Mostrando entradas con la etiqueta Intimidad.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Intimidad.. Mostrar todas las entradas

lunes, 19 de marzo de 2012

Urdangarin y los daños colaterales.

El abogado de Iñaki Urdangarin ha decidido que ya está harto de la "pirotecnia informativa" que hay en el caso del yerno del rey y que, de ahora en adelante, no hará más declaraciones a la prensa. Es una estrategia defensiva como otra cualquiera. La puso en marcha Camps durante su peripecias con la justicia y tomó buena nota Rajoy, quien se pasó el último año de las elecciones sin contestar preguntas de los periodistas, incluso sin admitirlas porque suelen ser impertinentes. Lo raro es que lo haga un abogado, con lo que gusta a los de su profesión hablar en público para defender a sus clientes que, en el fondo, es defender sus bolsillos. Este, en concreto, parece un hombre culto; utiliza términos poco frecuentes, como "pirotecnia", pero su finalidad es la imaginable: que no se hable de su chiringuito. Muy mal tiene que verlo.

Muy mal está. Urdangarin aparece imputado en cuatro delitos, se libra del de fraude a Hacienda por los pelos y lo más probable es que el juez le imponga una fianza considerable. Lo tiene crudo. Es seguro que, a tenor de lo que dice su letrado, mucha gente salga en su defensa, criticando el linchamiento mediático y abogando por el respeto a la presunción de inocencia. Lo cual está muy bien pero es bastante inútil en una sociedad que consume información fuerte a gran velocidad porque a eso es a lo que la han acostumbrado los urdangarines del mundo, los famosos, las celebrities, los fainéants de turno que, viven , precisamente, de su aureola mediática, del escándalo de servir de pábulo a la insana curiosidad (la curiosidad siempre es "insana") de la plebe. Gentes que llegan incluso -y no digo que sea el caso de este buen hombre cuyo matrimonio con una infanta real más parece un acto de acumulación de capital que otra cosa- a vender sus intimidades a precios exorbitantes y que, incluso, si no las tienen listas, se las inventan: separaciones, reconciliaciones, venganzas, trastadas, jugadas, todo ese variopinto farfulleo que hace las delicias de las marujas y los marujos del país, que son legión, a juzgar por las audiencias de los programas de TV y las revistas que tratan estas quisicosas.

Todo funciona a la perfección, nadie se acuerda de la intimidad, el derecho a la propia imagen, etc hasta que algo se tuerce e interviene la justicia. Entonces sí sale el habitual amonestador a pedir que no se haga "pirotecnia". Ahora, no, por favor. Pero es una gestión absurda. Nadie pidió a estos mendas que viven del cuento que se singularizaran, acapararan portadas de revistas, salieran en las teles. Lo hacían porque les interesaba y, si veían que llevaban una temporada sin salir en los medios, hasta podían fingir un robo en su casa. ¿Qué tiene de extraño que quien voluntariamente sale a la plaza pública a que lo miren, sufra luego que lo miren cuando el/ella quisiera ocultarse? Cierto, la cotillería del público es molesta cuando no es solicitada, pero no es posible librarse de ella cuando uno, voluntariamente la reclamó. Y esto no tiene nada que ver con los juicios paralelos, la presunción de inocencia y otras gradilocuencias de este jaez, sino simplemente con el morbo y la curiosidad popular que despierta quien se dedicó voluntariamente a exponerse a ella.

Otra cosa, aunque no muy distinta, es el caso de la infanta Cristina. Pero de esto, otro día.

(La imagen es una foto de Zugaldia, bajo licencia de Creative Commons).