Mostrando entradas con la etiqueta Consenso.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Consenso.. Mostrar todas las entradas

viernes, 15 de enero de 2016

"El orden del día"

El agenda setting, que dicen los expertos, es una función decisiva de los medios. Estos deciden de qué se habla. Desde hace días del bebé de Bescansa, de las rastas de un diputado, de las lágrimas de Iglesias y lo que se considera postureo de Podemos.

Voces indignadas, improperios, insultos, recriminaciones. Las-cosas-tienen-un-límite. A dónde vamos a llegar. El buen gusto. No me importa su peinado, pero... Es exhibicionismo, espectáculo, quieren llamar la atención, ser diferentes.

Sí, la verdad, es obvio. No hacen falta tertulianos para eso. Quieren hacerse notar. ¿Y qué? Es el signo de los tiempos. ¿No se han enterado? ¿No han entendido la postmodernidad que tanto predican? Lyotard, su principal gurú, se enfrentó a Habermas en donde más le duele: la manía de la comunicación como consenso que remite a acuerdo, uniformidad, cuando lo que tenemos a la vista es discrepancia, multiplicidad y discursos que ni de lejos se tocan. Tenemos el derecho a la diferencia. Hasta los autoritarios de la derecha se han tragado los matrimonios homosexuales y el derecho a ser distinto.

El derecho a ser distinto, sin jaurías de comentaristas soltando insultos y atrocidades.

Entre otras cosas porque ese consenso, ese acuerdo, esa uniformidad por todos aceptada  consiste en llamar normales a cosas no ya distintas sino verdaderamente estrafalarias. A Rajoy se le pone cara de bellota cuando ve pasar unas rastas, pero luego se va a un desfile de los ejércitos y se cuadra con el Rey a su lado en saludo militar ante una cabra. El bebé de Bescansa tiene ya en sus cinco meses más biografía escrita que los cien mil hijos de San Luis. Eso en un país cuyo ministro del Interior condecora tallas policromadas que él y quienes son de su confesión, adoran y a las que otorgan poderes milagrosos. No veo por qué cuesta tanto imaginar que haya un mundo en donde ver a un ser humano supuestamente racional condecorar un palo pueda considerarse un comportamiento de orate.

En fin, estaría bien que el Parlamento se pusiera a trabajar cuanto antes y cuanto antes se constituyera un gobierno si quieren saber por donde sopla el viento en Cataluña.