarrancho de combate últimamente eran meros cesantes: Zaplana, Acebes, San Gil, Mayor Oreja... políticos haciendo mutis que tratan de escenificar un retorno esgrimiendo cuestiones de principios y valores que, como la Patria para el doctor Johnson, son el último refugio de los canallas.

Queda la señora Aguirre, un zoon politikon en estado puro y en un sentido más maquiavélico que aristotélico. Ha sido muy inteligente de parte del señor Rajoy y el señor Ruiz Gallardón ofrecer a la presidenta de la CA de Madrid la posibilidad de integrarse en la dirección del PP "si quiere". El señor Ruiz Gallardón ha coronado su pieza de habilidad, hablando de su deseo de restablecer relaciones con la señora Aguirre. Ésta, a su vez, ha quedado fuera de juego y con un margen de maniobra muy reducido. No sé siquiera si se atreverá a rechazar la oferta del señor Rajoy dado que su posición es muy falsa: si la rechaza se alineará con los perdedores y si la acepta quedará anulada dentro del proyecto centrista de Rajoy/Gallardón, del que reniegan el señor Álvarez Cascos y otros dignos representantes de una idea de la política afin a las reyertas tabernarias.

El señor Ruiz Gallardón pretende reñir el centro y hasta el centro izquierda al PSOE. Y hace muy bien. Tiene crédito suficiente para ello. Y que el PSOE tiemble de tenerlo enfrente en unas elecciones porque, gracias a su flexibilidad y habilidad políticas, el alcalde de Madrid se configura como un Suárez II pero que, a diferencia del de Cebreros, cuenta con una poderosa y unificada maquinaria partidista detrás. Caeteris paribus, como suelen decir los representantes de la "ciencia triste", esa es una apuesta ganadora en 2012. De ahí que la partida de la porra y sus vociferantes aliados mediáticos quieran cargársela: en esa victoria no hay sitio para ellos ni para sus negocios.

Adelante con la operación del centro en el PP que, en un par de telediarios, los enemigos de esta opción quedarán como lo que son: la partida de la porra.

(La imagen es una foto de Dolors Nadal, bajo licencia de Creative Commons).