Mostrando entradas con la etiqueta Negociaciones.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Negociaciones.. Mostrar todas las entradas

martes, 16 de agosto de 2016

La negociación según los franquistas

Menos de 24 horas han tardado los franquistas del gobierno en soltar un zasca al infeliz Miquel Iceta, que anda tratando de encontrar una salida al enquistamiento con su mejor voluntad. Ni mejor voluntad ni porras en vinagre. La presencia del Sobresueldos es innegociable por tres razones: 1ª) ha ganado dos elecciones; 2ª) lo ha nombrado el Rey; 3ª) no hay otro. La primera es falsa: ha perdido dos elecciones porque es tan inepto que, aun teniendo mayoría en votos, no es capaz de convertirla en escaños y ya hace falta ser burro para eso. La segunda también es falsa: el Rey lo ha nombrado porque es lo que manda el reglamento, si no, ¿de qué? Este Rey no es muy listo, pero tampoco es tonto del bote. La tercera es muy posible: no hay otro... comparable. Claro que no. Un tipo tan falto de escrúpulos como de inteligencia no es fácil de encontrar.

Así que quien se pasa el día diciendo a los demás que tienen que negociar no está dispuesto a negociar nada por su parte. Se tragan ustedes al Sobresueldos o se rompe la baraja.

Como buen criado, Rivera ya ha agachado la cerviz y de decir que votaría "no" a un gobierno de Rajoy, ha pasado a decír que votará "sí" a un gobierno de Rajoy. Es literalmente entregarse al otro sin condiciones, lamerle los zapatos. ¡Ah, no! Rivera tiene su dignidad y ha impuesto siete condiciones a Rajoy para votar en su favor. De las siete, el Sobresueldos ya se ha saltado la primera (poner fecha a la investidura) sin que Riverilla haya dicho esta boquita es mía. Las otras seis, el Sobresueldos se las saltará cuando tenga la aprobación del Comité Ejecutivo Nacional del PP, un órgano lleno de siervos.

Según Rivera, la posición del PSOE con el "no" es "irreal". Para él, que carece de entereza, constancia y moralidad, seguramente sí. ¿Cómo decir que "no" al que manda? Lo lógico, lo "real" es ponerse a su servicio, de felpudo a sus patas. Para los demás, el "NO es NO" es lo único real, racional y moral que cabe hacer hoy.

Para disimular la mala conciencia de haberse entregado sin  condiciones al Sobresueldos y la banda de ladrones, Rivera alza la voz diciendo que no permitirá que Rajoy toque o "matice" una sola de sus condiciones. Vamos, hombre, que la gente te ha calado: no es que vaya a matizarlas, es que se las va a saltar todas.

Y tú, a callar y votar que sí.

NO es NO.

lunes, 18 de julio de 2016

Cataluña, ¿bajamar?

Parece como si hubiera un reflujo en el ánimo, el espíritu independentista catalán. El sábado era Francesc Homs, del PDC, quien animaba al PSOE a formar un gobierno de izquierda porque el referéndum catalán ya no sería una condición inexcusable, cosa que comentó Palinuro en su post sobre el giro copernicano. Quiso entenderlo como una maniobra táctica y ver su punto bueno, esto es, el hecho de que, de formarse un gobierno de izquierdas, el país podría perder de vista esta pesadilla de corruptos y presuntos malhechores que lo está esquilmando hace más de cuatro años.

Pero, a lo largo del fin de semana han seguido alzándose voces en un sentido coincidente. Xavier Domènech, el portavoz de Barcelona En Comú, mantiene la exigencia del referéndum pero es puramente formal porque sigue jugando la baza de un imaginario cambio en España en favor de un Estado plurinacional. Algo parecido sostienen los dirigentes de QWERTY en el Parlament y, por último, todos los candidatos a dirigir Podem  afirman que no son partidarios de la independencia de Cataluña.

Bueno es que las cosas se aclaren y, suponiendo que la oferta de Homs sea a título personal o de contenido exclusivamente táctico, conviene aquilatar las consecuencias de los distintos planteamientos de las últimas horas. Si el contenido es exclusivamente táctico, es de suponer que la oferta al PSOE no será en detrimento de la hoja de ruta de Junts pel Sí que, en su momento, planteará el Referéndum o la Declaración Unilateral de Independencia, según vengan dadas las cosas.

Dado que la finalidad táctica no es segura del todo y que las fuerzas catalanas del profuso mundo del 15M, los desahucios, Podemos, etc. reniegan de la independencia como del maligno, no está de más que los indepes recuerden que solamente cuentan con sus fuerzas para llevar adelante la hoja de ruta y evitar nuevas elecciones. Eso quiere decir que, a la hora de votar sobre la cuestión de confianza en Puigdemont, la CUP no tiene margen de maniobra. Si vota en contra, habrá elecciones anticipadas que probablemente dejarán malos resultados para su candidatura y el independentismo en general. Si vota a favor, se abrirá una posibilidad única, la de construir la República Catalana, única forma de seguir adelante en la afirmación de la nación catalana y de contribuir a la regeneración (traumática, pero seguramente eficaz) de España como República.

domingo, 6 de marzo de 2016

¿Por qué no un tripartito?

Terminada la primera fase de la guerra de las investiduras, conviene entrar en la segunda con el ánimo más abierto y más firme propósito de encontrar una solución rápidamente para no agotar los dos meses y, sobre todo, para evitar las elecciones en junio.

Lo primero es despejar la cuestión del Rey. Patxi López va a verlo el lunes supongo que a comunicarle que sigue sin haber presidente del gobierno, como si no se hubiera enterado. Lo mejor es que el Rey desista de nombrar a nadie de momento y deje que los políticos inicien las rondas de contactos que quieran. Si acaban teniendo un candidato, ya se lo comunicarán.

La negociación para la formación de un gobierno de izquierda arranca con un pie forzado nuevo: PSOE y C's irán a todas las mesas de negociación juntos, como las parejas de la Guardia Civil. Quieren dar mayor sensación de coordinación y tándem y trasmitir más confianza el uno en el otro. Se recordará a Rivera diciendo muy serio hace un par de semanas que, si fracasaba la investidura, se replantearía el pacto PSOE-C's y C's retiraría su apoyo a Sánchez. El citado pacto ha sido robustecido y por supuesto que C's sigue apoyando un gobierno de Sánchez. Está bien que Rivera se haya comido sus palabras anteriores. Si los políticos fueran presa de sus afirmaciones o negaciones y estuvieran obligados a atenerse a ellas, a lo mejor el mundo sería más justo pero también más aburrido.

Así como Rivera ha cedido y ha cedido Sánchez, ¿por qué no va a hacerlo Iglesias? Podemos lleva semanas exigiendo al PSOE que rompa con C's si quiere negociar con ellos, una doctrina Hallstein tan absurda como ella. ¿Por qué el PSOE no va a sentarse a negociar con C's? Los izquierdistas suelen argumentar que este partido es la marca blanca del PP y que es el PP con otras formas o un PP en diferido. Es posible pero, al decir que es como o parecido al PP, ya se está diciendo que no es igual, que no es el mismo PP, con el cual el PSOE también se ha negado a negociar.

En este asunto de las investiduras y las negociaciones conviene que los españoles aprendan de los catalanes que los han pasado hace un par de meses y tienen cosas que enseñar. La primera de todas que CiU, la ahora inexistente federación, con la que han pactado ERC, que no es menos de izquierda que el PSOE y ls CUP, que no son menos de izquierda que Podemos es la derecha catalana, tan derecha como la española. Se dirá que CiU, ahora solo Convèrgencia, no puede compararse del todo con el PP. Es verdad, Convèrgencia es una derecha europea, civilizada, demócrata, mientras que el PP es derecha nacionalcatólica y oligárquica española, mucho más bronca y bruta. Pero en lo que hace a recortes neoliberales, restricciones, compadreo de capitalismo de amiguetes los dos son similares. Y si las CUP pueden pactar con Convèrgencia, ¿por qué no puede pactar Podemos con C's que no son el PP?

El mantenimiento del pacto es un acierto y más lo será si los firmantes está de acuerdo en abrirlo a una negociación con Podemos, de forma que este pueda marcar su impronta en el texto y no se limite a firmar lo que le ponen delante, que es el trágala que quisieron hacer C's y PSOE. Es el mecanismo más rápido para resolver el asunto también en un plazo brevísimo. Si Podemos firma ya el acuerdo para investir a Sánchez, la primera consecuencia será de universal aplauso: nos habremos librado del presidente de los sobresueldos y la banda de presuntos ladrones por una temporada. Lo cual no es moco de pavo. La segunda es también esencial: echaría a andar de inmediato un gobierno del cambio que atendería a sus tareas más urgentes con la correspondiente premura a base de poner en marcha la legislación de emergencia más necesaria.

También hay razones en contra de este tripartito siendo la más importante de todas el referéndum catalán. La cerrada oposición de C's y PSOE en este asunto hace sospechar que lo convertirán en casus belli.  Así, cuando se escucha decir a Sánchez que  "es imposible entenderse en asuntos como el referéndum para romper la integridad territorial de España" parece claro que no habrá acuerdo. Pero eso tampoco debe entenderse en forma absoluta. 

Por mucha tirria que el PSOE y C's le tengan a la idea de un referéndum catalán, habrán de reconocer que el proceso independentista plantea una situación de excepcional gravedad para la supervivencia de España. Tanta que hace recomendable no aferrarse a negaciones abolutas ni a maximalismos estériles. Si la respuesta es que "no" al referéndum, ¿a qué estarán dispuestos a decir sí? Si la opción de que la ciudadanía decida no es de su agrado, ¿qué proponen en concreto?

Por lo demás, si las discrepancias de las tres formaciones residen en el referéndum, habiendo acuerdo en todo o casi todo lo demás, no se ve por qué no habrá un pacto teniendo el cuidado de dejar fuera de él la cuestión del referéndum. Cada una de las partes debe respetar el criterio de la otra y su derecho a seguir propugnando su punto de vista. Podemos deberá aceptar que el PSOE y C's no quieran saber nada del referéndum y estos que Podemos siga propugnándolo. Carece de sentido obligarlo a renunciar a él, como si esto fuera un auto de fe. 

De este modo, Podemos no podrá poner en marcha el referéndum pero es obvio que tampoco podría hacerlo si no llegara a un acuerdo tripartito que es, al menos desde el punto de vista de Palinuro y en las circunstancias actuales, lo más práctico. Y lo llamo "tripartito" por uso habitual, pero había que contar también con los dos diputados de IU.

En cuanto al fondo de la cuestión catalana, cada vez es más evidente que, digan lo que digan en el PSOE y en C's el referéndum acabará siendo inevitable porque lo impondrá la Unión Europea.  Así que, entre tanto, más vale un gobierno de centro izquierda que otro de gran coalición.

P.S. como aclaración: construyo sobre lo que hay. Por supuesto, sigo prefiriendo el pacto de izquierdas, PSOE+Podemos+IU+canarios+ERC+DiL, lo que quiere decir que el PSOE acepta el referéndum. También puede hacerse aparcando el referéndum, PSOE+Podemos+IU+Canarios, pero este depende de la abstención de C's. Ninguna de las dos cosas parece muy viable.

miércoles, 10 de febrero de 2016

El amargo cáliz del Sobresueldos

Algunas almas cándidas comienzan a flaquear y dar síntomas de compadecerse del hundimiento, el desprestigio y la soledad de Rajoy el de los sobresueldos. Mal hecho. Él no daría cuartel, no se arrepentirá de ninguna de las canalladas que ha perpetrado y lo único en qué piensa es en cómo volver a engañar a la gente como hizo en 2011.

La soberbia de este personaje, como la del cogollo de sus íntimos, Sáenz de Santamaría, Cospedal, etc., no es un reacción subconsciente, inadvertida, producto del desconocimiento o la falta de práctica. Al contrario, es su actitud normal en la vida, según la cual los pobres tienen que trabajar, pagar impuestos sin rechistar y callarse excepto en las fiestas y celebraciones religiosas, en las que pueden entonar cánticos de alegría por la salud eterna de su Señor y aplaudir a las autoridades. Y esa soberbia es la que lo ha conducido a un ridículo aislamiento tanto fuera como dentro de su país. Es alguien indigno de ocupar el puesto que ocupa, un usurpador.

Fue displicente con los periodistas, manipulador y embustero con los demás medios, altanero con los partidos de la oposición, despreciativo hacia la gente, hirió los sentimientos de amplísimos sectores de la población, atropelló su derechos y gobernó mediante los trágalas sucesivos de los decretos-leyes. ¿Qué sucede ahora? Que nadie lo traga. Condigna respuesta a una actitud autoritaria, impositiva y frecuentemente insultante hacia quienes no coincidieran con sus criterios.

Se resiste a marcharse. Como un nuevo Rip van Winkle, parece haberse despertado de su sueño y no entiende nada de lo que pasa en el mundo, que ya no es el suyo. Le llena de furia y rabia saber que será el primer presidente de España desde la transición que no repetirá mandato porque la ciudadanía no lo soporta. Pero no hay nada que hacer. Cuatro años de desprecios y chulerías, lo han colocado en la posición de los apestados leprosos de la antigüedad. Con él se va una época, una forma de entender la política hecha de abusos, altanería, desprecio, embustes e imposiciones a machamartillo de creencias dogmáticas subjetivas. Se va y que no vuelva nunca más. Y que se lleve con él todo el desprecio que su gobierno inspira.

Para disimular, para hacer como que hace, el Sobresueldos ha preparado un plan de gobierno con algunas ofertas a Sánchez y Rivera, a ver si consigue que estos dos entren en esa coalición que el Sobresueldos quiere ver materializarse bajo su experta mano. Pero es ya poco probable que los demás partidos le presten atención.

El Sobresueldos es una figura del pasado. Nadie cuenta con él. Ni los de su partido.

Todo lo que no sea echar a este irresponsable de su guarida en La Moncloa es perder el tiempo y hacérselo perder a los demás.