Mostrando entradas con la etiqueta Retórica.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Retórica.. Mostrar todas las entradas

martes, 26 de marzo de 2013

No se olvide.

La retórica del engaño, la falsedad, la mentira. La retórica de la derecha:

- Finiquito en diferido.
- Denuncias anónimas.
- Aeropuertos sin aviones.
- ¡Que se jodan!
- Franco era socialista.
- Se acabaron las mamandurrias.
- Tres tristes trajes sin pagar.
- El PP es el partido de los trabajadores.
- No entiendo mi propia letra.
- Todo es falso salvo alguna cosa.-
- Haremos una auditoria externa.
- Sepúlveda es funcionario del PP.
- El señor Bárcenas no tiene nada que ver con el PP.
- El PP es incompatible con la corrupción.
- No vi Jaguar alguno en mi garaje.
- El PP es el partido más transparente.
- No tocaré la sanidad ni la educación.
- Bárcenas tenía una simulación de contrato.
- Los profesores son unos vagos.
- Los médicos son unos vagos.
- Los funcionarios son unos vagos.
- Los liberados son unos vagos.
- Los trabajadores son unos vagos.
- Los parados se compran televisores de plasma.
- Los jóvenes emigran porque tienen sentido de la aventura.
- Carromero es un luchador por la libertad.
- La Virgen del Rocío ayudará a mitigar el paro.
- Nadie podrá nunca demostrar que Bárcenas no es inocente.
- Haré en España lo que Camps y Matas han hecho en Valencia y Baleares.
- No a la subida de los chuches.
- El franquismo fue una época de extraordinaria placidez.
- Cuando yo gobierne, bajará el paro.
- Hay que españolizar a los niños catalanes.
- La separación por sexo no es segregación.
- No he cumplido mi palabra, pero he cumplido con mi deber.
- Prohibir el aborto es proteger a las mujeres de la violencia estructural.
- Las mujeres, como las leyes, están para violarlas.
- Hay que modular el derecho de manifestación.
- Los matrimonios homosexuales no garantizan la reproducción de la especie.
- La reforma laboral ha frenado el paro.
- ETA es una gran nación.

lunes, 18 de marzo de 2013

La neofabla de la derecha.

Sendos estupendos artículos ayer en "El País", uno de Soledad Gallego-Díaz y otro de Juanjo Millás, curiosamente coincidentes en el fondo, aclaran muy bien el irritante carácter de la política española recurriendo a la idea de la "neolengua" orwelliana. La instrumentalización y desnaturalización de la lengua por el poder político. Orwell se ganó la inmortalidad al definir con ese término la retórica del poder (especialmente el dictatorial) y al describir su funcionamiento: se retuerce y pervierte el significado de los términos, hasta convertirlos en lo contrario de su enunciado.

- "En realidad", dirá un crítico, "tampoco es para tanto. Al fin y al cabo, es lo que generalmente entendemos por mentir, cosa que se hace en las mejores familias".

- "Ciertamente", respondería Orwell, "pero no basta con mentir. Es preciso que se sepa que es mentira y la gente haya de tragarla como verdad sabiendo que es mentira por imposición de la violencia, la fuerza bruta, la represión. Ese es el punto".

Efectivamente, el punto que tocan los dos artículos citados. Los políticos del PP tienen como norma mentir en público. Y no un mentir de andar por casa sino un mentir patente, clamoroso, descarada negación de la verdad. Algo a lo que no merece la pena contestar porque es obviamente falso, pero que degrada de tal modo el debate público que produce vergüenza. ¿Por qué? Porque es exactamente el método de comunicación del franquismo, que estos del PP llevan en sus corazones. La conciencia de la más absoluta impunidad y la inexistencia de cualquier oposición y crítica permitían que los franquistas mintieran cada vez que hablaban, pues nadie podía contradecirles. Si se pasaba hambre, las despensas estaban llenas; si frío, España rebosaba de producción energética y las sequías eran la obra de la Antiespaña. Les daba igual. Nadie podía decir nada. Y la gente estaba resignada a la idea de que la política y la mentira más desvergonzada eran todo uno.

Estas gentes actúan igual. A diferencia del tiempo de su mentor espiritual, ahora sí se puede decir algo. Decir. Pero no hacer. Aquí solo cabe hacer algo cada cuatro años. Entre tanto, los franquistas saben que pueden mentir impunemente porque si los críticos disponen de unos medios raquíticos para expresarse, ellos tienen una rozagante batería desde la cual sus creadores de opinión, esbirros ideológicos y tertulianos pagados suculentamente con dineros públicos, prolongan la mentira, la reiteran, la convierten en verdad mediante su inverecundia y su machaconeo. Y no solo se trata de un aparato de propaganda tradicional. También lo han adaptado a los tiempos digitales. El PP pastorea rebaños de opinadores, o sea trolls a sueldo, distribuidos por las redes para reiterar sus embustes, ocultar la verdad y atacar a los críticos. Un ejército de granujas de segunda fila, que complementan el trabajo de los periodistas mercenarios y aspiran a contarse entre tales lumbreras. De este modo, con este grado de proteccion, las mentiras y los embustes que sueltan pueden llegar a ser tan desmesurados y estúpidos que suspendan el ánimo. Algunos ejemplos:
  • Declara Cospedal que el PP ha conseguido garantizar los servicios sociales básicos" y eso al día siguiente de que el gobierno, por decreto, haya metido otro bocado al desempleo, dejando sin subsidio a los mayores de 55 años que cuenten con unos ingresos de más de 950€ en el entorno familiar. Es decir, han mermado la renta de las familias otra vez. Sin contar los cierres de servicios médicos, el despido de trabajadores públicos con la consiguiente degradación de los servicios y de la que ya hay en la red testimonios apabullantes. Es decir, garantizar quiere decir destrozar
  • .
  • Manifiesta Floriano que el PP es el partido más transparente de España y el que garantiza las pensiones. El PP, el partido involucrado hasta las cejas en los mayores casos de corrupción de la historia reciente: el caso Bárcenas, la trama Gürtel y los vistosos aledaños de los Matas, las Barberás y, por supuesto, el yerno. El gobierno se ha cargado por decreto el Pacto de Toledo, que es el que garantizaba las pensiones y las ha dejado en el alero y sin fondo de reserva. Es obvio que garantizar vuelve a ser destrozar y transparente quiere decir opaco
  • .
  • Si he de ir a alguna manifestación de Rajoy a la altura de las anteriores, no sabría con cuál quedarme: "No se pueden subir los impuestos en recesión". "No tocaré la sanidad ni la educacion". "No pienso dar ni un solo euro de dinero público a los bancos". Hay tantas que Wikipedia le ha dedicado una página Wikiquote, incluyendo algún que otro célebre lapsus que retrata al personaje en sus delirios y obsesiones, como aquel Quiero transmitir a los españoles un mensaje de esperanza. ETA es una gran nación; España, perdón, es una gran nación. No está claro si España es una nación o un conjunto de ellas, pues hay opiniones en ambos sentidos y en cuanto a lo de gran, pues, en fin, juzgue cada cual en el momento en que la gran Nación teme que se le aplique un "corralito" a lo chipriota. Pero no importa: se suelta la mentira con gran pompa que ya se encargará de repetirla por doquier la caterva de paniaguados del pesebre ideológico.

 
Adelantada de la Cristiandad.
 
Parece que el gobierno ha decidido enviar una copiosa delegación de alto nivel al sacré del Papa. Irán los Príncipes de Asturias, Rajoy, García Margallo, Gallardón, Fernández Díaz con sus correspondientes familiares, séquitos, asesores, guardaespaldas, etc, una tropa que estará alojada dos días en hoteles de alto copete de Roma, a costa del contribuyente, o sea, de usted y de mí que ya no podemos viajar ni a Cercedilla, pero hemos de sufragar estos ridículos dispendios. Añádanse a ello los desplazamientos de las solícitas jerarquías, también costeados por el erario público.

Palinuro no recurrirá al manido al César lo que es del César, etc, pero se permite señalar un punto poco citado: Cristo hablaba del César o de Augusto, mandatarios frugales, no de Nabucodonosor o de Jerjes. Porque la delegación española tiene la vacua pompa y el boato de la de un sátrapa persa. No me extraña que la intensa fe de los ministros de Justicia e Interior los incite a peregrinar a Roma en momento tan señalado. Pero que se lo paguen de su bolsillo pues el Estado español, en principio, no tiene religión. De su bolsillo deben pagárselo asimismo todos los demás acompañantes que no sean el Príncipe de Asturias y el presidente del gobierno, en atención al carácter de Estado que tiene la Santa Sede. La última monarquía absoluta de Europa y el Estado más misógino del planeta.

miércoles, 8 de agosto de 2012

La retórica de la derecha.



La política es muy aficionada a las figuras retóricas, las licencias poéticas, los tropos. Tanto la derecha como la izquierda. Las figuras de la derecha son muy características y dicen mucho sobre quienes las usan. En concreto me referiré a tres muy curiosas, dos metáforas y una cuestión contrafáctica.
Metáfora primera: la familia. Postular la familia como el origen del orden político, del reino, es antiquísimo. Está en Confucio y los legistas chinos, se convierte en doctrina imperante a través de Aristóteles y adquiere forma institucional con el derecho romano de la familia y la figura en torno a la que ha girado el orden político occidental hasta tiempos recientes, la del pater familias. Suele olvidarse que el pensamiento político moderno, nuevo, liberal, que arranca con la doctrina de Locke del "gobierno por consentimiento" se plasma precisamente como crítica de este al hoy olvidado tratado de Robert Filmer, característicamente titulado Patriarcha, or the Natural Power of Kings, que fundamentaba la monarquía absoluta en la figura del pater familias.
La autoridad de la familia llega hasta el día de hoy en el pensamiento conservador que dice  estar dispuesto a todo por protegerla. Rajoy no deja de invocarla para ejemplificar su concepción del sentido común. Cuando recita sus habituales perogrulladas sobre la crisis, nunca falta la referencia a la familia. Él está haciendo con los recortes, dice, lo mismo que hacen las familias que se ven obligadas a reducir sus gastos cuando vienen mal dadas. La comparación tiene una trampa obvia que procede de la distinta forma de entender la familia: ¿alguien concibe una familia que ajuste los gastos a base de quitar el desayuno al niño, suprimir la medicina del abuelo, o arrebatar la beca al joven mientras dedica más recursos a mejorar el campo de golf del padre? No, ¿verdad? Sería inconsistente con nuestra idea de la familia como el territorio de la solidaridad, el sacrificio y el altruismo. Eso tiene que saberlo Rajoy con lo cual es obvio que el empleo de la metáfora es falaz. Los recortes del gobierno recaen sobre los sectores más débiles y desprotegidos porque la sociedad no es una familia sino el ámbito del egoísmo y la insolidaridad. Para que la sociedad fuera como una familia tendría que ser más una comunidad en el sentido de Tönnies o de los comunitaristas actuales, posibilidad que Rajoy, como buen neoliberal, niega tajantemente incluso aunque, en su ignorancia, no lo sepa. En la sociedad rige el principio de que "no hay almuerzo gratis"; en la familia, en cambio, el de que, para algunos, el almuerzo es gratis. Porque la familia es (aunque en muchos casos no sea así) un territorio desmercantilizado. Utilizarla como metáfora para disfrazar unas medidas injustas, insolidarias, abusivas y hasta despóticas es mendaz.
Metáfora segunda: el barco. También metáfora antiquísima. El estado es una nave y el gobernante, el piloto, el que lleva el timón, también llamado gobernalle. La crisis, visualizada como una mar embravecida, ha alentado mucho el uso de la metáfora del navío: todos estamos en el mismo barco, repiten los conservadores, y todos debemos remar en la misma dirección. Sabio consejo, sin duda, si se quiere que el barco se mueva. Pero el problema no está en la conveniencia de remar en el mismo sentido sino en saber si todos reman o si, como el famoso chiste de Quino, solo rema uno, Fernández, y los demás van de guateque. Todos estamos en el mismo barco, pero unos en la sala de máquinas, en la sentina, en la cocina y otros en el puente de mando, el salón de baile o la piscina. Y recordar que compartimos el navío a la hora de pedir a los desfavorecidos que pechen con las deudas y los despilfarros de los afortunados es cínico y desvergonzado.
La cuestión contrafáctica: ¿qué pasaría si...? se la oí ayer a un periodista de Vocento en una increíble entrevista a Sánchez Gordillo en la que solo le faltó llamarlo "ladrón desorejado". Es una figura muy socorrida. ¿Qué pasaría si todo el mundo se llevara el género de los supermercados sin pagar? Hace poco también en Telemadrid, una periodista de derechas se preguntaba escandalizada qué pasaría si todos los mineros se pusieran en marcha hacia la capital para protestar. Son preguntas retóricas que no requieren respuesta; es más, se prefiere que no la haya para que el efecto implícitamente apocalíptico de la interrogación vaya calando en los ánimos. Y, sin embargo, hay una respuesta bien clara y rotunda: ¿que pasaría si todos hurtáramos en los supermercados? Que los supermercados tendrían que contratar seguridad y/o se buscaría con ahínco una fórmula eficaz en contra de la pobreza, la miseria, el hambre. ¿Qué pasaria si los mineros, etc? Que estos tendrían más fuerza en sus reivindicaciones y el gobierno se vería obligado a ceder.
La retórica es una gran ayuda de la política, pero hay que emplearla bien, de forma menos trillada y falta de sinceridad.
(La imagen es una foto de La Moncloa en el dominio público).

martes, 3 de julio de 2012

Una cuestión de crédito.

Según se disipan las sombras que suelen rodear los hechos y dichos de Rajoy vamos viendo qué hubo de verdad y qué de farol en la cumbre comunitaria del viernes y exactamente qué función le correspondió en ella, además de la del pintoresco español que no entiende nada pero habla demasiado alto. Aquella famosa reunión de dura negociación hasta la madrugada no concluyó con una victoria del eje hispano-italiano. Ni siquiera con la del italiano amenazando dimitir. Según los expertos acabó con otra victoria de Merkel pues las cosas siguen más o menos como estaban: no habrá eurobonos "mientras ella viva" y no se comprará deuda pública italiana o española, al menos de momento. Solo se admite la recapitalización directa de la banca pero sometida a vigilancia de un órgano especial de supervisión (o sea, la troika) y con unas contraprestaciones aún por determinar.
Aquí es donde los asesores de Rajoy, al parecer, insisten en que no haga declaraciones pues suelen irritar a los socios comunitarios. Se le autorizan y hasta sugieren proclamas solemnes siempre que sean vagarosas y no comprometan a nada. Así, dice Rajoy que el último Consejo Europeo ha dado una respuesta "clara y rotunda" al principal objetivo común de los Estados que es la "irreversibilidad de la moneda común", como si algo así estuviera a su alcance. Por eso, la página web de La Moncloa titula la información en términos victoriosos: El euro es el gran triunfador de este Consejo Europeo. Sin duda, gracias a la acción de Rajoy.
Por lo demás el presidente del gobierno sigue diciendo a quien quiere oírle que la línea de crédito no traerá contraprestaciones de ningún tipo, prueba palpable de que su contacto con la realidad es problemático o de que vive en un mundo de fantasía infantil en el cual las cosas no son como son sino como queremos que sean.
Hay algo más que su irrefrenable tendencia a la mentira en la actitud de Rajoy; está también su insospechada afición al aislamiento, la ocultación, la soledad casi cenobítica. Es como si padeciera agorafobia. Habla poco y, cuando lo hace, viene siendo de fútbol. Ese persistente silencio, ese no querer responder, ese negarse a comparecer, ese fiarlo todo ciegamente al futuro, delata una personalidad autoritaria, imbuida de un mesianismo ilusorio. Un caudillo, vamos, en una tierra pródiga en ellos. En fin.
(La imagen es una foto de La Moncloa en el dominio público).

viernes, 13 de abril de 2012

Cospedal y Humpty Dumpty.

Los discursos de Cospedal son de ordinario verdaderos monumentos al disparate, falsedades y absurdos tan groseros que uno se pregunta si cree estar hablando para seres racionales o para alucinados como ella misma. Tanto que le viene al dedo la famosa conclusión de Humpty Dumpty en su diálogo con Alicia en el País de las Maravillas. Aunque todo el mundo lo conozca de memoria lo traigo aquí para refrescarla, porque siempre es un gozo leerlo y porque pretendo utilizarlo como medida para calibrar las dos últimas intervenciones públicas de Cospedal. Dice así:


“Cuando empleo una palabra", dijo Humpty Dumpty en un tono bastante desdeñoso, "significa exactamente lo que yo digo que significa; ni más ni menos.

"La cuestión es", dijo Alicia, "si usted puede hacer que las palabras signifiquen cosas tan distintas."

“La cuestión es", dijo Humpty Dumpty, "quién manda; eso es todo".


La cuestión es quién manda. En efecto: eso es todo. Y aquí, de momento, mandan Cospedal y los cospedalianos. Por lo tanto, las cosas significan lo que a ellos les da la gana y ni siquiera tienen que mantener una relación discernible con la realidad. La cuestión es quién manda.

Dice Cospedal: "El PSOE está deseando que España sea intervenida". ¿Pruebas? Ni una. ¿Indicios, citas, declaraciones, escritos, algo? Nada. Cero. Tampoco las tenía cuando acusaba al PSOE de haber montado un Estado policial en España. Para Cospedal no es preciso demostrar las acusaciones. La cuestión es quién manda. Es más, la acusación concreta es un ejemplo de la famosa proyección de la derecha. Era ella quien quería que España fuera intervenida cuando gobernaba Zapatero e hizo lo posible por conseguirlo: Aznar torpedeaba los esfuerzos españoles en el exterior mientras Rajoy y otros equiparaban la nación (la "gran nación") con Grecia. La cuestión es quién manda.

Señala, fieramente orgullosa, Cospedal "que nadie venga a decirnos dónde tenemos que ajustar". Claro que no: vamos nosotros a Bruselas a que nos lo digan y vienen ellos después aquí (aquí están ahora mismo) a juzgar qué tal cumplimos las órdenes y darnos unas palmaditas o unos capones. El orgullo patrio es pura farfolla de colonizado complaciente. Pero... la cuestión es quién manda.

Remacha Cospedal con la firmeza de un martillo pilón que "el peligro de intervención no existe". A ver ¿qué creen ustedes que significa "peligro"? ¿Riesgo? Falso: significa "papagayo". Porque si, como admite la propia Cospedal, están tomándose medidas "excepcionales" en una situación "excepcional" y no es porque hay peligro de intervención, solo puede ser porque los papagayos son coloridos. La cuestión es quién manda.

Según Cospedal, el llamado copago farmacéutico (esto es, el sobreprecio que el consumidor tiene que pagar rascándose el bolsillo igual que cuando te sale al paso el bandolero Roque Guinart, como en el Quijote) es necesario para equilibrar presupuesto y sanear el déficit. Falso. Para lo que es necesario es para que el gobierno de Cospedal empiece a pagar su deuda con las farmacias... con el dinero de los contribuyentes, como Roque Guinart. La cuestión es quién manda.

Por último, lo que hubiera sido una apoteosis final si, en vez de soltarse ante un micrófono en alguna desangelada inauguración, se hubiera declamado en el escenario de La Scala de Milán: La RTVE no es imparcial. ¿Qué creen ustedes, bípedos implumes, que significa "imparcialidad"? ¿Neutralidad, objetividad? Mentira. Significa "noches blancas". Porque si se niega la imparcialidad de RTVE habiendo nombrado director de la TV de Castilla-La Mancha al periodista ideólogo "liberal", o sea, de derecha extrema, Nacho Villa y no teniendo nada que decir respecto a los dos aparatos de agitación y propaganda del PP que son Telemadrid y Canal Nou es porque "imparcialidad" es el íncubo que se aparece a Cospedal en sus noches blancas. Por eso portaba la cruz. La cuestión es quién manda.


La Tuerka es grande


Ayer estuve en el programa de La Tuerka, de TeleK, que me ha parecido estupendo. Creo que me he apasionado un poco. Si alguien se ha sentido ofendido, pido sinceras disculpas. Por la forma, no por el fondo.

(La imagen es una foto de IMG_8727, bajo licencia de Creative Commons).