Mostrando entradas con la etiqueta Gobierrno.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Gobierrno.. Mostrar todas las entradas

jueves, 4 de agosto de 2016

Todos contra Sánchez

El País sigue en la trinchera nacional-española, empeñado en que gobierne el Sobresueldos, el líder más desprestigiado, y con razón, de toda Europa. Quiere forzar la claudicación del PSOE. Es tal su inquina que hace unos días, Palinuro vaticinaba algún obús en forma de artículo de la Minerva de Cebrián. Ya está aquí, en forma de un nuevo editorial ominosamente titulado Callejón sin salida, como si fuera un film de la serie negra. Podría haberlo escrito Cebrián, aunque también algún otro columnista de la derecha. 

El eje de su razonamiento es culpar a Pedro Sánchez en exclusiva de la lamentable situación actual y hacerlo con argumentos poderosos. Es inadmisible, sostiene el articulista, negar a otro el gobierno sin tener una alternativa clara en ningún sentido. Pues sí, es cierto. Sánchez da pruebas de ser un bisoño, con escasa consistencia y más atento a sus intereses de carrera polítia que al bienestar de los ciudadanos. Pues sí, también es cierto. Sánchez es el solo responsable de que no haya gobierno. Eso no solamente es falso, sino que es una consigna del partido de los imputados y procesados que repiten todos a una como coros acusadores.

La trampa -perfectamente visible- del articulista reside en ocultar la reponsabilidad que en todo esto compete a Rajoy. Es él el designado y por tanto obligado a formar gobierno. Y debe hacerlo en las condiciones que hay; no en las que le gustaría. Si no lo consigue, habrá fracasado y le corresponderá retirarse y dejar paso a otro, en este caso, Sanchez. Únicamente en este momento dispondrá el socialista de margen de actuación; antes, no. Atacarlo antes de que pueda actuar, como hace El País es una muestra de juego sucio. No es el PSOE quien ha de facilitar un gobierno del PP, sino el propio PP... o dejar paso a otro.

Y ahí es donde ya se desborda esa pasión por el juego sucio que es marca de la personalidad de Rajoy, un hombre convencido de que decir la verdad (incluso "su" verdad) es un error estratégico pues lo obligado es mentir siempre. Tras las elecciones del 20D, escurrió el bulto y votó "no" a un gobierno alternativo, precipitando así las elecciones del 26J de consuno con Podemos. Ahora, a mes y medio de esas elecciones, sin añadir un  solo voto a sus 137 de partida, nadie sabe cuáles sean sus intenciones, mas por lo que se ve, conducen a abrir una crisis constitucional que se solapará con la que ya tiene abierta en Cataluña. Este hombre es un peligro nacional.

Es obvio que el único responsable de que no haya gobierno en España es Rajoy, que no está dispuesto a hacerse a un lado por el bien de su partido, por el bien de su Estado, por el bien de nadie. Es obviamente un caso de chantaje de un hombre a un país, al grito de "¡El caos o yo!", con el añadido de que, como en el chiste de Chumy Chúmez, él es también el caos. El caos, la corrupción, la incompetencia, el expolio generalizado, el caciquismo y el clientelismo más extremos. Y todo por su estrecho y exclusivo interés personal, al lado del cual la atención de Sánchez a su propia carrera es puro desinterés.

Pero de esto El País no habla. Carga la mano contra Sánchez, al que echa sus culpas y las de Rajoy y poco menos que lo conmina a hacer presidente a Rajoy so pena de lesa patria. Claro que no está solo en tan innoble empeño. Lo acompañan todo el frente conservador de la España eterna: la derecha política, económica, social, eclesiástica, mediática y militar y también dos aliados  externos: los dirigentes conservadores del PSOE -González, Leguina, Rubalcaba,  Corcuera, Bono, etc- más cerca del PP que de su propio partido y también los señores de Podemos. Estos están interesados en que el PSOE apoye un gobierno del PP porque, de este modo, prueba de modo fehaciente su crítica de que ambos partidos dinásticos son iguales y, además, así se evitan unas terceras elecciones que serían muy dañinas para los morados y, en cambio,se le abriría la posibilidad de realizar, por fin, el sorpasso, al ser la "verdadera" oposición.

Bueno, pues con todo y con eso y por muy bestiales que sean las presiones del establecimiento conservador, con El País a la cabeza, NO es NO.