Mostrando entradas con la etiqueta POE.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta POE.. Mostrar todas las entradas

lunes, 23 de mayo de 2016

El fantasma de la abstención

Ese es el verdadero fantasma de estas elecciones que nadie quería salvo los dos dirigentes de las fuerzas extremas: uno, el Sobresueldos, por si consigue justificar su ridícula pretensión de seguir destrozando este país y otro, Iglesias, para alimentar su narcisismo y ver si alcanza el sorpasso al PSOE por el que su referente intelectual, Anguita lleva treinta años suspirando. Y un fantasma cuyas cadenas no suenan por igual a todos los oídos. A la derecha le parecen música celestial porque cuenta con la abstención, motivada por el hastío, para mejorar sus resultados. Sonido lúgubre, en cambio, para la izquierda.

Sobre todo para el PSOE que se ve en una situación muy comprometida, con los sondeos apuntando a un descalabro y, sobre todo, al descenso humillante a tercera posición en el ranking, víctima del citado "sorpasso". Y no solo eso: un mediano examen de su situación como partido, sus anclajes, sus lealtades, sus bastiones, trasmite un cuadro pavoroso de decadencia: un partido de base social avejentada, rural, con un lenguaje y unas pautas de funcionamiento burocratizadas y anticuadas.

Un solo ejemplo: ayer, domingo, a las cinco de la tarde, la sede del PSOE en Ferraz estaba cerrada a cal y canto. Un partido de burócratas y paniaguados que echa el cierre al cumplir el horario de rutina y trabajo. Así no se ganan elecciones.

Esa imagen de partido fané y descangallado ha calado en el espíritu de sus dirigentes, ese manojo de "barones" a los que uno por uno o en grupo, al parecer, no se les ocurre una idea, una innovación, una iniciativa que saque a su partido del marasmo. Al contrario, reduce voluntariamente su presencia y alcance ya que tiene la moral comida por la vocinglería de IU/Podemos y su batería mediática. Es curioso porque, sin embargo, es probable que estos no alcancen su objetivo ni de lejos y que no solamente no haya sorpasso, sino que IU tire de Podemos hacia abajo y su resultado sea moderado. Es más, desde el momento en que Podemos ha renunciado a su pretensión de innovación del discurso de la izquierda para suscribir las sinsorgadas de los comunistas, bien las consignas acartonadas de Anguita, bien los galimatías seudoteóricos de Garzón, el resultado estará casi cantado. A la baja.

La llamada "izquierda trasformadora" carece de discurso por renuncia voluntaria. Si alguien tiene alguna duda, que pregunte a los sonrientes líderes de la confluencia IU y Podemos qué fue del sonsonete anguitiano de "Programa, programa, programa". ¿En dónde está el programa de la confluencia? Y ¿qué dice? No está en parte alguna. Es más, puede que vayan a las elecciones con dos, siendo el de IU el más clásicamente comunista y el de Podemos, más ladinamente socialdemócrata. Y esa coyunda ¿tiene expectativas reales de ser la segunda fuerza?

No obstante, el "sorpasso" sigue siendo posible, no por los méritos de IU/Podemos, sino por los deméritos socialistas que son abrumadores. Desde la secretaría general de Rubalcaba, este partido se ha echado tan a la derecha, que pierde los votos a chorros y solo conserva los de la vieja guardia, que lo que tiene de guardia lo tiene de vieja. Alguien ha convencido a Pedro Sánchez de que los muebles se salvarán a la desesperada haciendo una sabia unidad dialéctica entre un discurso institucional (actos con los anteriores secretarios generales, los de la casa, para probar que hay solidez en la empresa) y una actuación innovadora entendiendo por tal el estilo Kennedy que, bueno, solo tiene más de medio siglo.

De aprovechar el espíritu del tiempo, que es el de la información y la comunicación, nada, cero, silencio. En sus mítines, Sánchez no dice nada. Al partido como tal, a sus órganos de fabricación de ideas, si los tiene y los intelectuales orgánicos (que son muchos y viven muy bien, pero no son huertos de feraces ideas) tampoco se les ocurre nada.

Vivimos una época de crisis devastadora que, sobre todo en Europa, está poniendo en cuestión el modelo capitalista de crecimiento. La gente va en busca de soluciones y respuestas a problemas de envergadura, no a minucias o cuestiones de detalle. Cuando todo el sistema está en cuestión, una medida de política económica arriba o abajo, no significa nada. Si a esa situación de crisis general se añade la parte peculiar de España, que añade una crisis de integridad territorial muy grave, la falta de respuestas ya no solo es lamentable sino directamente vituperable.

Si hay sorpasso, los socialistas se lo tendrán ganado por su incapacidad para renovar su discurso con un contenido de izquierda democrática más acorde con el espíritu radical del tiempo. Renovación muy difícil, si no imposible, mientras el PSOE siga admitiendo el marco ideológico que le impone la derecha, aceptado ya desde los tiempos de Rubalcaba: aquí hay tres cosas que no se cuestionan: la monarquía, los privilegios de la Iglesia católica y la unidad de España. O sea, el franquismo.Y mientras el PSOE no consiga articular un relato sobre esas tres cuestiones distinto al de la derecha neofranquista sino que lo suscriba, no se ve cómo va a mejorar sus perspectivas electorales.