Mostrando entradas con la etiqueta Parlamento.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Parlamento.. Mostrar todas las entradas

viernes, 30 de diciembre de 2016

Mariano, sé fuerte

La oposición tiene preparado un via crucis al presidente del gobierno. Acaba de arrancar la legislatura y ya está obligado a comparecer en el Parlamento, cosa que, en su anterior omnímodo mandato, solo hizo una vez, un primero de agosto y para mentir descaradamente. Los tiempos han cambiado y la mayoría parlamentaria también. Eso es decisivo. Tanto que el gobierno puede verse obligado a hacer lo que lleva más de cinco años sin hacer: rendir cuentas.

Esa comparecencia que se pedirá en la inevitable comisión de investigación sobre la financiación del PP  promete ser muy movida y provocar todo tipo de turbulencias. Siempre se ha dicho que un problema de las comisiones parlamentarias de investigación es que interfieran en procedimientos judiciales en marcha. Y aquí, justamente, se pedirá la comparecencia del presidente del gobierno para responder en una investigación sobre la financiación de su partido que los tribunales están juzgando por otro lado dentro del macroproceso de la corrupción Gürtel. En breves días se espera la declaración del mismísimo Bárcenas, de la que también podría salir una petición de que Rajoy declare en sede judicial. De hecho, quienes piden la comparecencia solicitan también a la presidenta de la cámara que recabe información de los juzgados y tribunales en los que se esté viendo este asunto.

Al mismo tiempo, es de notar que la petición de comparecencia se hace para declarar algo que no solamente está sub-iudice, sino que está siendo objeto de renovada práctica ahora mismo, como se prueba por el nuevo pufo del AVE a Murcia, 18 millones del ala que tendrán o no que ver con la financiación del partido cuyo presidente es llamado a comparecer.

Esta comparecencia amenaza con intensificar los conflictos. El PP o su presidente pueden intentar boicotearla amenazando con disolución y elecciones anticipadas y eso es lo último que quiere la oposición, en especial la de izquierda. Sus dos formaciones principales están inmersas en sendas luchas intestinas que sin duda tienen fondo político e ideológico más o menos fácil de entender pero que, en la sociedad mediática, aparecen como peleas personales: susanistas, sanchistas, pablistas y errejonistas son los trasuntos actuales de los fulanistas y menganistas de que hablaba Unamuno. Ir a unas elecciones en esas circunstancias sería suicida. Y en el PP lo saben, de modo que la comisión de investigación acabará pactándose.

No se olvide que en el horizonte de la política española está la nube permanente del independentismo catalán. Unas elecciones convocadas a lo largo de este año dejarían al país con el gobierno del PP de nuevo en funciones, esto es, según su propia doctrina, sin control parlamentario. Quizá lo que esté planeando ese mismo gobierno para enfrentarse a la llamada "cuestión catalana" con las manos libres

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Desamordazando

La infausta X Legislatura con mayoría absoluta del PP entre 2011 y 2015 consagró una involución democrática en el país de tales dimensiones que muchos empezaron a hablar de la "ruptura de los consensos básicos de la transición". Arrullados por los años de bonanza y la legislación esclarecida y generosa del primer gobierno de Zapatero y su problemática continuación en el segundo, los españoles se despertaron de repente ante un intento de retrotraerlos al franquismo. El mandato de Rajoy, con sus 186 diputados le permitió ignorar de hecho al Parlamento y gobernar por decreto ley con un autoritarismo que no solo se evidenciaba en las formas sinbo también en los contenidos. Los cuatro años en cuestión abundaron en normas arbitrarias, reaccionarias y nacionalcatólicas, pero cuatro de ellas tenían una importancia especial porque respondían al sentimiento más profundo de la derecha tradicional española, hoy maridada con una corriente neoliberal de procedencia anglosajona. Los cuatro puntos eran: la reforma laboral (que permitiera aumentar la tasa de explotación de los trabajadores activos o en el paro); la reforma educativa (que aumentara los privilegios de la enseñanza concertada y diera a la Iglesia de nuevo el poder en el sistema educativo); la reforma del aborto (que devolviera a las mujeres a la situación de subalternidad en la sociedad patriarcal); y el orden público (que estableciera un régimen de "seguridad ciudadana" represivo). Se añade a esto la actitud de hostilidad cerrada hacia Cataluña y el carácter estructural y generalizado de la corrupción y ya tenemos un régimen que cabe calificar tranquilamente de neofranquista. El que el PSOE ha permitido seguir en el poder merced a su abstención.

Pero hasta el granito escurialense que compone la mentalidad de la derecha española acusa el paso del tiempo. No fue necesario que el PP perdiera su mayoría absoluta en 2015 y 2016 para que alguno de sus ataques a las libertades y derechos de los ciudadanos se estrellaran contra la realidad. Tal el proyecto de Ley que el ex-ministro de Justicia, Ruiz Gallardón perpetró en contra de los derechos de la mujeres so pretexto de "emanciparlas" prácticamente prohibiendo la interrupción voluntaria del embarazo. Era tan retrógado, tan misógino, tan clerical el proyecto que hasta los compañeros de Gallardón se lo boicotearon y lo echaron para atrás. Así, de paso, nos quitamos de encima a quien, por otro lado, estaba dispuesto a poner la administración de justicia fuera del alcance de los justiciables que no fueran millonarios.

La situación actual del gobierno en minoría parlamentaria ya ha tocado los otros puntales del régimen involucionista de 2011: la reforma laboral, la educación y la seguridad ciudadana. Sobre la reforma laboral tenemos dos opiniones de dos empresarios radicalmente opuestas. Una, un catalán del gremio de hostelería que pide que se derogue y otra del dueño de las pipas "Facundo" que pide que se quede como está. El tal Facundo, según parece, está o ha estado en deuda con la Hacienda Pública. Juzguen ustedes quién tiene más autoridad moral al pronunciarse.

Las barbaridades de la LOMCE están siendo ya atendidas en una comisión tripartita del PP, el PSOE y C's. Las reválidas han quedado sin efecto. En realidad, toda la LOMCE ha quedado en el basurero de la historia y la legislatura apenas ha empezado. El gobierno ha hecho algún amago de defenderla, pero sin auténtica convicción.

Ahora le toca el turno a la desgraciada Ley Mordaza que probablemente sea la más simbólica de esta derecha neofranquista. La cúpula del ministerio del Interior, que la alumbró, especialmente el ministro Fernández Díaz, no solamente no era competente para el cargo sino que su conducta, su incapacidad para distinguir entre sus deberes públicos y sus alucinaciones privadas, lo hacía más idóneo para pasar una consulta psiquiátrica. Es una norma que muestra un espíritu cerrado, autoritario, arbitrario, reacio a la misma idea de derechos y libertades públicas y un desprecio por la dignidad del ciudadano. Otorga todo tipo de facultades discrecionales a los policías y despoja de sus derechos y libertades a lo ciudadanos, a los que apenas deja margen de recurso y a los que multa por comportamientos prohibidos con cantidades inverosímiles. Ese espíritu es el que compartían por aquellos años el ministro en cuestión y la delegada del gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, hoy presidenta de la Comunidad. La gestión de esta en orden público estaba a tono con lo dispuesto luego en la ley: la policía podía hostigar a los ciudadanos pacíficos en la calle, se reprimía a voleo, poniendo multas a los viandantes a ojo de los agentes a los que no se podía ni fotografiar.

En fin esa norma abusiva, dictatorial (y eso que ha sido muy dulcificada al pasar por el Parlamento) es la que se pretende ahora derogar con el muy encomiable fin de devolver a las personas que vamos por la calle la condición de ciudadanos titulares de derechos, entre ellos, el de no ser hostigados a capricho por los agentes de la autoridad. Hay quien dice que no se puede derogar por completo porque se generarían vacíos legales. No tiene por qué. Si se deroga la Ley Mordaza puede volver a entrar en vigor la anterior Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana que esta mordaza había sustituido. En todo caso, tampoco es imprescindible derogar. Bastará con que la comisión la reforme a fondo y elimine de ella todos los ataques a la seguridad jurídica de los ciudadanos, todas las posibles arbitrariedades de la policía y los poderes públicos y todo ataque a los derechos y libertades públicas de los ciudadanos.

Los otros dos asuntos fuera de programa, la cuestión catalana por un lado y la de la corrupción por otro, siguen su curso y no está claro que el Parlamento español vaya a hacer algo al respecto. La cuestión catalana depende casi exclusivamente de la iniciativa política del independentismo. La de la corrupción, de la acción judicial. En los dos casos, el gobierno tiene poco que hacer.

Las tornas han cambiado mucho entre la X y la XII legislaturas. Lo que esta augura es una derrota tras otra del gobierno en todos los asuntos excepto, probablemente, en la cuestión catalana en la que la oposición presumiblemente votará con el ejecutivo. Y no está claro que con su estilo soberbio y arrogante, Rajoy sea capaz de aguantar mucho la labor de deconstrucción de un parlamento con mayoría absoluta de la oposición. Acabará convencido de que, si no convoca elecciones, no podrá gobernar.

Pero la convocatoria de elecciones es arma de dos filos. La presunción de que, de convocarse, favorecerían al PP no se basa en nada y, en consecuencia, se tratará de estirar algo el tiempo, hasta tener más seguridad. Ese interés dilatorio es el que comparte el gobierno del PP con la junta golpista del PSOE que, saltándose una vez más su deber a la torera, ha aplazado la reunión del Comité Federal prevista para diciembre a enero de 2017. Es difícil hacer oposición a un gobierno con el que se tienen tantos intereses comunes.

Pero el mayor de todo y el que permite suponer que, aunque el cuerpo le pida otra cosa, Rajoy no convocará elecciones, vuelve a ser Cataluña. El nacionalismo español no puede permitirse el lujo de andar sin gobierno en 2017, mientras la hoja de ruta del independentismo va avanzando.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Derogar las leyes inicuas

La oposición comienza a tumbar una tras otra las leyes tiránicas que la mayoría absoluta del PP impuso sin diálogo alguno en la pasada legislatura. Normas arbitrarias, autoritarias, represivas, profundamente reaccionarias, producto de mentes enfermas, bien por su fanatismo religioso (Fernández Díaz), bien por su repulsivo cinismo jesuítico (Wert), que fueron el puntal de aquel gobierno compuesto básicamente por franquistas nacionalcatólicos y ultrarreaccionarios. Cualquiera pensaría que, así las cosas, si la oposición prosigue su excelente tarea de derogar todas las barbaridades del gobierno anterior, Rajoy podría hartarse, disolver las Cortes y convocar elecciones nuevas (dice, en tono amenazador, que no le faltan ganas). Pero no se dará el caso. Este hombre carece de principio alguno que no sea amparar corruptos y ampararse a sí mismo de paso y, con tal de seguir en el poder, le da igual que le deroguen todo lo legislado. Protestará pro forma, pero nada más. Su falta de conciencia y escrúpulos morales -bien patentes en el ejercicio de hipocresía en la muerte de Barberá- le permite gobernar con una ley de educación favorable a los curas o contraria a ellos. Le es indiferente porque, en realidad, tampoco sabe qué sea eso de la educación.

Con Wert bien enchufado a costa de los contribuyentes en París, a Rajoy  no le importa lo que pase con su ley. Méndez de Vigo, el ministro de turno, con tanta idea de educación como del sistema nervioso de la anguila, tampoco está dispuesto a dejarse la piel por los intereses de los curas porque, a fuer de católico, sabe de sobra que estos, los curas, tampoco son de fiar y pueden dejarte tirado en un momento de apuro.

El mismo destino aguarda a la Ley Mordaza, criatura de los dos desequilibrados que dominaron Interior durante cuatro años, Fernández Díaz y Cosidó.  Una norma monstruosa que daba impunidad a la policía en la calle y criminalizaba y castigaba con penas enormes el ejercicio de los derechos ciudadanos, una ley que avergüenza a quien la lea. Queda así claro que, al menos de momento, los partidos de la oposición podrán impedir que se consolide este revival del franquismo, algo digno de encomio. No hemos podido quitarnos de encima al Sobresueldos debido a la impericia de la izquierda pero, con un poco de suerte, no tendremos que padecer las consecuencias de su insoportable neofranquismo.

Por lo demás, esta práctica derogatoria parece que imprimirá carácter a la legislatura. No en el sentido en que prometían los golpistas del PSOE cuando echaron a Sánchez, sino de forma muy distinta. Con la LOMCE en el punto de mira de una especie de triple entente entre PP, PSCE y C's, parece configurarse una especie de frente derogatorio que aislará a Podemos, dejándolo en la irrelevancia. Este podrá presumir de ser la única oposición real a la derecha y acusará al PSOE de subalternidad frente al PP. Y se quedará corto. El PSOE, descabezado, desnortado y a punto de caer en manos de una mujer cuya inteligencia es inversamente proporcional a su ambición, en realidad el PSOE es un rehén del PP. Por eso tampoco cree el Sobresueldos que le convenga convocar elecciones. La amenaza de estas ya tiene a los socialistas paralizados, dispuestos a aceptar y apoyar todas las barbaridades que haga la derecha en el asunto catalán que, en realidad, es lo único importante en este momento. Mientras el PSOE siga siendo, antes que nada, profundamente español en sentido centralista y reaccionario, el PP le permitirá derogar sus leyes más tiránicas y absurdas. Y el PSOE venderá esas derogaciones que, en todo caso, lo serán "controladas" como prueba de su valiente y decidida oposición al Gobierno frente a Podemos, a quien acusará de demagogo e irrelevante. Y también con acierto.

Es lo malo de la división de la izquierda: que todos los bandos aciertan en las críticas que se hacen mutuamente. Razón por la cual seguirán divididos. Razón por la cual seguirá gobernando la derecha. Razón por la cual los catalanes se largarán. Y harán bien.

domingo, 13 de noviembre de 2016

El método en la locura

Una junta emanada de un golpe de mano, carente de legitimidad y hasta quizá de legalidad, está empeñada en proseguir su desvarío atribuyéndose competencias que no puede tener. Su funcionalidad es provisional y está vinculada a la convocatoria de un congreso extraordinario. Aunque el último CF le haya concedido a las escondidas "plena competencia", será plena competencia para cumplir su mandato, no para incumplirlo.

La junta no es quién para embarcar al partido en una labor de reflexión teórica. Sí lo es para convocar el congreso cuanto antes y, mientras tanto, cuidarse de que al error garrafal de abstenerse no se añada el de quedar relegado a la irrelevancia más absoluta. Es obvio que quienes han encabezado esta revuelta de la élite en el PSOE no calibran las consecuencias de sus actos. Pero va siendo hora de que lo hagan. Esa bravata de que el PSOE será "verdadera", "dura" oposición es otro disparate. El PSOE anuncia una enmienda a la totalidad de la Ley de Presupuestos. Cree enseñar así los dientes. Es decir, no negocia nada. Ahora bien, los presupuestos son una ley ordinaria y el gobierno solo necesita mayoría simple, que puede pactar con los nacionalistas vascos. Estos pedirán a cambio mejoras para su tierra y no cuestionarán el efecto de los presupuestos sobre el resto del Estado. Y el PSOE se tragará los presupuestos del PP sin modificar una coma. El asunto no es trivial porque se trata de saber quién aguantará el hachazo de los 5.500 (u 8.000, según Bruselas) millones de € de recortes. Una vez que entregaron el gobierno al PP los socialistas descubren que su capacidad de presión es menor que la del PNV. Para evitar esta penosa experiencia solo les queda ofrecer su abstención de nuevo o incluso su voto a favor, mediando una negociación. Pero ¿cómo se va a negociar con el partido al que se prometió dura oposición sin levantar el espectro de la "gran coalición"? Conseguir que 85 diputados valgan menos que seis es una hazaña, ojalá que irrepetible.

Déjese la junta de monsergas ideológicas y convoque ese congreso extraordinario de modo urgente. Celébrense las primarias. Haya un nuevo líder elegido en competencia con otros en virtud de su programa, del suyo propio, no del que le confeccione un comité de sabios. Y devuélvase al PSOE la compostura y dignidad que ha perdido.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Previsiones felices

El País continúa en su campaña pro Rajoy, PP, partido más votado, mal menor, aunque no se lo merezca, que todo se ha esgrimido en esta batalla de la comunicación. Ahora es el único que habla de la debilidad de Rajoy. Sigue sin informar de la realidad. La ha cambiado por su fantasía y su deseo. El propio Rajoy lo desmiente, pues se da por vencedor, aunque tenga casi cien diputados menos que en la Xª Legislatura.

En realidad, la Santa Abstención del PSOE ha tenido un efecto euforizante en todos excepto en él mismo. C's ve que sus diputados son necesarios y recuerda orgulloso su pacto con el PP al tiempo que se ofrece a mediar formas de colaboración más estrecha con quien se ponga a tiro. Podemos se considera ya legítimo adalid de la "verdadera" oposición. Eso, por supuesto, lo confina a la irrelevancia parlamentaria. No ha asaltado los cielos, pero ha conseguido un cuarto con derecho a cocina y televisión. El resto habrá de hacerlo en la calle. Así se lo ha comunicado Garzón al Rey, esto es, que ellos serán oposición parlamentaria y extraparlamentaria. Él mismo puede estar en el Parlamento, criticando al gobierno, o en la calle, junto a los que rodean el parlamento, y en ambos sitios pinta lo mismo: nada. En el hemiciclo, porque sus escaños no se lo permiten y fuera del hemiciclo porque él es precisamente un representante de esos de los que los movilizados dicen que no los representan.

¿Y Rajoy? Debilidad, ninguna. Exultante. La Santa Abstención del PSOE ha sido su bautismo en el Jordán. Ha salido un hombre nuevo, un Rajoy distinto. No hay más que oírlo: reclama a los partidos colaboración para la nueva legislatura. Basado en la mucha que él ha prestado a los demás. Promete diálogo para tener un gobierno estable y duradero. Oír a Rajoy prometiendo algo es como viajar en el tiempo, hasta aquellas elecciones que ganó por goleada prometiendo lo contrario de lo que iba a hacer. Y prometiendo diálogo. Menos mal que no piensa cumplir la promesa porque su capacidad ingénita para el diálogo se acaba detrás de una pantalla de plasma.

En todo caso, se las promete muy felices. El PP rebosa satisfacción y lleva su generosidad a ofrecer a C's un puñado de altos cargos de la administración, así como de director general. Lo importante es participar en el banquete. Porque este sigue, según prueba el goteo diario de casos de carácter penal. Lo mejor de la Santa Abstención es, además, que ha sido una absolución (política) de los pecados del pasado. Efectivamente, son pasado. Los jueces juzgan el pasado. Es nuestro pasado, claro que sí pero, una vez bañados en el Jordán de la Abstención, ahora somos otros. Rajoy es otro. Tan otro que El País le atribuye debilidad. Pero no por la Gürtel o por ser el presidente del partido más corrupto de Europa, una presunta asociación de malhechores. Eso son futesas, tonterías de las que ya nadie se acuerda, gracias al PSOE. Su debilidad viene de que precisa dialogar. A la necesidad de dialogar llama El País "debilidad", lo cual lo dice todo sobre España, sus derechas, sus "izquierdas" y sus clases pensantes.

Para debilidad y debilidad extrema, el PSOE. La bronca en su interior es descomunal. Es de esperar que sus señorías, cuando haya que abstenerse disciplinadamente, no lleguen a las manos, como esos parlamentos de por ahí en donde los diputados se agarran a mamporros. Superado ese amargo trance del "no" al "no sabe/no contesta", los socialistas tienen por delante tiempos turbulentos. La relación entre el PSOE y el PSC en primerísimo lugar, fiel reflejo de la que hay entre España y Cataluña. Luego, el famoso congreso extraordinario y las no menos famosas primarias, incluida la posibilidad de que el Congreso decida abolirlas y volver a un sistema de selección oligárquica del líder. Todo abierto y con el partido en acefalia, cosa más complicada de lo que parece. Comienza la legislatura y ¿quién va a decidir la política parlamentaria del PSOE? ¿Quién va a articular la oposición a los proyectos del gobierno? ¿Quién las proposiciones del grupo socialista? ¿La Gestora? Es imposible evitar la convicción de que la Gestora es, en realidad, un consejillo de la señora Díaz, un instrumento en su camino hacia la SG. No deja de tener su grandeza este proyecto, acaudillado por alguien para quien el socialismo es una unidad de significado propio sin nada que ver con la derecha ni con la izquierda. Suena, ¿verdad? Eso tiene al resto del PSOE encendido con un futuro bastante negro a corto plazo.

lunes, 24 de octubre de 2016

¿Qué hacer?

Perder una votación es percance frecuente en las democracias. Cuando sucede, lo peor que puede hacer la perdedora es hundirse en la amargura, cuestionar los móviles del ganador, deslegitimar las reglas del juego y vaticinar desgracias sin cuento a la colectividad porque no ganó la parte que, a su juicio, debiera haber ganado.

La abstención del PSOE abre el camino al gobierno de Rajoy (a) Sobresueldos y su partido, esa asociación de presuntos delincuentes que andan de juzgado en juzgado. En esa situación cabe barruntar qué pueda suceder en el futuro a corto y medio plazo. Lo miraremos con respecto al país, al PSOE y a la izquierda en general.

Respecto al país, afirman los socialistas que ahora, desbloqueado el gobierno, el PP, en minoría parlamentaria, tendrá una legislatura muy difícil porque habrá una oposición intransigente del PSOE que no pasará ni una. Pero eso es una quimera. Habiéndose abstenido pretextando "razones de Estado", el PSOE se convierte en rehén de la derecha. Si desbloquear el gobierno era asunto de Estado, también lo será aprobar los presupuestos e igualmente cualquier decisión que tome el gobierno respecto a Cataluña, asunto en el que PSOE está unido al PP como dos hermanas siamesas. ¿Y qué queda? Para los otros aspectos, políticos, económicos, sociales, el gobierno se valdrá del Senado y el Tribunal Constitucional a fin de yugular cualquier propuesta que venga de la izquierda. En realidad, al abstenerse, el PSOE se ha convertido en el rehén de su adversario.

Porque este dispone de una amenaza que es un verdadero chantaje: o seguís apoyando en nombre del interés de Estado o hay elecciones anticipadas en enero, en marzo, en mayo, cuando Rajoy quiera. Así que, de oposición intransigente, nada. La bancada socialista no será de estricto aplauso a la derecha, pero le faltará poco. Tendrá que avalar la política del PP en su agresividad a Cataluña y secundarlo por el camino que lleva al conflicto institucional, la hostilidad más aguda y la ruptura del país por su incapacidad (la de ambos, a fuer de nacionalistas españoles) de encontrar una solución acordada con los independentistas catalanes.

En cuanto al PSOE como partido, los perdedores de la votación de hoy ya debieran estar trabajando para dar la vuelta a la actitud de la organización y reconstruir esta, poniéndola de nuevo en marcha, si quieren tener alguna perspectiva de recuperación. Eso significa que habrán de convocar un congreso extraordinario cuanto antes y dirimir la cuestión que aquí ha quedado en cierto modo aplazada y que tiene algo que ver con la ideología. No mucho, pues de fondo ideológico le queda al PSOE tanto como dinero a la hucha de las pensiones luego del paso por ella de estos buitres peperos. Y, sobre todo, tendrá que convocar primarias y dotarse de un líder y candidato. Si quiere recuperar algo de la centralidad perdida con este desastre provocado por sus dirigentes más reaccionarios, tendrá que encontrar un candidato o candidata de consenso, cosa nada fácil, como están las cosas. Pero sin nadie capaz de reunificar su partido, es poco probable que este consiga mantener la delantera frente a Podemos y no se produzca el famoso Sorpasso.

Y eso lleva a la consideración de la izquierda en general. Podemos tiene ahora el campo expedito para constituirse en oposición real al PP (aunque tampoco lo tengo claro respecto a Cataluña) y aspira a materializar el dicho Sorpasso. Está en su derecho. Palinuro siempre ha dicho que en la política, como en el mercado, si quieres conservar tu puesto, debes defenderlo frente a quienes, muy legítimamente, aspiran a desplazarte. Nadie tiene derecho a nada por providencia divina, sino a ganárselo defendiéndolo.

Pero la situación de la izquierda es más complicada y grave de lo que augura una visión superficial del Sorpasso, según la cual Podemos adelanta y, con eso, substituye al PSOE. Quizá suceda, pero seguirá sin ser suficiente. Podemos puede ganar al PSOE, pero no porque él mismo suba mucho en votos, sino porque el PSOE pierda mucho más. Es poco avisado presumir que las decenas de miles de votos que van a dejar de ir al PSOE vayan sin más a Podemos. El voto de la izquierda no es tan elástico. Los electores de ambos son muy distintos, como lo son ellos mismos, los dos partidos. 

Podemos es un trasunto de IU con elementos florales y mediáticos muy efímeros. El PSOE, un partido socialdemócrata clásico. Sus electores pueden abandonarlo y probablemente lo harán en masa. Pero no será para ir a Podemos. Este representa la mentalidad radical, con sus puntos de demagogia populista y espectacularidad mediática que lo confina a una franja reducida del electorado, cosa que ya está comprobándose y se comprobará más en las próximas elecciones. Cabría que en su seno se impusiera una actitud menos bizarra y una mayor capacidad de diálogo y pacto; cabría que su discurso fuera más realista en una sociedad compleja. Pero el problema es que, para que este discurso sea creíble es necesario, no que el PSOE esté en minoría, sino que haya quedado destruido. Mientras eso no suceda, los votantes del centro izquierda y la izquierda moderada, cuando se les dé a elegir, seguirán prefieriendo al PSOE.

Resumen: hay derecha para mucho tiempo.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Comentarios al debate de ayer

O por qué España nunca será como el Reino Unido ni ningún otro país de Europa occidental.

I.- ¿Cuántas mujeres subieron ayer al estrado a hablar a la cámara? Si no estoy equivocado, tres, la representante de En Marea, la de Coalición Canaria y la de Bildu, las tres dignísimas, desde luego, pero que, por razón de la aritmética parlamentaria, no debieron de llegar a la media hora entre ellas. ¿Hace falta decirlo? De las 16 o 18 horas (o las que fueran) de debate en ambos días, las mujeres tuvieron la palabra media hora. Los varones, el resto del tiempo. Pero hablaron para hombres y mujeres según esos sabios gramáticos para los cuales el carácter inclusivo del género masculino en el lenguaje no tiene nada que ver con la discriminación o el patriarcado. La naturaleza es así: los hombres hablan por las mujeres pero sin mala intención, sin querer hacerlas de menos, por economía del lenguaje. El hecho de que, al hacerlo, las invisibilicen no tiene mayor importancia. Habrá quien diga que en España hay veintitantos millones de mujeres que, a efectos parlamentarios es como si llevaran burka. También saldrá algún demócrata y liberal moderno a criticar la "corrección política" de Palinuro: si de los 16 dirigentes que ayer ocuparon la tribuna solo tres fueron mujeres será que estas no dan para más, será que entre ellas no hay el suficiente talento para competir con los varones. ¿Alguien puede creer que en el país no haya no una, sino millones de mujeres mucho más inteligentes que Rajoy? Obviamente, no. Millones de mujeres, de hombres y hasta algunos animales domésticos.

Ya me parece oír los irritados murmullos de parte de la audiencia, incluida la "progresista": ¿no tiene Palinuro nada más sustancioso que decir del debate? No. Pero no porque no tenga otras observaciones, sino porque esta en concreto, la discriminación de las mujeres, es la cuestión más importante en nuestra sociedad. Es hora de tomar en serio de una vez la perspectiva de género. Ya está bien de dárselas de feministas y que, al final, el resultado sea siempre el mismo: dominio de los machos, ninguneo de las mujeres. Las consecuencias, a la vista están: tómese nota del tiempo que los oradores (por utilizar un término que no les hace justicia) dedicaron a la violencia de género o la problemática de desigualdad y discriminación de las mujeres. ¿Recuerdan ustedes algo? ¿Alguna idea, alguna propuesta? Nada. Las habituales mentiras del Sobresueldos sobre cuánto va a incrementar las partidas que recortó y uno de esos rimbombantes pactos nacionales que no sirven para  nada. No hay mujeres. No se habla de las mujeres. Y todo sigue igual.

II.- La noble costumbre de la lectura. Todos los oradores subieron al estrado en primera intervención con su discurso escrito. Y lo leyeron. No se trata de que los parlamentarios de hoy alcancen alguna vez el nivel de los de antaño, de los Donoso Cortés, Castelar o Azaña. La vida moderna no deja mucho tiempo para cultivarse y dominar la retórica. Pero de ahí a ser incapaces de construir un discurso sin leer, todo lo más con un guión o esquema, media un abismo. Y muchos, además, ni siquiera saben leer, como el presidente del gobierno. La excusa suele ser que, al tratarse de asuntos graves, no quieren correr el riesgo de cometer errores o decir inconveniencias, al estilo de la metedura de pata de Rajoy, quien solo dijo algo en concreto y fue para reventar una fecha que se le había confiado en secreto. Pero, en la época de internet, Google, el email y las redes, los políticos podían difundir sus textos en la opinión con anterioridad y nos ahorrarían esas penosas y aburridas audiciones de lecturas insulsas. Por supuesto, todo el mundo coincide en que luego, en los turnos de réplica y contrerréplicas el debate se hace más animado. Obvio, porque es más vivo y realista, porque no se llevan las cosas escritas, hay que improvisar y ahí es en donde puede medirse la categoría intelectual de los intervinientes.

III.- Todo por la cultura De la cultura -y casi siempre vinculada al prohibitivo IVA cultural- debió de hablarse menos de cinco minutos en total. Es lógico para una gente que no sabe hablar sin leer y no sabe leer si el texto se complica un poco. Luego, si se les menciona, suelen todos afirmar que tienen la cultura en altísima estima. Totalmente falso y si quieren una prueba, pregunten a los políticos cuál fue el último libro que leyeron o la última vez que fueron al cine, al teatro, a un concierto o una exposición. Se pasan el día enganchados a los móviles o mirando la televisión, sobre todo si salen ellos, pues algunos pasan más tiempo en los platós que en sus despachos. Y no solamente no se habló de cultura en sentido positivo. Tampoco se hizo en sentido negativo. ¿Alguno de los intervinientes sacó el tema de las corridas de toros, patrimonio cultural español, según los más reaccionarios de la derecha española? Ni uno. El maltrato animal no es algo que importe gran cosa en este país de maltratadores.

Ya oigo preguntas impacientes: bueno, bueno, pero, según Palinuro, ¿quién ganó el debate de ayer? Al parecer, lo único que interesa a los auditorios y preocupa a los partidos, que dan órdenes a sus trolls en las redes para que llenen los sondeos virtuales y su líder quede ganador, aunque sea un zote y se comporte como tal.   Para mí la palma se la llevan ex-aequo Pedro Sánchez y Joan Tardá. Los dos leyeron, ya sabemos pero, al menos, fueron claros, contundentes, explícitos, llamaron a las cosas por su nombre y colocaron a la perfección su mensaje. Y son los dos porque fueron dos discursos muy distintos como corresponde al hecho de que se refieran a dos países también distintos, España Y Cataluña. Dos países que, pudiendo tener una forma de convivencia mutuamente fructífera a fuer de voluntaria por ambas partes, se encuentran enfrentadas por la fabulosa incompetencia de la oligarquía tradicional española, reaccionaria y nacionalcatólica. En esto, lamentablemente, le echa una mano el socialismo español, incapaz de remontarse a una concepción plurinacional del Estado. Los dos fueron claros y rotundos. Sánchez se ganó los laureles de líder de la oposición que los de Podemos tratan siempre de sisarle sembrando dudas sobre su capacidad de liderazgo. Tardá dejó claro (como también lo hizo Homs) que, con un referéndum en Cataluña, en España ya habría gobierno.

El resto de intervenciones tuvo un pasar, excepto la de Hernando, el portavoz del PP. Es de creer que si la derecha ha puesto a este hombre con ese estilo de macarra perdonavidas es porque le gusta provocar a la gente normal. Alguien debería decirle que tiene un efecto absolutamente contraproducente y que basta con oírle algo para decidirse por lo contrario.

Y, por supuesto, el inefable Rajoy. La opinión de Palinuro sobre el discurso del Sobresueldos del martes está en el post subsiguiente, titulado el discurso del desprecio. El suplicio a que sometió ayer a la audiencia solo puede calificarse echando mano de un adjetivo muy castizo, infrecuente hoy pero que Unamuno usaba mucho: ramplón. Todo lo de Rajoy es ramplón, pequeño, pazguato y miserable. Un edificio de embustes sin reparo alguno y sin otro objetivo que seguir desgobernando el país para que su gente continúe esquilmando el erario, abusando de los más débiles, corrompiendo las instituciones y llenando las administraciones públicas de deudos, familiares y enchufados porque creen que el Estado es su cortijo.

Veremos lo que sucede el próximo viernes, segunda sesión. Si no se produce ningún fenómeno extraordinario, tipo "tamayazo", Rajoy recibirá su segundo "no" y tendrá que marcharse, por fin, con el rabo entre piernas. Tendrá que devolver a Felipe VI la iniciativa del sondeo en busca de otro candidato porque esa nebulosa amenaza de que él seguirá intentándolo después del segundo fracaso es una especie de golpe de Estado... ramplón porque, es de suponer, se autonombraría candidato.

¿Podría haber un gobierno de izquierdas? Podría, desde luego, y Palinuro siempre lo propugnó: era el del PSOE-Podemos-indepes catalanes. Pero la combinación es muy difícil porque a) el PSOE no admite el referéndum catalán; b) Podemos no es de fiar. En cuanto al referéndum, es asombroso que un partido democrático no admita el ejecicio del derecho de autodeterminación, como ha sucedido en el Canadá y en Escocia.  En cuanto a la alianza con Podemos, su máximo dirigente carece de sentido de la lealtad y suele acabar en felón. El PSOE no haría buen negocio asociando al gobierno a una fuerza desleal que pretendería siempre chantajear la acción colectiva con amenazas de ruptura. Si hubiera suficientes garantías de que no se diera este comportamiento, cabría explorar esa posibilidad sin olvidar que el fin último de un sector importante de Unidos Podemos es el sorpasso por los medios que sea.

En caso contrario, las terceras elecciones son la opción más rápida, clara y directa. ¿No forzaron los de Podemos las elecciones del 26J  hablando de que querían "desempatar"? He aquí una nueva ocasión para el "desempate". Claro que el resultado bien puede ser el hundimiento de los dos partidos emergentes y la consolidación del aleve bipartidismo.

Con la posible aceleración del proceso independentista catalán.

miércoles, 31 de agosto de 2016

El discurso del desprecio

He leído y escuchado todo tipo de juicios sobre el discurso de Rajoy: sin alma, sin pasión, aburrido, rutinario, adormecedor, etc. Cierto, mucho de eso hubo, pero se trata de observaciones superficiales. La intervención carecía de espíritu, desde luego. No podía tenerlo porque estaba dictada por muy otros sentimientos. En concreto, el fastidio que un neofranquista siente al tener que respetar las formas democráticas y verse obligado a pedir lo que cree que se le debe porque sí, porque es él. Y pedírselo a personas a las que desprecia por sus ideas y, si pudiera, las mandaría a la cárcel, como hacían sus referentes ideológicos Franco y Fraga.

Tal fue el ánimo de ese trámite ofensivo para su talante altanero y fascistoide para el que, todos lo han señalado, no había movido ni un dedo porque cree que los demás están obligados a hacer lo que le interese a él. Por eso casi todo el discurso fue una melopea átona que reproducía el tono monocorde y aburrido del caudillo Franco, a quien no se podía criticar jamás, a diferencia de este gandul, incapaz de conseguir el apoyo voluntario de nadie porque lo suyo es siempre forzar a los demás y, si no lo consigue, los desprecia. Por eso, lleno de despecho y soberbia, apenas refrenados, no mencionó apenas a la oposición ni se rebajó a pedir el voto de ningún otro grupo. ¿No es el presidente del partido más votado? ¿Qué hacen los demás que no lo apoyan fervorosamente?

Y no solo el tono era el de los franquistas. También el contenido. Igual que Franco, sabe que no importa lo que diga, -porque nadie le pedirá cuentas-, sino lo que haga; y miente sin reparo alguno, abiertamente, a lo bestia. No le importa decir con un rostro de cemento que propone un pacto por la educación cuando se ha cargado el sistema educativo; que su prioridad es el empleo, con niveles de paro sin precedentes y un empleo más ficticio que El Dorado; que se ocupa de la recuperación, cuando la deuda pública de España es la más alta en un siglo; que va a defender las pensiones cuando ha saqueado 56.000 millones de € de la caja de la seguridad social; que luchará contra la violencia machista cuando ha recortado una cuarta parte su presupuesto; o que defiende un Estado del bienestar que lleva más de cuatro años saqueando y desmantelando. Le da igual mentir, negar lo evidente. Un sinvergüenza, dirán ustedes. Pues sí. Pero eso es lo que hace desde que se encaramó en la presidencia. Lo que sucede es que ahora no podrá imponerse y eso lo saca de quicio y lo empuja a mostrar su proverbial mala educación.

Tanto desprecio al auditorio y, por encima de él, a los ciudadanos, se confunde ya con la burla. Dos minutos habló el hombre de los sobresueldos de la corrupción. Dos minutos el amigo de Bárcenas, Cotino, Camps, Barberá. Dos minutos el presidente de un partido con docenas de procesos abiertos por  corrupción de sus militantes. Dos minutos para glosar aquello por lo que había firmado un pacto con Rivera que, a su vez, ha quedado en ridículo al firmar un acuerdo con un tipo que no respeta ninguno, no cumple sus compromisos, no tiene palabra y gobierna a base de mentir, corromper y reprimir.

El tema que más le ocupó fue el catalán. A estas alturas ya nadie discute lo que hace un par de años todos, muy seguros, me negaban: que el problema más importante para España es Cataluña. Por fin está ya claro. Lo cual no quiere decir que también esté cercano a una solución, ni siquiera a que los nacionalistas españoles (los cuatro partidos del Congreso) lo entiendan o quieran entenderlo. A este respecto, Rajoy hizo ayer lo único que la derecha sabe hacer: mentir y amenazar. 

Cataluña se va y quienes más han hecho porque se vaya son Rajoy y su partido. Cierto que los otros políticos nacional españoles (todos los demás) no se han quedado cortos, pero con Rajoy revive lo más granado de la tradición esparterista y franquista en España: Cataluña es tierra conquistada y hay que tratarla como tal. 

Son tan brutos que no entienden el radical cambio de situación. Ya no se puede emplear la violencia militar. Solo cabe acudir a soluciones de negociación y compromiso y de eso, los españoles no saben de la misa la media. 

Después del NO que coseche hoy el Sobresueldos y del subsiguiente 48 horas más tarde, será el momento de buscar alternativas. Palinuro ya no apuesta por una alianza PSOE-Podemos porque, como ya ha demostrado anteriormente, Iglesias es un felón al que solo interesa engañar al PSOE para destruirlo. Y quien comete una felonía una vez, la comete ciento.

He visto que los habituales artistas e intelectuales abajofirmantes piden un gobierno PSOE-Podemos-C's. En principio es una posibilidad, desde luego, pero la veo complicada ya que el pacto anterior de C's con el PSOE es el pretexto de que se valieron los de Podemos para no votar a Sánchez a quien ahora, sin embargo, empujan a la desesperada a un  pacto con ellos para evitar las terceras elecciones.

Sin embargo, a juicio de Palinuro esas elecciones son la mejor opción. Y, por cierto, reitero mi sugerencia de que se hagan con observadores extranjeros. No es difícil imaginar qué respeto por la democracia tienen estos neofranquistas.

jueves, 16 de junio de 2016

Los políticos tramposos

Mala fama tienen los políticos. La gente los reputa falsos, vividores, chaqueteros, chupones... en fin, lo que nadie querría en casa. Ahora les ha caído encima otro estigma: ni siquiera saben su oficio. Si lo que caracteriza la política es la capacidad para llegar a acuerdos, resulta que los cuatro ineptos que el lunes regalaron a la audiencia una muestra insólita de la vulgaridad más roma, lo hicieron porque durante tres meses no consiguieron llegar a acuerdo alguno.

Y lo peor es que, por cuanto se vio en el debate del lunes, no están hoy más cerca de conseguirlo que hace un mes. Incluso dieron la impresión de que saben que, después del 26 de junio, tampoco conseguirán pactar y, por tanto, a lo mejor es necesario ir a unas terceras elecciones. Los pelos de punta ante la perspectiva de forma que, muy contundentes, dijeron todos que no habría terceras elecciones. Pero ¿qué crédito pueden tener? Ni ellos mismos se lo conceden. Así, para evitar que los critiquen, incluso que los insulten, traen propuestas que juzgan lógicas, incuestionables y que solo por accidente coinciden con sus intereses.

El Sobresueldos lleva meses pidiendo que se permita gobernar al partido más votado y afirmando que es lo que ordena el sentido común. Por supuesto, todos los sondeos señalan a su partido como el más votado. Pero esto es irrelevante. Si no lo fuera, ¿alguien duda de que un hombre de la entereza moral del Sobresueldos también pediría que gobernara el más votado?

De forma parecida, Jordi Sevilla, el gurú económico de Rodríguez Zapatero, a quien debe de parecer que no terminó de hundir suficientemente España en su mandato y pretende culminar la obra, introduce un perfeccionamiento en el postulado del Sobresueldos: debe gobernar no la lista más votada, sino la coalición que obtenga más apoyo parlamentario. El caso es el mismo: Sevilla supone que esa coalición será la suya pero su inmarcesible generosidad y sentido de la justicia lo llevaría a formular igual deseo, aunque no beneficiara en particular a su partido.

En realidad, no se sabe qué admirar más en ambas propuestas si la caradura de quienes las hacen o su creencia de que las gentes somos idiotas, que viene a ser lo mismo. La Constitución que estos dos frescales dicen respetar en grado sumo ya prevé que gobierne la mayoría electoral y/o parlamentaria. ¿En dónde, pues, está la novedad? Sencillo: en que, cuando esa mayoría electoral y/o parlamentaria no alcanza a ser la mayoría absoluta, los otros parlamentarios que sí la alcanzan, pueden plantear una moción de censura y echar al gobierno. La novedad reside en que los dos pájaros lo que están proponiendo es que los parlamentarios se comprometan a no hacer uso de un derecho que la Constitución les otorga. Algunos, incluso, creemos que no solo es un derecho, sino un deber de la oposición el derribar al gobierno si puede. Eso es la democracia.

Lo que no es democracia es emascular la Constitución (que bastante raquítica es) para ocultar que estos inútiles -pagados a cuerpo de emperador con dineros públicos- volverán a ser incapaces de constituir gobierno y lo que quieren es ocultarlo para no verse obligados a la vergüenza de unas terceras elecciones.

Para ocultar que, además de unos ineptos, son unos tramposos.

domingo, 24 de abril de 2016

Cuatro meses a la bartola

Me acuerdo de los meses entre el 27 de septiembre de 2015 (últimas elecciones autonómicas/plabiscitarias de Cataluña) y los primeros días de enero de 2016 en que se compuso gobierno catalán in extremis, con la retirada de Artur Mas en el ultimísimo momento. ¡Cuántas risas se echaron los comentaristas de la corte a cuenta de la segura incapacidad de los catalanes de constituir un gobierno! ¡Cuánta mala leche en los vaticinios! ¡Cuántos chistes sobre la incompetencia de los independentistas para llegar a acuerdo alguno!

Hoy hay un gobierno en Cataluña con mayoría absoluta en el Parlament y una hoja de ruta clara y precisa hacia la independencia, mientras que en España, después de cuatro meses de negociaciones, no hay nada, ni pinta de que vaya a haberlo en un futuro a medio plazo. El ridículo de los partidos españoles ha sido inmenso: cuatro meses de vacío de poder para provocar otro vacío de poder de otros cuatro meses.

Volvemos enseguida sobre los partidos. Entre tanto, ¿qué me dicen del Congreso? Constituido en tiempo y forma, ha sido incapaz de conseguir que el gobierno dimita mediante una moción de censura. Ha fracasado  en su labor de control y oposición. Ha incumplido su tarea. Ha demostrado no servir para nada pues la situación de interinidad. No puede obligar al gobierno a comparecer, ni siquiera cuando, como es el caso, se declara en rebeldía.

Con este Parlamento se percibe claramente la tomadura de pelo de los partidos. Ninguno de ellos ha hecho un movimiento conducente a formar gobierno, salvo la alianza de C's y PSOE que, no sumando los votos necesarios, tampoco consiguió atraer a nadie más. El PP  no ha hecho nada, salvo pedir su apoyo al PSOE sin ofrecer nada tangible a cambio, por ejemplo, la retirada de Rajoy porque lo que verdaderamente le importa es el horizonte penal de varios altos miembros del PP, empezando por el de él mismo. La dicha retirada hubiera, quizá, permitido algún acercamiento con C's, pero tampoco sumaría mayoría absoluta. No siendo esta, no hay otra fórmula ganadora que la Gran Coalición, asunto literalmente impensable. El PSOE ha cubierto el expediente, sosteniendo que su pacto previo con C's no le permitía muchas alegrías.  Podemos arrancó la situación proponiendo medidas teniendo en cuenta sus exclusivos intereses y pensando, más que nada, en imposibilitar toda coalición e ir a nuevas elecciones pero que pareciera que las provocaba el PP.

En estas condiciones, no hay ninguna seguridad de que el resultado de las elecciones no sea similar al que hay ahora, lo que provocaría un  bucle muy peligroso para la gobernación del país. Parece que el electorado se ha dado cuenta de esto y comienza a cuestionarse la situación y a concentrar los votos en C's y PSOE. Como era lógico, viendo las circunstancias. Si se repiten los comicios, el mensaje de Podemos y C's serán muy claros: hay nuevas elecciones porque el PP y Podemos han obligado a ello. Es comprensible que, para evitar esta mala fama, los de Podemos traten ahora desesperadamente de confluir con quienes hace medio año solo les merecía desprecio, IU. Pero es obvio que no va a salirle porque el lastre ahora en unas elecciones ya no es IU sino el propio Podemos, cuya capacidad de fragmentación es superior a la de IU.

De hecho, se trata de cuatro meses de inactividad y descanso que los partidos pueden aprovechar muy bien para ejercitarse algo más en el análisis político. 

viernes, 8 de abril de 2016

El pito del sereno

Estos del Parlament tienen dos cosas que faltan en el orgulloso cogollo mesetario: ideas claras y sentido del humor. No crean que son tan dispares. Las ideas están claras: el Parlament se reafirma en la declaración independentista del 9 de noviembre pasado. Quiere la independencia. Pero no aturulladamente, así que la cámara ha votado afirmativamente la propuesta de la CUP, pero quitándole dos astas peligrosas que podían dar pie a que las autoridades españolas empurasen a los votantes por incitacióna la desobediencia, o sedición. Una, el propósito de no obedecer las decisiones de las autoridades legales españolas y otra el de inducir a los funcionarios armados de la Generalitat a no realizar las funciones que esas autoridades les encarguen. Supongo que desde el exaltado punto de vista de la CUP, esta prudencia demuestra el carácter burgués y timorato de los otros independentistas de ERC y CDC. Es posible. Todos tienen sus puntos de vista y el miedo guarda la viña.

Además, la decisión parlamentaria muestra sentido del humor. El Tribunl Constitucional había anulado la primera declaración independentista del 9 de noviembre y ahora tendrá que anular está también y por los mismos motivos, porque el Parlamento ha decidido ignorar la presencia del dicho Tribunal. Puede parecer un poco estrafalario que un Parlamento ignore un Tribunal Constitucional. La verdad es que ese Tribunal Constitucional en concreto no goza de especial simpatía ni autoridad o prestigio en Cataluña. Su actividad se ha limitado a cumplir diligentemente los deseos del gobierno que, careciendo de iniciativa política frente al nacionalismo catalán ha preferido hacer como que judicializaba el conflicto, lo cual es falso porque el Tribunal Constitucional no es un órgano judicial, sino político.

El sentido del humor de los parlamentarios catalanes que, al parecer, se toman las decisiones del dicho tribunal por el pito del sereno, adquiere su auténtica dimensión cuando se observa que, a diferencia del catalán, el Parlamento español ve con gran respeto el Tribunal Constitucional y acude a él en un conflicto de competencias con el gobierno central que, a su vez, se toma el Parlamento por el pito del sereno y sabe que ese conflicto no va a parte ninguna porque el Tribunal Constitucional imparte la justicia que place al príncipe.

Porque, en el fondo, el Parlamento y el Tribunal Constitucional españoles son dos pitos del sereno.

sábado, 26 de marzo de 2016

El 15M "no nos representaban". ¿Y ahora sí?

Pues no, tampoco. Ahora incluso menos. Recapitulemos: el gobierno desprecia al Parlamento, se niega a comparecer y rendir cuentas, se ríe de la soberanía popular, hace un corte de mangas a los diputados y sigue desgobernando el país a su antojo, justificando -o beneficiándose directamente- del expolio general a manos de la asociación de presuntos malhechores que llaman Partido Popular.

Y, frente a ello, ¿qué hacen los representantes del pueblo?

De los 350 diputados del Congreso, los 123 del PP, no cuentan a estos efectos. Su función es aplaudir todo lo que haga su gobierno. Incluso si les ordenara tirarse a un río lo harían siempre que fuera el Manzanares, claro.

Pero ¿y los demás? ¿Los 69 de Podemos y confluencias? ¿No dicen ser los herederos del 15M, del no nos representan? ¿No iban a cambiarlo todo, a asaltar los cielos? ¿No dicen que han traído aires nuevos, nuevos conceptos, ideas nuevas? Toda esa bambolla ¿consiste en qué? ¿En amamantar un rorro en el escaño? ¿En echar cal viva sobre el de la otra izquierda? ¿En no llevar corbata? Ni uno de ellos ha protestado frente a la chulería del gobierno, ni uno ha planteado decir o hacer algo en representación de la dignidad humillada de sus electores que no los pusieron ahí para callarse mansamente cuando un puñado de macarras decide saltarse la ley. Estos ¿nos representan?

¿Nos representan los dos de IU, uno de los cuales, Garzón, también se apunta en su curriculum siempre llevar el "espíritu del 15M" al Congreso? Su protesta ha consistido en firmar como borregos ese conflicto de competencias que la Cámara enviará a un Tribunal Constitucional presidido por un exmilitante de PP y que le debe su puesto a Rajoy. ¿Estos nos representan?

¿Los 17 independentistas catalanes y los 8 del PNV y Bildu? Estos dirán que el asunto no reza con ellos porque se trata del Parlamento de un país vecino. Vale pero, entonces, ¿qué pintan en él? ¿Representan algo? Si no, ¿por qué no se van? Si sí, ¿van a tolerar que un puñado de forajidos se ría de ellos?

Entre los 90 del PSOE, además de los paniaguados de siempre, dispuestos a hacer lo que se les ordene sin preguntar, hay algunos -lo sé porque los conozco- sensibles a la dignidad del cargo que tienen y leales a la voluntad de las gentes que los ha votado. O esos alzan la voz en defensa de la democracia o irán a sumarse a los que no representan a nadie.

Hasta los 40 de Ciudadanos tienen ahora la ocasión de demostrar que sus discursos regeneracionistas de la democracia significan algo.

Que firmen todos una moción de censura a este gobierno de tiranos de vía estrecha y lo depongan sin ceremonias. Luego, si los "representantes" son incapaces de ponerse de acuerdo para que permanezca el gobierno de la moción, que se limite a convocar elecciones anticipadas cuando se juzgue oportuno. ¿O es tal la cobardía de esta gente que van a dejar que sea un gobierno en rebeldía el que convoque las elecciones?

La historia está llena de ejemplos edificantes de cómo los parlamentos supieron estar a la altura de su misión y poner coto al poder despótico de los gobernantes: el Parlamento inglés durante la revolución del siglo XVII ejecutó al Rey/tirano, Carlos I. El Parlamento francés, en la revolución del XVIII ejecutó al Rey/tirano Luis XVI. Por no citar más que los ejemplos más señeros. En otros países, como siempre.

Este Parlamento es incapaz de hacer frente a un gobierno que se ha declarado abiertamente fuera de la ley.

No sé si los representa a ustedes. A mí, no.

viernes, 25 de marzo de 2016

Un gobierno de macarras

El final del mandato del Sobresueldos está siendo tan estrambótico y pintoresco como su comienzo, cuando aparecía en plasma  jurando que es una persona honrada que no está en política por dinero, aunque ha demostrado fehacientemente que no está por otra cosa tanto para él como para sus allegados, sus familiares, su mismo padre, sin ir más lejos.

Esta vergüenza de presidente se ha pasado los cuatro años de la legislatura haciendo y diciendo disparates y tonterías, amparando la corrupción en todas sus manifestaciones, obstaculizando la acción de la justicia siempre que ha podido, dando pruebas de una catalanofobia de psiquiatra que ha hecho más en favor del independentismo que todos los alegatos de ERC.

Cuatro años gobernando por decreto, ignorando al Parlamento, engañando y mintiendo sistemáticamente en todas sus comparecencias públicas, un embustero compulsivo y un hombre cuya palabra no vale nada.

Ahora, para rizar el rizo, se ha declarado en rebeldía frente al Parlamento. Ya pueden los diputados poner en marcha los mecanismos reglamentarios a su alcance para reclamar su presencia a rendir cuentas, como es su obligación. No piensa hacerlo. No reconoce autoridad al Parlamento para controlar su acción de gobierno porque acaricia la idea de que, con un poco de suerte, acaban nombrándolo dictador perpetuo, que es lo que le gustaría.

Con todo, lo importante de este percance no es que el sobresueldos con su comportamiento de macarra, muy al estilo de la época y de su gente (basta ver una comparecencia de su portavoz, Hernando), se haya declarado en rebeldía; lo importante es que los diputados están aborregados y son incapaces de reaccionar. 

Parece mentira que los representantes, con una abrumadora mayoría en contra del PP, no se atrevan a  adoptar una actitud más enérgica frente a la evidente desobediencia del gobierno que plantear un conflicto de competencias ante el Tribunal Constitucional, presidido por un exmilitante del PP que le debe el puesto a Rajoy. Con ese recurso cubrirán el expediente, pero el gobierno del sobresueldos seguirá tratándolos como siervos o esclavos, sin derecho a reclamar nada.

Si los parlamentarios tuvieran un poco de coraje y apreciaran la relación que los une con sus votantes, plantearían una moción de censura a este gobierno de macarras. Es fácil de presentar y fácil de sacar adelante por mayoría absoluta en la Cámara. 

Digno colofón de una legislatura vergonzosa:  con un presidente declarado persona non grata a todos los efectos por el órgano depositario de la soberanía popular.

martes, 22 de marzo de 2016

Parece mentira

Y dan ganas de llorar. A tres meses de las elecciones generales y veinte días de la primera investidura fracasada estamos igual que entonces. O peor, porque queda menos tiempo. No hay negociaciones. Hay bravatas, amenazas, burlas. Pero no negociaciones, ni principios de acuerdos. Y muchos se preparan para las nuevas elecciones que se convocarán automáticamente el 2 de mayo y se celebrarán en junio.

Realmente parece mentira. La dirigencia política española es un espectáculo de pura incompetencia. Porque si no hubiera acuerdo en la prioridad de preferencias, podría comprenderse esta parálisis en la que los líderes no negocian, ni se hablan. Sin embargo, el orden de prioridades está claro para todos ellos: hay que echar a esta banda de ladrones antes de que termine de expoliar el país. La Gürtel, la Púnica, Taula, Valencia, Matas, son jalones de una aventura colectiva: una serie de amigos montó una organización para delinquir y le llamaron "partido político", en concreto, Partido Popular. Ese partido que, según Aznar era incompatible con la corrupción y ha resultado sr la corrupción misma, viene desgobernando y esquilmando el país desde hace años, arruinándolo al extremo de que, como sucede en Valencia, la gente tardará decenios en pagar la deuda pública. Hay que echarlos como medida urgente y categórica. No se puede permitir que sigan corrompiéndolo todo y en todos los órdenes. No se puede tener un presidente del gobierno, condensación suma de la inepcia, que es el hazmerreir en el exterior y en el interior.

La necesidad de liberarse de un gobierno de apandadores, de expoliadores de lo público, de arruinadores de la gente tendría que haber provocado ya la formación de una gobierno de coalición de una u otra forma. Pero no es el caso. Y sigue al mando un personaje que debía haber dimitido hace años y que ahora, a mayor abundamiento, lleva su actitud tiránica al extremo de declararse públicamente al margen de la fiscalización parlamentaria. Más o menos, un grupo de forajidos.

Ese es el objetivo prioritario número uno. El que domina todo lo demás con carácter de urgencia. Ni un minuto más con esta sarta de sinvergüenzas que siguen riéndose de la gente en sus barbas a base de embustes, patrañas e insultos. Individuos de la catadura de Cospedal, Barberá, Hernando y, por supuesto, el propio Sobresueldos que no podrían aparecer en público en ningún país civilizado de nuestro entorno.

Y los políticos de la oposición son incapaces de ponerse de acuerdo ni para encontrar una solución urgente y transitoria, con la finalidad de echar a Mariano Garrapata como medida inexcusable si se quiere que el país empiece a recuperarse de estos cuatro años alucinantes de saqueo, represión e imbecilidad. Luego ya se vería qué alcance tendría la posible alianza. Es tal la parálisis que, ante la última provocación de los forajidos, ni siquiera se atreven a presentar una moción de censura.

Y tampoco es tal la hipotética variedad de opciones que paralice y/o suspenda el ánimo porque no hay más que tres posibles (con variantes menores): 1ª) Gran coalición PP y PSOE; 2ª) coalición "ucedea", PSOE y Ciudadanos con abstención de Podemos; 3ª) coalición izquierdista (PSOE, Podemos) con la abstención de Ciudadanos. Por supuesto, cada maestrillo tiene su librillo y cada analista tendrá unas preferencias sobre otras. Desde siempre, la preferencia de Palinuro ha sido el "bloque de la izquierda" (PSOE, Podemos, IU e indepes catalanes), pero no se le oculta que la coalición "ucedea" también consigue el objetivo estratégico de echar a estos sinvergüenzas. Y, en la medida en que lo consiga, bienvenida sea. 

Lo que es absurdo en que ninguna de ambas posibles coaliciones cuaje pudiendo hacerlo cualquiera de las dos. Absurdo y descorazonador porque quiere decir que sigue habiendo actitudes viscerales, venganzas, personalismos. Sin duda, llama la atención qué sometido al parecer del IBEX35 está Ciudadanos, pero no más de lo que parece estar Podemos por las obsesivas vendettas de Anguita.

El PSOE se deja querer por ambos lados, aunque no pueda mirarlos como si hubiera una simetría y él fuera imparcial. No lo es. No lo es nadie. Y es lógico que las razones que se aducen en las alianzas sean de peso distinto y así se entiendan. De forma muy complicada por lo que los vetos jamás serán admisibles. Es verdad que el veto de Podemos al pacto del PSOE con Ciudadanos no es de recibo. Pero el PSOE no puede presumir cuando, él, a su vez, tiene vetado al PP (y hace bien, por cierto).  Y Ciudadanos, a su vez, a Podemos con quien asegura no poder ir en el mismo barco. Todos se vetan a todos, cada uno a cada uno. 

En definitiva, la prioridad de la preferencia es tan inexcusable que no se entiende cómo no se ha llegado a alguna, la que fuere. De forma que casi podría echarse a suertes. Donde no hay necesidad, el azar es lo más inteligente. 

Pero lo  esencial es quitarse esta plaga de encima.

miércoles, 16 de marzo de 2016

¿Se puede ser más cobarde?

El rebaño de mansas ovejas baladoras llamadas diputados acaba de descubrir lo que todos sabíamos hace días: que el gobierno se ha declarado en rebeldía frente al Parlamento. Bien, que un gobierno de presuntos ladrones, franquistas y meapilas ignore al Parlamento no es nada nuevo. Lleva cuatro años haciéndolo con su mayoría absoluta. Está en la naturaleza de las cosas que los fascistas desprecien la representación popular.

Lo asombroso es la reacción de los diputados. Aterrorizado, el presidente de la Cámara escribe un abyecto ruego a la ratita hacendosa que funge de vicepresidenta del gobierno pidiéndole que "reconsidere" su actitud. Sobra decir que esta vicepresidenta, que lo que tiene de soberbia lo tiene de ignorante, contestará con un par de estúpidas leguleyerías.

En previsión de ello, el portavoz de los socialistas, Antonio Hernando, otro pusilánime, como su secretario general, que ha aprovechado para esconderse, amenaza con un conflicto de competencias ante... el Tribunal Constitucional. Sí, ese órgano sin prestigio ni autoridad, poblado de individuos complacientes con el príncipe y presidido por un antiguo militante del partido del gobierno.

Esto es una pura vergüenza y una humillación al conjunto del electorado. Si no tenéis coraje para poner a los fascistas en su sitio, idos a vuestras casas y no pidáis nunca jamás el voto a quienes os hemos puesto ahí creyendo que érais personas rectas y valerosas. Sánchez, Iglesias, Rivera, por si no lo sabéis, detrás de vosotros hay millones de personas esperando que cumpláis con vuestro deber y hagáis frente a esta provocación de franquistas, que no os arrodilléis ante este golpe de Estado perpetrado por un puñado de granujas, dirigido por un presunto mangante y que han decidido romper el Estado de derecho.

Presentad ya una moción de censura. Demostrad que tenéis el valor que se os supone y merecéis el salario que os pagamos.

Si no lo hacéis seréis cómplices de esta última ignominia.

martes, 15 de marzo de 2016

Moción de censura

Palinuro pasó buena parte de la legislatura anterior pidiendo a la oposición una moción de censura contra este gobierno inenarrable de corruptos, neofranquistas e ineptos. Pero no lo consiguió. La oposición mayoritaria (PSOE) en aquella legislatura era un puñado de cobardes y medio cómplices con las barbaridades del gobierno contra la gente. Para ocultar sus miedos, algunos decían que era inútil presentar una moción de censura (MC) porque se perdería al tener el PP mayoría absoluta, como si no fuera evidente que la importancia de la MC no era que se ganara, sino que se pudiera hablar al país con un discurso nuevo y poner en evidencia al Sobresueldos.

La diferencia con la situación actual es que hoy la MC se gana si, como es de esperar, se presenta ya, proponiendo como presidente a Pedro Sánchez (el que suscita mayor consenso) con el acuerdo de PSOE, Podemos, C's e IU, en total, 201 diputados. Si de verdad, los cuatro grupos quieren poner término a esta vergüenza internacional, con el okupa de La Moncloa, basta con que firmen la moción y, con 201 diputados, Mariano Garrapata tendría que ir a presentar su dimisión al Rey y Sánchez quedaría automáticamente nombrado presidente del gobierno. Sería el comienzo de la regeneración de España. Los pactos para la gobernación podrían venir después y hasta resultarían más fáciles. Pero first things first: librar al país de esta peste de presuntos malhechores.

Porque ese comienzo de regeneración democrática no es creíble mientras el turbio personaje, cobrador de sobresueldos, siga maltratando la lengua y diciendo disparates, okupando La Moncloa. Por el bien de todos, incluso de él mismo, cuanto antes se vaya a ocuparse de su futuro procesal, mejor. Habiéndose descubierto un escandalazo de blanqueo de capitales en el PP valenciano, se entiende que el apoyo del PP en esta comunidad anegada de latricinio y corrupción, fue decisivo para que Rajoy ganara un dificil congreso del PP y la nominación a candidato a la presidencia del gobierno y se entiende que esto lo ha dejado hipotecado de por vida a esta banda de presuntos delincuentes.

¿Motivos para presentar la MC? Que el okupa de La Moncloa y Maribárbola, la ratita hacendosa, han decidido declararse en rebeldía y no dejarse fiscalizar por el congreso. Un gobierno en un Estado de derecho que no responde ante el órgano de la soberanía popular porque no le da la gana. Tal es, en definitiva, la "razón" que estos neofranquistas aducen para no respetar las normas mínimas de la democracia parlamentaria en donde no hay nadie por encima del Parlamento.

Está bien que los diputados se pongan de acuerdo para exigir la rendición de cuentas del gobierno ante el Parlamento, pero conviene no darse por satisfechos con esta medida parcial por naturaleza. El gobierno de Rajoy está en rebeldía frente al Parlamento y el Parlamento debe destituirlo ya, sin más explicaciones ni premisas. Si él no se retira voluntariamente porque no está en la naturaleza de las garrapatas renunciar a su presa, oblíguesele por decisión de la mayoría absoluta del Congreso. De este modo, el Parlamento recuperaría algo de la dignidad perdida durante cuatro años de sumisión a las arbitrariedades de una mayoría absoluta de neofranquistas.

domingo, 13 de marzo de 2016

El desastre hispánico

A casi tres meses de las elecciones del 20 de diciembre y diez días del fracaso de la investidura de Pedro Sánchez, España sigue sin gobierno y las cosas están como al principio. O peor, porque ahora ya se ha comprobado la inviabilidad de las opciones más habituales sin que las hipotéticas alternativas tengan mejor pinta. Aquí mi artículo para elMón.cat sobre esta situación sin salida, este impasse en que se pudre el sistema político de la tercera restauración borbónica. Suficientemente claro está ya que los partidos de la oposición son incapaces de hacer el trabajo por el que los pagamos. Los diputados con tal cobrar sus fantásticos salarios, sus subvenciones, subsidios y prebendas de todo tipo y, según parece unos subsidios de paro alucinantes, se dan por contentos y no quieren saber nada más del Parlamento. Es tal su falta de valor y de dignidad que, aunque el gobierno del Sobresueldos ha perdido su mayoría parlamentaria y se encuentra en minoría, se declara en rebeldía frente al Parlamento y se niega exprofeso a que este lo controle o fiscalice con especiosas razones de sofista. Es decir, es tal su falta de valor y dignidad que no se atreve a poner al gobierno en su sitio. No se atreve a presentarle una moción de censura. Los únicos que saben lo que hacen y siguen con su trabajo en pro de la independencia son los catalanes. Los españoles no saben ni en dónde están.

Aquí, la versión castellana:

Y la nave va.

Mientras el Parlamento catalán trabaja discretamente en el marco normativo que ha de hacer efectiva la desconexión llegado el momento, el conjunto del Estado aparece paralizado por la falta de gobierno. Una situación que fue previsible cuando, a raíz de las elecciones del 20 de diciembre quedó claro que en España, se abriría un periodo de incertidumbre en el cual el tradicionalmente torpe aparato del Estado tendría dificultades añadidas para reaccionar porque, por falta de liderazgo, no sabría en qué dirección. Esa oportunidad fue un cálculo añadido que aceleró el acuerdo entre los independentistas catalanes para la formación de un gobierno. Un gobierno que aprovechara el vacío en el centro mismo del poder, hoy impotente. Y es lo que está haciendo.

La parálisis, el desconcierto, la incertidumbre del Estado con la monarquía a la cabeza resultan patentes: un gobierno en funciones, sin legitimidad ni autoridad, literalmente comido por la corrupción, pero que se niega a marcharse y cifra su esperanza de continuidad en la superior incompetencia del resto de las instituciones. El ocupante accidental del poder, además pretende actuar libre de todo control parlamentario aduciendo sofismas seudojurídicos para justificar su pretensión de gestionar el gobierno de modo dictatorial. Rajoy no quiere dar explicaciones que repugnan a su autoritarismo franquista y porque es incapaz de hilar dos frases en su idioma materno que tengan un mínimo sentido. De este modo, el panorama político estatal, a casi tres meses de las elecciones y diez días de la votación de investidura es de putrefacción, una verdadera necrosis del sistema político de la tercera restauración borbónica.

La oposición parlamentaria mayoritaria, consumida por una inopia y una inactividad frenéticas no consigue articular una opción de recambio que podría clarificar la situación y sanear la podredumbre en un abrir y cerrar ojos. Con algo de sinceridad y sentido común, así como voluntad real de cambio, con menos narcisismo y una actitud menos engreída, los diputados de PSOE, Podemos, Ciudadanos e IU podrían llegar a un acuerdo que sumaría 201 escaños para librar al país del peso muerto de este gobierno de ineptos, apoyado en un partido presunta asociación de malhechores. Es más, de hacer caso a los delirios españolistas de Felipe González, que no ve diferencias entre Podemos y el PP a la hora de los pactos, la suma alcanzaría los 324 escaños. ¡Esa sí que sería una mayoría absolutísima que solo dejaría en las tinieblas exteriores a los diputados nacionalistas, especialmente a los catalanes! Por fin el sueño de un Parlamento que representara a los españoles y mucho españoles y redujera a Cataluña a la irrelevancia, a punto de que el procónsul Albiol suspendiera la díscola autonomía catalana.

Esta opción, sin embargo, es irrealizable porque hasta los neofranquistas tienen sentido del ridículo. Pero podría ponerse en marcha una coalición de izquierdas entre PSOE, Podemos e IU (161 escaños) que disfrutaría de una mayoría absoluta razonable de 178 diputados si aceptara algo tan democrático como el referéndum de autodeterminación de Cataluña. Tanto DiL como ERC han explicitado su voluntad de apoyar ese gobierno español de izquierda si acepta el referéndum. ¿Por qué no se hace y se sale de una vez de este marasmo de corrupción e inactividad en España? Porque el PSOE no quiere y, aterrorizado Sánchez ante la posibilidad de que los elementos demócratas y de izquierda de su partido (que los hay) lo empujen hacia el acuerdo con Podemos y los independentistas catalanes, ha decidido vincular cerradamente su destino con el de Rivera del mismo modo que Ulises se hizo atar al mástil del navío para resistir la seducción de las sirenas. De los independentistas catalanes el mucho español Sánchez no quiere ni el apoyo.

Pero, quiéralo o no, se lo han ofrecido. Nadie puede acusar a los independentistas catalanes de no colaborar lealmente a la gobernación del Estado y de no hacerlo en concreto en favor de un gobierno de izquierda. Pero lo que no pueden estos hacer es, además, dar clarividencia, determinación y audacia a los líderes españoles responsables de las decisiones que han de tomarse y que, a todas luces, obsesionados con mirarse el ombligo socialdemócrata o podémico, carecen de ellas.

Resultado: nadie hace nada y la situación se deteriora día a día. Basta ver el profundo descrédito en que está sumida la monarquía, con un rey emérito, gigoló septuagenario on the run, una hermana del Rey que lo que tiene de infanta lo tiene de tonta acusada de varios delitos y una pareja real cultivando las amistades de hampones de guante blanco según las tradiciones de la familia. Ni la cerrada defensa de los medios cortesanos y los partidos dinásticos consigue evitar que la verdadera miserable naturaleza de la monarquía sea visible a los ojos de todos cuando invoca la mierda que lleva en el alma.

Solo la nave catalana va, con la sala de máquinas funcionando a todo rendimiento aunque en sordina, por no despertar las suspicacias de los últimos del imperio desde sus decrépitas almenas. Y va hacia la república catalana, el único programa político vivo y prometedor en este mar de los sargazos del Estado español.

Por no ser capaz, la oposición española ni siquiera lo es de defender los poderes y competencias del Parlamento frente a la usurpación del gobierno y de ponerse de acuerdo para presentar una moción de censura que libre al país de este puñado de indeseables.

sábado, 12 de marzo de 2016

El okupa de La Moncloa, se declara en rebeldía

Ya solo le falta decir que gobierna porque le sale de las gónadas, que no le da la gana rendir cuentas a nadie y que, como nos descuidemos, él y la banda de presuntos ladrones que dirige, establecen una dictadura porque sí. Es puro estilo Rajoy el de los sobresueldos, que no sabe ni hablar su propia lengua pero sí retranquearse en la poltrona, marrulleando, mientras sus mandados salen a dar la cara por él.

El jueves fue un petimetre secretario de Estado a anunciar en sede parlamentaria que Mariano Rajoy no piensa comparecer porque, al estar en funciones, no tiene por qué dejarse controlar por este Parlamento. Ayer, viernes, fue la ratita hacendosa, la que, con la sabiduría que da ser abogada del Estado, hiló una sarta de sofismas y patrañas para justificar la rebeldía del gobierno y su manifiesto golpe de Estado al negarse a comparecer en el Congreso. El argumento es el mismo que el del cuentista del jueves: este Parlamento no ha dado su confianza al gobierno y, por tanto, no puede controlarlo. Y, como elemento de peso, añadía que en ninguna Comunidad Autónoma en que se ha dado situación similar se ha controlado parlamentariamente al gobierno saliente y/o en funciones. Como si esos ejemplos quisieran decir algo. Como si el hecho de que en ningún país democrático del mundo un personaje con la ejecutoria de Rajoy podría ser presidente hubiera valido para que tampoco lo fuera aquí

"El Parlamento" decía la acrisolada doctrina constitucional británica, la más sólida y respetable del mundo, "puede hacerlo todo excepto convertir un hombre en una mujer". Y como hoy eso ya es también posible, se sigue de ello que el Parlamento puede hacerlo todo, porque es el órgano supremo de poder del Estado. Por supuesto que puede controlar al gobierno, a cualquier gobierno, esté en funciones o de vacaciones o mangoneo, como está este desde que empezó su tarea de demoler España cuatro años antes. Le basta con dar las órdenes oportunas, incluido el gobierno, que ha de acatarlas y cumplirlas.

El Parlamento hace y deshace la ley, ¿sabe, señora abogada del Estado? Y en nuestro Estado rige el principio del imperio de la ley. Nada por encima de la ley; todo por debajo, incluido su "gobierno en funciones" que, según usted, solo puede ser controlado por los tribunales. Por supuesto, para lo que haga mal penalmente, que también lo habrá. Pero es controlable políticamente también por el Parlamento. Basta con que en este haya, por fin, una oposición digna de ese nombre, una oposición de gente con principios, responsabilidad y determinación, capaz de llamar a capítulo a esta banda de presuntos malhechores sin contemplaciones. Una oposición en serio y no la manga de inútiles acobardados que hubo en la legislatura anterior, capitaneada primero por el reaccionario Rubalcaba y luego por este Sánchez que no se atrevió a rechistar ni a presentar una moción de censura.

Es de esperar que los diputados del PSOE, de Podemos, de C's, pero también los demás, todos los que no sean del PP (incluso deberían sumarse algunos del PP, si tuvieran agallas) reaccionen como manda la costumbre parlamentaria de una democracia digna de ese nombre. Es de esperar que demuestren a este hatajo de sinvergüenzas y pillastres que quiere irse de rositas sin rendir cuentas a nadie quién manda aquí y que no es el hombre de los sobresueldos y sus cuates apandadores sino el Parlamento, depositario de la soberanía nacional y representante de todo el pueblo.

Y ¿saben cómo? Muy sencillo: presentando ahora la moción de censura que la oposición no tuvo valor de presentar en la legislatura anterior. De ese modo y, por decirlo a la pata la llana, se hace una carambola: se compone por fin gobierno para sacar al país del atolladero en que está y nos libramos de esta Mariano Garrapata de una vez. El trámite es muy simple: PSOE, Podemos y C's se ponen de acuerdo en firmar y presentar la moción de censura. El único requisito es proponer un presidente de gobierno que, como es lógico, debe ser Pedro Sánchez. Cinco días más tarde se debate la moción, se gana por mayoría absoluta y Mariano Rajoy tiene que presentar su dimisión al Rey. De esta forma nos ahorramos la agonía de unas negociaciones que, dada la manifiesta falta de competencia de nuestra clase política, es poco probable que lleguen a buen puerto.

viernes, 11 de marzo de 2016

Engaños del poder

Los análisis políticos suelen ser muy ideológicos, pero también pueden ser puramente lógicos. Es cuestión de ver lo que hay y no lo que uno quiere que haya.

Mariano Rajoy no quiere someterse al control del Parlamento. Es lógico para alguien que no lo ha hecho en los últimos cuatro años ya que su mayoría abolutísima lo liberó de esa tortura democrática y la inutilidad de la oposición en la oposición hizo el resto. Y ello sin contar con su comprobada tendencia a la holgazanería. Pero esta lógica, siendo humana, no es admisible porque falta a la lógica institucional. En un sistema parlamentario ningún poder del Estado puede estar libre de la fiscalización del Parlamento, que es el órgano supremo de poder. El gobierno no puede decidir por sí mismo sus normas de organización; eso compete al Parlamento. Esa tontería del informante del gobierno de que pedir explicaciones a Rajoy sea como pedírselas a Felipe González da verdadera vergüenza. Felipe González es un ciudadano privado (aunque, como se ve, sigue ganando batallas después de muerto) mientras que Rajoy es el presidente del gobierno. Del gobierno. Y el Parlamento es competente para controlar al gobierno. Al gobierno, esté en funciones, en disfunciones (lo que es más probable) o en su lugar descansen. Es el gobierno y tiene que hacer lo que el Parlamento ordene. Si no fuere así, el Parlamento podrá declararlo en rebeldía y privarlo de sus funciones políticas, además de pedir a los jueces que decreten su prisión.

Los Reyes pronuncian la palabra de seis letras, como su modelo Ubu. Y los cortesanos pierden el culo por recordar que siempre han señalado cuán cercanos, cuán próximos a los ciudadanos, a ti y a mí, al común de los mortales, son los Reyes. Son seres normales, de carne y hueso, como tú y como yo. Y por eso dicen "mierda", como tú y como yo, porque nada humano nos es ajeno. Sí, pero no. La justificación no funciona. La Reina no puede escribir "mierda" se ponga como se ponga. Porque mira el escándalo y eso con trabajo de ocultación cortesana. Los medios, los partidos, no hablan de esto. Eso demuestra que lo de la igualdad es falso. Y es lógico que lo sea: si la Reina es igual a nosotros, a ti y a mí, y al señor de la esquina, ¿por qué es Reina? Claro, esto afecta a la lógica misma de la Monarquia, que todavía tiene menos defensa.

Los diputados cobran subsidios de paro de escándalo. Mato, Madina y los otros sesenta y tantos, si de verdad están en paro, que se apunten al paro, como cada hijo de vecino. Y eso suponiendo que estén desempleados porque toda está gente se mueve en un profuso entramado de amistades, enchufes, influencias, favores mutuos y, si quiere, encuentra trabajo de lo que quiera y, además, sin hacer nada. La política representativa no es un oficio ni un empleo sino un cargo voluntario, no genera relación laboral ni su carencia supone derecho a percibir ningún tipo de subsidio. Y mucho menos esas cantidades desorbitadas con las que vivirían familias enteras. La vida activa de los políticos implica una serie de privilegios y tiene su lógica que también lo implique la vida pasiva. Es logico, por un lado, según la lógica pedestre de que "quien tuvo, retuvo", pero es muy irritante por otro.

Los amigos de Podemos sin saber qué hacer con los pactos. Es muy arriesgado criticar a Podemos, incluso ahora que forman parte del poder y ya no son contrapoder, porque salen los verdaderos creyentes de debajo de las piedras, una horda de fanáticos, a linchar críticos, todos ellos submarinos del PSOE y otras fuerzas del mal. La orden hoy es cerrar filas negando que haya tensiones internas en la organización. Solo que sea preciso negarlas ya quiere decir algo. Pero si se observa que la organización no sabe qué va a hacer con las negociaciones, si seguir con ellas o cortarlas en seco, se echa de ver que esas tensiones internas que no existen consumen muchas energías. Porque todavía han de pronunciarse sobre si aceptan negociar o dan un puntapié al tablero y lo mandan todo a nuevas elecciones. Negociar es lógico; ir a nuevas elecciones, también. Lo que no es lógico pretender ambas cosas al mismo tiempo.

Los del PSOE tienen que decidir entre el PP y Podemos. Al menos, a Felipe González le da igual cualquiera de lo dos. Y es lógico. Para González. Y probablemente para mucha más gente. Pero no toda. Otros encontramos preferible que el PSOE elija a Podemos. También es lógico. Así que, en virtud de esa lógica sería estupendo que hubiera un gobierno de izquierda en España y ya se sabe que tampoco será muy de izquierda. El problema es si lo que quiere Podemos es cargarse al PSOE y no aliarse con él. En ese caso es lógico que vaya a nuevas elecciones. Aunque puede ser la lógica del Rey Creso de Lidia quien preguntó al oráculo en Delfos qué sucedería si cruzaba el Halis y atacaba a Persia, a lo que la Pitia contestó que "destruiría un gran imperio", sin precisarle que sería el suyo. 

Es la llamada lógica délfica.