Mostrando entradas con la etiqueta Independenccia.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Independenccia.. Mostrar todas las entradas

lunes, 25 de julio de 2016

La conferencia de Figueres



-----------------------------------------------------------

La conferencia de Figueres versó sobre aspectos relativamente prácticos del derecho a decidir (que, repito, es otra forma de llamar al derecho de autodeterminación y no necesariamente enufemística)en la acción colectiva en Cataluña y en el proceso a la independencia. Como introducción, me permití unas breves consideraciones acerca del derecho a decidir desde una perspectiva filosófica. Lo habitual es tratarlo desde puntos de vista jurídicos y políticos. Sin embargo, no es exagerado decir que esos enfoques están ya superados. No hay razón jurídica o política alguna contra el derecho de autodeterminación salvo la razón de la fuerza, la única razón que jamás respetaré.

Por eso entendí que sería interesante plantear ese derecho desde la persectiva filosófica y, desde esta, concebir el derecho a decidir como un deber de decidir. Un deber natural (todos los seres vivos tienen que decidir continuamente si quieren seguir vivos) y un deber moral. El deber natural, obviamente, es necesario y se cumple de modo instintivo. El deber moral es otra cosa, se cumple o no, según lo que cada cual tenga en la conciencia. El deber moral es una perspectiva apropiada a la acción colectiva. La lucha por la autodeterminación (y la independencia) es un derecho/deber colectivos. La independencia es lo que los economistas llaman un "bien colectivo", esto es, uno de cuyo disfrute no puee excluirse a nadie, haya o no contribuido a su logro. La defensa, la seguridad, son bienes públicos típicos. La independencia también. Pero eso quiere decir que habrá quien, no pudiendo ser excluido de su disfrute, no trabaje ni apronte el esfuerzo que se requiere para lograrlo. Es el caso de los gorrones, esto es, los que saben que, cuando se alcance la independencia, ellos se beneficiarán de ella pero creen más astuto no arriesgar nada ahora.

Por eso se dice que la autodeterminación es un deber y, como todos los deberes, tiene un enfoque moral.