Mostrando entradas con la etiqueta Oportunismo.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Oportunismo.. Mostrar todas las entradas

martes, 10 de diciembre de 2013

El problema del PSOE.


Sí, efectivamente, tendría puñetera gracia que un tipo como Carlos Mulas llegara a ser diputado del Congreso por el PSOE. Como para no volver a votar a ese partido en la vida.

Porque el problema, señores míos, no es Carlos Mulas. El mundo está lleno de Carlos Mulas. Sobre todo en épocas de crisis y confusión en las que cualquier mangante con suficiente morro, buena facha y algo de labia (sobre todo de la llamada técnica económica o jurídica, y no digamos ya si es de marketing) puede dar el pego del new thinking siempre que encuentre papanatas para seguirle la corriente. Estuve dos veces en mi vida en la Fundación Ideas, de cuyo vicepresidente, Caldera, tengo la mejor opinión: un hombre honrado, sincero, con iniciativa, pero bastante ingenuo. Porque a Carlos Mulas se le ve venir a la legua. Basta con no dejerse embaucar por sus trucos de business school de tercera.

El problema es el PSOE, cuyo desarme moral, abandono de los principios, falta de ideas y seguidismo de los embelecos seudoacadémicos del neoliberalismo le impiden distinguir a los Carlos Mulas de cualquier persona genuinamente identificada con los valores de la izquierda democrática y le llevan a caer en la trampa de estos vendechufas de la excelencia académica y técnica (expresiones que, claro, comparten estos pillastres con gente como Wert) y la política de resultados.

Insisto: el problema está en el PSOE. Su desaforado oportunismo no le permite detectar a tiempo a los Carlos Mulas e impedir que escalen puestos de responsabilidad desde los cuales destruyen el espíritu de izquierda de la organización, siembran el ejemplo de que un partido fundado para conseguir la emancipación de los trabajadores es, en realidad, un medio idóneo para la carrera personal cuando no el enriquecimiento, desaniman a la gente movida por ideales y destruyen las esperanzas de mucha otra que vota confiando en unas siglas que ya no son lo que eran.

Sí, el problema es del PSOE, de su conversión en un partido de trepas, carreristas y gentecilla que jamás haría nada en la vida si no hubiera intrigado en los conciliábulos y pasilleos de una organización donde las apariencias, el enchufe, el engaño y el peloteo personal pesan más que la dedicación desinteresada, el trabajo,  el sentido crítico y el criterio propio.

Porque Carlos Mulas quedan bastantes en el PSOE. El gobierno de Zapatero tenía un buen puñado de ellos