Mostrando entradas con la etiqueta Símbolos.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Símbolos.. Mostrar todas las entradas

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Retratos a la brasa

Mi artículo de elMón.cat titulado
Tàctica i estratègia.

El lunes, mientras estábamos en el Romea, tratando nuestras quisicosas, unas gentes a las puertas del Parlamento catalán, quemaban fotos del rey mientras que, en el interior, al estar prohibido fumar, tres diputadas de la CUP se limitaban a romperlas. Todo en protesta por el hecho de que, con anterioridad, los mossos d'esquadra hubieran detenido a tres de los cinco activistas que, en fechas pasadas, igualmente metieron la tea a unos retratos del monarca. Los otros serían detenidos por la guardia civil caminera en el autobús que llevaba a un buen puñado de cupaires a Madrid a protestar por las tres primeras detenciones.

Parece que a la gente de la CUP no le gusta el Rey de España. Lo cual no se entiende del todo bien pues, al ser una organización independentista, poco debiera importarle si el país vecino, España, tiene un rey o siete o una calabaza en el trono. Pero le importa y está dispuesta, como se ve, a prenderle fuego, en principio en símbolo. Y eso, gustará más o menos, pero no es delito. No es delito quemar en la calle el retrato de cualquier ciudadano y tampoco el del monarca que, según la doctrina oficial es legalmente igual a aquel y, si este es quemable, también lo será el del rey.

Los retratos, las banderas, las imágenes, son símbolos y tienen el valor que los seguidores o adversarios quieran darles. En principio, quemar los símbolos que un grupo adora es lo mismo que imponer su presencia a quienes los detestan. Tan provocación es lo uno como lo otro. Tan ofendidos pueden sentirse los otros como los unos. No habiendo un daño o perjuicio al bien común o privado objetivo, material, mensurable, el respeto o falta de respeto es asunto de opinión y, por lo tanto, amparado en la libertad de expresión.

En fin, de eso trata el artículo cuya versión castellana sigue:

Táctica y estrategia

“Ninguna oferta de falso diálogo detendrá el proceso”, decía el lunes el presidente Puigdemont en el teatro Romea. Por supuesto que no. Pero hay más, en las condiciones actuales, en las que viene acompañada de un recrudecimiento de la actividad represiva del Estado, toda oferta de diálogo es necesariamente falsa. Decir que se pretende dialogar con quien se persigue judicialmente y se encarcela es agredir doblemente a la otra parte e insultar la inteligencia de los espectadores.

La oferta de diálogo del gobierno viene acompañada de la exigencia de que se abandone la hoja de ruta y se renuncie al referéndum. Como es de esperar, tratándose de franquistas, este gobierno es incapaz de vislumbrar la idea de que dicha exigencia solo empezaría a ser admisible si viniera acompañada de un archivo definitivo de todas las causas judiciales abiertas contra el independentismo. Solo de este modo se establecería una situación de igualdad, requisito imprescindible de todo diálogo. De no ser así, se tratará de un monólogo de “ordeno y mando” inadmisible, por mucho que guste a este gobierno.

¿Qué eso no se puede hacer porque depende del poder judicial que está separado del ejecutivo y el legislativo? La crisis española solo entrará en vías de solución cuando los gobernantes digan la verdad, en lugar de mentir por sistema. En España no hay división de poderes. No la ha habido nunca. Respecto a las relaciones entre el Parlamento y el gobierno (que depende de la confianza de la Cámara) no la hay desde 1978. Lo que había antes no merece ni una mención. Pero tampoco la hay entre el ejecutivo y el judicial desde la victoria del PP en las elecciones de noviembre de 2011. La permanente interferencia del gobierno y su partido en la administración de justicia y la politización de esta lo dejan bien claro. El mismo gobierno que fuerza al Tribunal Constitucional a proceder cómo y cuándo le interesa y moviliza a la fiscalía en contra de sus adversarios políticos, obligándola a “afinar” sus patrañas es el que puede y debe renunciar a estos procedimientos, eliminar la politización de la justicia y proteger a los ciudadanos en el ejercicio de sus libertades y derechos, entre ellos el de libertad de expresión, que incluye quemar las banderas y los retratos que quieran, siempre que, como objetos materiales, sean de su propiedad.

Vamos aquí al meollo de la cuestión en estos días. Muchas buenas gentes censuran la quema de retratos reales porque, dicen, son provocaciones inútiles que proveen de razones al adversario y constituyen errores tácticos puesto que alejan o dificultan los objetivos estratégicos. De ser esto cierto, en efecto, las quemas y roturas simbólicas serían un error. La táctica debe estar siempre al servicio de la estrategia y, si no lo está, si dificulta el logro de esta quizá no solo sea un error sino una maniobra adversa.

Pero eso no es cierto. Los ciudadanos podemos hacer cuanto no esté expresamente prohibido en las leyes y en ningún sitio se dice que no podamos quemar efigies del rey como podemos quemar las de sus servidores y lacayos. Eso solo puede perseguirse a base de invocar principios etéreos, sin duda incluidos en otras normas por lo demás dudosas, que hablen de “ofender” la dignidad real o cosas similares. Dependiendo de consideraciones subjetivas de este jaez y de la sensibilidad subjetiva de los supuestos agraviados, aquí podría penarse todo, hasta la exhibición de esteladas en los balcones o las camisetas independentistas. Y hasta las conversaciones. Y, ciertamente, hasta las ideas.

No será la primera vez en España y ya estaremos como siempre, volviendo a la Inquisición.

Los ciudadanos pueden quemar imágenes del rey porque todos los españoles, según doctrina oficial, somos iguales ante la ley. Igual de quemables también. Eso es algo evidente en sí mismo, tanto como no ver que la propia idea de provocación es interpretable según distintos criterios. Quemar retratos del rey es perseguible, ¿y no lo es colocarlos por doquier para que presidan los actos públicos de todas las corporaciones, aunque estén compuestos por fuerzas republicanas? ¿No lo es que presidan las tomas de posesión de todas las autoridades, incluidas igualmente las republicanas? ¿No lo es que la justicia se administre “en nombre del rey” y no del pueblo o de la recta razón? Obligarnos a todos a soportar la presencia universal de la imagen real no es provocación, dicen los apologetas de la censura monárquica. Solo lo es que alguien la queme o la rasgue.

Obviamente, la enésima aplicación de la ley del embudo que pone en sus términos el valor de la oferta de diálogo del gobierno.

Desde luego estas falsas ofertas de diálogo no detendrán el proceso. Y tampoco lo hará calificar de provocaciones las respuestas populares frente a las provocaciones del gobierno. ¿No quieren ustedes, caballeros, que la gente queme el retrato del rey? No nos obliguen a soportar en todas partes la imagen de alguien a quien no ha elegido nadie y cuya legitimidad descansa en el nombramiento de un militar felón y perjuro muerto hace casi medio siglo.

viernes, 21 de octubre de 2016

Franco se cae del caballo

Recuerdos relámpago de noches en los países comunistas, con derribo de estatuas de Lenin, Stalin... Vaya clima se está gestando en la tercera Restauración que ha resultado ser el postfranquismo o franquismo sin Franco.

Desde el principio del proyecto del Born se intuía que la autoridad municipal estaba errando a modo. Quizá por ingenuidad, con su punto de pedantería. Su intención podía ser buena, pero ha resultado la bondad del Alma buena de Sechuán. Estamos en una democracia moderna, debieron decirse, en una sociedad tolerante, culta, capaz de contextualizar o descontextualizar (que no estoy muy seguro de lo que los mozos proponen) los datos, los personajes y de relativizar las consecuencias del pasado.

Pero he aquí que la gente -esa de la que tanto hablan en Podemos- no está para refinamientos ni deconstrucciones derridanas. No quiere ver la estatua de Franco en las calles, con cabeza, sin cabeza o con tres cabezas, como la Gorgona. ¿Por qué? Sencillamente, porque está en todas partes, en los callejeros, en los nombres de los pueblos, los títulos honoríficos, la fundación de su nombre, el Valle de los Caídos, las misas por su eterna salvación y, si fuera posible, pronta resurrección, los cargos públicos del PP haciendo saludos fascistas, literalmente en todas partes. El dictador que murió en la cama después de cuarenta años de régimen inenarrable que muchos, demasiados, dieron por bueno porque los seres humanos se adaptan a todo, incluso a la esclavitud.

Franco se cae del caballo el mismo día en que el Tribunal Constitucional, algunos de cuyos miembros son aficionados a la Fiesta Nacional, prohíbe prohibir las corridas de toros en Cataluña. Cómo se nota que son todos de la generación del 68. Incidentalmente, un país que llama "Fiesta nacional" a las corridas de toros no está bien de su colectiva cabeza.

Palinuro volverá mañana sobre el derribo del Born porque tiene mucha más miga de lo que parece.

sábado, 9 de febrero de 2013

Adiós a la gran ilusión.

El Partido Comunista francés (PCF) ha suprimido el emblema de la hoz y el martillo de los documentos acreditativos de miembros del Partido de la Izquierda Europea en el que está integrado. Hay intenso debate en el país vecino. Ya puede suponerse que la dirección actual y su secretario nacional, Pierre Laurent, justifican la medida en aras de la actualización, la modernización del mensaje, la necesidad de adaptarse a las nuevas exigencias y otros razonamientos de este tipo. Los veteranos, los comunistas de la línea dura, los nostálgicos de los tiempos dorados de la grande peur de l'après guerre ven un paso más en la amarga pendiente del PCF hacia la irrelevancia política y el olvido. Los diez diputados comunistas hoy en la Asamblea Nacional son el triste precipitado de aquel nutrido grupo de 182 que llegaron a ser en sus años de pujanza. Es un debate inevitable en los procesos de adaptación de las organizaciones sociales a los cambios en la realidad. Cuando se tocan los símbolos, un mundo entero de significados que quizá llevaba años en hibernación, de pronto se estremece y se viene abajo. Hay quien dice que la hoz y el martillo, al desaparecer, se lleva consigo la identidad comunista.

Será lo que quedaba de ella, que era bien poco. Apenas un eco de lo que fue. El propio término comunismo, cada vez menos en uso entre sus teóricos seguidores, ya no significa gran cosa. No designa un orden social futuro claramente determinado; tampoco una política específica en el marco de los Estados capitalistas que son hoy todos excepto uno o dos. El comunismo en Europa trata de apropiarse y revitalizar una socialdemocracia ideal de la que previamente tiene que echar a sus inquilinos tradicionales a los que, para no perder la costumbre, viene atacando hace ya cerca de cien años, aunque con tan escaso éxito como en todo lo demás.

A esos efectos, la hoz y el martillo son un estorbo. Pero vivirán para siempre en el recuerdo visual del tumulto del siglo XX que quiso cambiar el mundo

(La imagen es una foto de Ben Sutherland, bajo licencia Creative Commons).

miércoles, 9 de septiembre de 2009

El puño cerrado.

¡Qué fuerza tiene lo simbólico! ¡Cómo pega la imagen! Ha sido ver a las señoras Pajín y Aído puño en alto y se ha disparado el cutrerío conservador más carcunda, dando al traste con cuidadas componendas ideológicas absolutamente inverosímiles como que la señora Aguirre sea o pueda jamás ser "liberal" en el sentido ordinario, gaditano mas escocés del término. Todos soltando sapos y culebras y cubriendo de improperios el gesto del puño cerrado en alto: antiguo (no deja de tener guasa que un conservador considere que lo antiguo sea reprobable), trasnochado, amenazador, triste. Hasta la izquierda nacionalista, todavía más cutre y paleta, sale diciendo que el señor Rodríguez Zapatero "marca paquete obrerista" o alguna grosería de este jaez. ¡Qué mal llevan todos el radicalismo del gesto con el atractivo de quienes levantan el puño!

Y podrían, pues tan patrióticos son, reconocer que el puño cerrado es otra gran aportación española al lenguaje (gestual en este caso) político internacional, como "liberalismo", "junta" y "guerrilla". Y si no es original español, que no estoy seguro, se generaliza en el mundo entero a partir de la guerra civil española. El famoso cartel de Joan Miró de 1937, símbolo del arte de vanguardia de entonces dio la vuelta al mundo. ¿Qué amenaza hay en ese campesino catalán? ¿Qué en el texto ingenuo pero ciertísimo a largo plazo de Miró "Dans la lutte actuelle, je vois du côte fasciste les forces périmées, de l'autre côte le peuple dont les immenses ressources créatrices donneront à l'Espagne un élan qui éttonnera le monde"?

En el gesto de los hombres del pueblo en el cartel del Frente Popular, probablemente de 1938, ya hay más agresividad. Pero estábamos en mitad de una guerra que habían desencadenado las derechas, parte importante de las cuales (y todas después de la guerra) saludaban a la romana, como los fascistas italianos. El puño cerrado de los izquierdistas fue la respuesta al saludo cesarista, ese sí totalitario que en alemán se acompañaba de un estentóreo Heil Hitler! y en español de un ¡Franco, Franco, Franco! El puño cerrado ha sido siempre símbolo de todas las izquierdas, socialistas, comunistas, anarquistas, etc. Y es bastante absurdo acusar a los anarquistas de totalitarios.

Símbolo para toda la izquierda siguió siendo después de la guerra civil española, difundido en el mundo entero probablemente por los voluntarios de las Brigadas Internacionales que sobrevivieron. Y así estuvo hasta que resurgió con nuevos bríos a raíz de 1968, ese año al que los conservadores tanto odian, por ejemplo el señor Sarkozy que quiere acabar con el "espíritu del sesenta y ocho". Cosa no tan fácil. El puño cerrado ocupa un lugar muy visible en la imaginería sesentayochera, es el sello de Lucha continua y conoció diversas manifestaciones gráficas. Es una recuperación de un viejo símbolo revolucionario para señalar tres elementos del movimiento: su radicalismo, su antiburocratismo y su internacionalismo. El recurso al lenguaje simbólico de las manos es la opción típica del internacionalista. Porque casi todos los signos de las manos son inteligibles de inmediato en todas las latitudes y culturas del planeta. Por supuesto, hay un "casi" en que esto no es así y es preciso explicarlo. En el lenguaje simbólico, el puño cerrado está asociado a determinación y unidad; nada se dice de qué determinación y cuya sea la unidad.

Palinuro tiene una especial debilidad estética por este gesto, cada vez más infrecuente pero que en los años siguientes al sesenta y ocho y en los setenta y adelante apareció entre los movimientos radicales independientes. Lo usaron las mujeres de la Organización de Nacional de Mujeres (NOW) y otros movimientos concebidos según parámetros no habituales hasta la fecha, conservacionistas y pacifistas.

Famosos son los dos puños en alto enfundados en sendos guantes negros de los Panteras Negras. El gesto de Tommie Smith y John Carlos, oro y bronce en 200 metros lisos en los juegos olímpicos de México en 1968 fue la sopresa del mundo. Los dos atletas iban descalzos en memoria de la pobreza de los negros y llevaban una especie de cíngulo en torno al cuello en recuerdo de los ahorcamientos de negros en los Estados Unidos.

El tercero, plata, un australiano, lleva un distintivo en pro de los derechos humanos contra la Unión Sudafricana, que participaba en los juegos a pesar de practicar el Apartheid por lo que no traía atletas negros. Tres o cuatro días después el COI los despojó de sus medallas pretextando que habían introducido la política en lo JJOO. Que el gesto será muy amenazador pero los que sacuden de verdad son los otros, los de la mano levantada. Y eso en la misma megaciudad en que, unos meses antes, las fuerzas de seguridad del llamado "gobierno democrático" perpetraron la matanza de la Plaza de las Tres Culturas en la que murieron quién sabe cuántos estudiantes, muchos de cuyos cadáveres siguen sin aparecer.

Una de las últimas manifestaciones del puño en alto que conozco es la de los fabulosos Furry Freak Brothers, famosos por la sentencia de "el chocolate te ayuda a pasar las épocas sin dinero mejor que el dinero las épocas sin chocolate" Como dice el ministro español del Interior, señor Rubalcaba, ignoro con cuánta retranca; que "cada cual levante lo que quiera". O lo que pueda. Los tres hippies gringos drogotas recuperan el lenguaje de las manos: Freewheelin' Franklin el dedo corazón tieso, Fat Freddy el puño revolucionario de siempre y el judío de Brooklyn, Phineas R. Freakears, la uve de la victoria. El triunfo de la Revolución de "que le den". Habrá quien sostenga que los hijos de estos, que sólo creen ya en el dinero, son los que han provocado la mayor crisis del capitalismo jamás vista.

En fin, si la señora Aguirre no se convence de que aquí no hay más amenazas que las que ella profiere, le dejo una estrofa de la Canción del esposo soldado, de Miguel Hernández:


Nacerá nuestro hijo con el puño cerrado,

envuelto en un clamor de victoria y guitarras,

y dejaré a tu puerta mi vida de soldado

sin colmillos ni garras.

¿De qué hablan estos tipos del Armani, Vuitton, Milano, Jaguar, Lacoste y náuticos Camper?