Mostrando entradas con la etiqueta Socialistas.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Socialistas.. Mostrar todas las entradas

domingo, 11 de septiembre de 2016

La penúltima vileza de Felipe González

Leo que el reaccionario jacobino Rubalcaba se ha integrado en el consejo editorial de El País. Enhorabuena a ambos. Encaja a la perfección en la deriva pepera y antisocialista del diario de Prisa. Nada de extraño. Lo extraño era que un político tan intrigante como falto de luces hubiera sido secretario general del PSOE. También fue ministro de Felipe González. Pero esto ya se entiende más, sobre todo escuchando las advertencias que este sevillano tan facundo prodiga por llanos y montes, muy imbuido de su función de gran estadista emérito. No conozco muchos casos similares de pertinacia y contumacia en la malevolencia y el deseo de imponer su propio capricho e intereses sobre los de la gente y sus necesidades. ¿Es que no ve y no escucha lo que dice la calle, los militantes los votantes? ¿Es que no ve que sus aliados son la derecha neofranquista, sus esbirros en los medios, incluidos los "socialistas" que largan contra el PSOE desde la televisión de los curas, los empresarios y  señoritos enchufados de los medios progres? ¿Quién se ha creído que es?

Después de haber insistido en que el PSOE dejara gobernar al PP y a Rajoy "aunque no lo merezca", de haber intentado que, cuando menos, su partido se abstuviera para conseguir ese mismo fin, ahora reitera su petición y su interés en que gobierne el PP. Prisa, El País, esa mediocracia cuentista, aparentemente progresista pero, en el fondo de la derecha española más cerril y tradicional no cejan en su empeño. Lo suyo es legitimar a la derecha para que siga destruyendo el país, esquilmando sus recursos, oprimiendo a la ciudadanía. El nuevo artilugio consiste en pedir que, si hay terceras elecciones, los cuatro dirigentes se retiren. Aparentemente, la petición es razonable y el mismo Palinuro la formuló hace ya un par de meses. Ahora, habiendo pasado el tiempo y, ante la coincidencia con González, lo ha reflexionado algo más y ha llegado a la conclusión de que le petición no es más que una forma retorcida y trilera de conseguir el objetivo del gobierno del PP.

La petición obedece al espíritu de esa equidistancia hipócrita que caracteriza al grupo Prisa, cuando trata por igual instancias y personas que no lo son y pone a un mismo nivel al político corrupto y al que no lo es. Y no solo obedece a ese espíritu. De hecho es una tabla de salvación para el Sobresueldos, al ponerlo al mismo nivel que los otros tres políticos que, gustarán más o menos, pero son cien veces más honrados y menos sinvergüenzas que el de Pontevedra. Es más, de los cuatro, estos tres, Sánchez, Iglesias y Rivera son nuevos, casi recién llegados, no han gobernado nunca, mientras que Rajoy lleva en cargos públicos más de treinta y cinco años, ha sido ministro varias veces, presidente del PP -el partido más corrupto de la III Restauración borbónica- y presidente del gobierno también el más corrupto de ese periodo. Y tiene en su haber algunos de los los episodios más vergonzosos de la historia de España, como el "Prestige", la guerra del Irak, las mentiras del 11M, el caso Bárcenas y sus propios sobresueldos. (Por cierto, ¿sigue cobrándolos, como Hernando?) Ponerlos al mismo nivel es algo injusto y bastante repugnante.

Se argumenta que no se trata de equipararlos por lo que hayan hecho o dejado de hacer en el pasado, sino por lo que no hacen en el presente. Los cuatro han tenido un doble fracaso a la hora de componer gobierno y, por tanto, los cuatro deben marcharse. Nueva mentira para favorecer al Sobresueldos. No es verdad que los cuatro hayan fracaso por igual. El responsable de los fracasos -y de las terceras elecciones, si las hay- es Rajoy. Él fue quien hurtó el bulto en la primera investidura y quien votó en contra -junto a Podemos- de Sánchez; él quien ha sido incapaz de formar gobierno en la segunda ocasión y quien hasta ahora no ha permitido que otro lo intentara. De iguales, nada: Rajoy es el responsable; los demás no tienen responsabilidades en el pasado ni en el presente.

De ser un hombre justo, de actuar en conciencia y no al dictado de los intereses de sus amigos, Felipe González debería reclamar que se retirase el Sobresueldos, vergüenza internacional de este pobre país y no por que haya fracasado ahora, sino por lo que lleva haciendo desde el comienzo de su mandato.

Pero eso sería si fuera un hombre justo. Y no lo es.

domingo, 12 de junio de 2016

Dialéctica de la hipocresía

Consideren el titular del periódico Público, la hoja parroquial de Podemos, desde la que este derrama su interesante visión del mundo: "Errejón: "Sánchez se equivoca dirigiendo su campaña contra nosotros". ¿No les llama nada la atención? Es evidente: el verbo equivocar no está en su sitio. ¿Desde cuándo preocupa a un partido político que un adversario se equivoque y hasta se lo advierte noblemente? Desde nunca. Cuantos más errores y equivocaciones cometa el adversario mejor para uno que, así, además, aprende de las insuficiencias ajenas.

Efectivamente, la compungida advertencia de Errejón es un ejercicio de hipocresía en niveles. En primer lugar aparece la siniestra  vía del "y tú más". No me creo que Sánchez dirija su campaña contra Podemos. Sí me parece, sin embargo, que es Podemos quien ataca sistemáticamente al PSOE. En las redes sociales está muy claro, sobre todo en twitter. Hay verdaderos especialistas en pasarse el día insultando los socialistas en 140 caracteres. Supongo que son los trolls que Podemos contratan quizá incluso a destajo. Cien tuits, por ejemplo, 10 euros. Que lo hagan mindundis fanáticos a las órdenes de sus caudillos no quita un ápice del hecho de que quien de modo sistemático, permanente y retirado ataca al PSOE es Podemos. Y no solo en Twitter, también en Facebook y en los discursos y alocuciones de sus dirigentes: "el PSOE es la derecha, el IBEX 35 no le deja pactar con Podemos, es partidario de los recortes, no quiere un gobierno de iquierdas, pacto en cambio de C's, aprobó el 135, está lleno de cal viva", etc, etc.

En segundo lugar, al hablarse de "equivocación", no se hace de falta, atentado o delito. No es necesario. El PSOE no puede agredir en serio a Podemos porque este está muy arriba en el sorpasso o tal cosa aseguran sus líderes y la corte de periodistas que les bailan el agua. No puede hacer daño al partido morado. Este lleva ya mucha delantera. ¿Acaso no aseguran que el 27 de junio Sánchez tendrá que decidir entre hacer presidente al Sobresueldos o al amado líder de Podemos? Esto, por descontado, no es dirigir la campaña contra el PSOE. Es, simplemente, intentar ningunearlo, anularlo ya que, en realidad, está condenado por el viento de la historia a ser el PASOK español.

En tercer lugar al hablar de "equivocación" el de Podemos se entristece al ver cómo, por su mala cabeza, los socialistas meten la pata y pierden el tiempo. Podemos es inatacable e invencible y más vale que los adversarios lo reconozcan, si no quieren tener un final más amargo del que les espera. Lo mejor es que no queden en evidencia con estos intentos inútiles de atacarlos.

En cuarto lugar, Podemos perdona la vida al PSOE. Es absurdo dirigir su campaña contra él, que es inatacable. Más atinaría si la dirigiera contra el PP, pero, por desgracia, no puede hacerlo ya que, en el fondo, son aliados. Este es el mensaje que, a la chita callando, por lo bajinis, pretende trasmitir la hipócrita afirmación de que duele ver cómo es cierto el conjunto de fábulas que propagan los de Podemos sobre los demás.

En quinto y último lugar, la hipocresía de la afirmación vuelve sobre sí misma, como la pescadilla que se muerde la cola. ¿O no es atacar al PSOE afirmar que ataca a Podemos? Advertir con gesto desolado que el PSOE se equivoca al atacar a Podemos, lo que se está haciendo es atacar al PSOE.

Los procesos mentales de la gente de Podemos son como el alma de los cántaros.

viernes, 29 de enero de 2016

Palabras mayores

¡Qué vergonzoso senado el de esos antiguos socialistas apoltronados en sus privilegios, sus miedos y sus miserias! Menos mal que Susana Díaz ha tenido la rapidez de reflejos de distanciarse de este tanatorio ideológico, de este puñado de pretenciosos cobardes. No hace falta seguir con los calificativos. Basta con los nombres y apellidos: González, Guerra, Leguina, Rubalcaba, Corcuera, Barrionuevo, Solana, Bono, Almunia, Chacón, etc.

Hace decenios que no pisan la calle, ni tratan con la gente del común; que deambulan por los consejos de administración, los cargos sin cargas bien pagados, con sus suculentas pensiones. Hace decenios que no saben cómo las está pasando la inmensa mayoría de la gente, sin trabajo o con trabajo precario, sin futuro, sin vivienda, teniendo que marchar al extranjero o exprimir sus magras pensiones para sacar adelante a hijos y nietos.

Por eso presionan desde sus mullidos sillones para que el PSOE permita un gobierno del PP de una forma u otra. La derecha, claro, aplaude a rabiar su "sentido de Estado" y ellos, ansiosos por conservar sus ganancias y beneficios, se prestan a engañar a la buena gente, valiéndose de los restos de un prestigio que algunos -no todos, ni por asomo- tuvieron hace mucho tiempo y han perdido ya, sacrificado en el altar de Mamón.

Engañar a la gente para que permita la continuidad de este gobierno de sinvergüenzas y corruptos, apoyado en un partido de ladrones y mandado por un embustero y presunto mangante sin escrúpulos. Su ejecutoria es que, en cuatro años, España es el país más corrupto de Europa, el penúltimo en igualdad en la OECD (en el que el 1% de la población acumula más riqueza que el 99%), con los salarios más bajos y los impuestos más altos, cuya tasa de paro (¡y sin prestaciones!) dobla la media europea, cuya fuerza de trabajo tiene que emigrar, con una deuda pública que es el 100% del PIB, cuyos funcionarios tienen los sueldos congelados desde hace seis años y a los pensionistas les han subido un 0'25 (¡lineal!) la pensión, amén de haberles robado el 60% de la caja de reserva. Un país, roto, desmoralizado, con las cunetas aún llenas de asesinados de la pasada dictadura cuyos herederos, hoy en el gobierno, impiden que se los desentierren pero entregan miles de millones a la banca y la Iglesia. Un país con decenas de miles de niños en la pobreza, que no tienen para comer y en el que hay gente que pasa hambre y ha de buscar la comida en la basura, debido a que los gobernantes llevan años expoliando el erario.

Parece mentira que haya que recordar esto a gentes que dicen militar en un partido socialista. Si el PSOE escucha a estos tipos, cavará su tumba. Y merecida. Porque una cosa es patente hoy día en España para quien tenga un mínimo de dignidad y vergüenza: bajo ningún concepto puede el país estar ni un minuto más en manos de esta mezcla de ladrones, franquistas, chulos y meapilas. 

Si aquí quedara un ápice de vergüenza habría una alianza de todos los partidos, incluido C's, para echar a la banda de malhechores del PP de todas las instituciones, premisa indispensable para que pueda regenerarse el país. Pero no es el caso porque los corruptos han cooptado con tarjetas black o block, enchufes y canonjías, a muchos que se dicen demócratas y progresistas pero están interesados en el mantenimiento de esta situación. Piden estos pájaros un gobierno del PP y C's con la abstención del PSOE. A la gente, que le den. Ellos a lo suyo que, curiosamente, es lo de todos, pero nos lo han quitado.

Palinuro lo dijo ayer y lo repite hoy. Si tan interesados están en que haya un gobierno estable en España, ¿por qué no uno del PSOE con Podemos y la abstención de C's para lo cual bastará con que  el Ibex 35 se lo ordene? Porque eso no interesa a estos cómplices de la derecha.

Pero es lo único que todavía puede garantizar la supervivencia del PSOE. Eso o nuevas elecciones.

Y aquí entramos en otro asunto de las relaciones entre la izquierda en el que también conviene hablar sin tapujos. Nadie sabe de cierto lo que busca Podemos, si un verdadero gobierno de izquierda para el cambio o el sorpasso anguitiano del PSOE. Ambas cosas son legítimas, quede claro, y si al PSOE le pica que quieran desplazarlo por la izquierda y pasokizarlo, que espabile, que hubiera espabilado antes, que no se hubiera dejado mangonear por esa gente con sentido de Estado.

Repito, ambos proyectos -formar gobierno de coalición o machacar al PSOE- son legítimos. Pero no compatibles. Hace falta ser literalmente un imbécil pagado de sí mismo para pretender que otro vaya contigo mientras lo acosas, lo atosigas, lo insultas y lo ridiculizas. Y hace aun más falta ser un petulante engreído para pensar que la gente no se percata de que tienes un grupo cogido con alfileres que se te va a fragmentar si sigues con exigencias absurdas.

Tambièn parece mentira que sea necesario recordar cómo el enemigo de Podemos no es el PSOE, sino el PP, igual que el del PSOE tampoco es Podemos, a pesar de todo y diga lo que diga, sino igualmente el PP. El enemigo de la izquierda (que no tiene fuerza suficiente si no se une) es la derecha, la cual nunca se ofusca ni se equivoca. Cuando Aznar dice que Podemos son diablos bolcheviques, como cuando el tabernario Hernando los llama "golpistas", solo atienden al que consideran el enemigo principal. Si Podemos desapareciera volverían a decir que el PSOE es una banda de radicales. 

Del mismo modo, cuando González llama "leninistas" o algo así a los de Podemos, está haciendo más el juego al PP, si cabe. Aunque lo sean. 

En resumen, en esta situación de emergencia, el PSOE y Podemos tienen el deber moral de aparcar sus diferencias por una larga temporada  y gobernar en interés de la gente del común, sin zancadillas, sin juego sucio, sin líneas rojas, verdes o negras, sin reservas y con la plena responsabilidad que estas circunstancias dramáticas del país exigen.

Y, si eso no es posible, el PSOE debe jugar su gran baza: no al PP en todo caso y nuevas elecciones porque, en contra de lo que los pusilánimes, titubeantes y entreguistas presumen, saldrá fortalecido.

lunes, 18 de enero de 2016

Rajoy, no; el PP, tampoco

Cinco segundas figuras de los partidos con mayor representación parlamentaria se vieron ayer las caras en el plató de el objetivo de Ana Pastor en la Sexta. E hicieron poco más que verse las caras porque entre lo que ellos se interrumpían recíprocamente y lo que les interrumpía el mando pastoril apenas pudieron decir gran cosa. 

Ignoro si la señora admite sugerencias, pues parece bastante pagada de sí misma, pero, por si acaso, ahí va una: suprima esas morcillas de la "maldita hemeroteca" y otras triquiñuelas aparentemente objetivas. Sirven para que ella se luzca, sí, pero: a) desestructuran el programa dando una patada innecesaria a una de las tres unidades del teatro clásico; b) son una parodia manipuladora. Ayer fue patente que se trataba de destrozar la imagen de Sánchez en provecho de la de Iglesias. Pero, aunque fueran menos manipuladoras, serían igual de inútiles porque ese trabajo de contraste (y contexto) no puede hacerse en el medio televisivo. No puede hacerse en serio, claro, aunque sí cabe montar esa ridícula chirigota para solaz de necios.

De lo poco que cupo entender a los contertulios -que no se dejaban hablar, por cierto- se sigue una conclusión evidente: nadie quiere al PP y mucho menos a Rajoy. Me atrevo a sospechar que ni Monago. Por supuesto, la cuestión de los pactos y las nuevas elecciones es un verdadero lío. Pero el terreno firme está claro: Rajoy no.

El presidente de los sobresueldos ya sabe que su coalición preferida, su propuesta estrella  (PP+PSOE+C's) no va a salir. La invoca por si cuela, pero en su fuero interno, la voz interior de Husserl lo tiene convencido de que es imposible  y prefiere que no haya coalición alguna y se convoquen nuevas elecciones. Por eso, en lugar de contactar con los otros líderes parlamentarios prefiere trabajarse a su partido para ser el candidato otra vez .

El PP no puede pactar con el PSOE ni con nadie porque, diga Monago lo que diga, después de este desastre de cuatro años de abuso, robo, dislate y corrupción y todo ello a la brava, por ordeno y mando, nadie quiere ni acercársele. Además, ¿cómo iba a gobernar una hipotética coalición PSOE+PP sabiendo que hay que derogar todo lo que el PP ha hecho en cuatro años? Sería ridículo hasta para los políticos españoles.

La pelota de la famosa centralidad política está en el tejado del PSOE. El pacto más natural, el que Palinuro siempre ha defendido es el de PSOE+Podemos. Tampoco llega a la mayoría absoluta. Tendría que sumar los 2 de IU y quizá los 6 del PNV y seguiría en minoría. Tendría que contar con la abstención de los catalanes. Tal es el punto neurálgico de este problema, como siempre. El PSOE no está dispuesto a pactar nada con partidos independentistas y tampoco con quienes defienden el referéndum de autodeterminación en Cataluña o, en palabras de Suzana Díaz y Rajoy al alimón, "quienes quieren romper España". En el caso de C's más rechazo, si cabe,  

O sea, el gran obstáculo es el referéndum catalán. Si Podemos se obstina en mantenerlo (cosa bastante razonable porque esa propuesta es muy sensata), no habrá gobierno de coalición en España. Si lo retira, perderá una cantidad imprecisa de votos de las franquicias (entre 10 y 15) y sus flamantes 69 diputados se reducirán a 55 más o menos. Aun sumando los 2 de IU y los 6 del PNV, necesitaría de nuevo la abstención de los independentistas catalanes.

Paradoja: el gobierno de España depende de los votos de quienes quieren romper con España, como señaló Palinuro la misma noche de las elecciones y modestia aparte.

El modo de salir del laberinto sería que el PSOE fuera menos intransigente y menos estirado con el referéndum. ¿Por qué es tan dificil llegar a un acuerdo? Por eso, por la intransigencia y el extremismo. ¿Por qué no pueden PSOE y Podemos llegar a un  pacto en el que el referéndum quede fuera, pero sin que Podemos tenga que renunciar expresamente a él como los judíos tenían que abjurar de su fe en la Inquisición? Porque seguimos siendo tiesos e intolerantes como la Inquisición.

Reúnanse en buena hora PSOE y Podemos; acuerden un programa de gobierno común y especifiquen en hoja aparte sus discrepancias. Por ejemplo, esta del referéndum. ¿Qué inconveniente hay en que Podemos trabaje en su favor en las instituciones sin que ello suponga ayuda o connivencia del PSOE? Al fin y al cabo, las mismas gentes de Podemos piden un referéndum en Cataluña pero advierten de que votarán "no" a la independencia. Hagan asimismo pedagogía con su posible aliado socialista, traten de convencerlo de algo que, por lo demás, es perfectamente honroso y hasta conveniente. En algún momento, cuando el PSOE recapacite, se convencerá de que es lo más razonable.

Y para entonces habremos ganado mucho tiempo en desmontar la bestial involución de cuatro años de PP: reforma laboral, Ley Wert, Ley Mordaza, privatizaciones, todo a la basura. Y, en ese interín, a su vez, el gobierno catalán, que también estará aplicando su hoja de ruta, acabará convocando un referéndum sobre la Constitución de la Repúbica catalana. Sería extraordinario y muestra cierta de que las cosas han cambiado en este país, que el gobierno español se sentara a negociar con el catalán ese referéndum.

jueves, 24 de diciembre de 2015

Carta abierta a Pedro Sánchez

Durante la campaña electoral hablaste varias veces de una tridente contra el PSOE. Te referías a PP, Podemos y C's cuyo monotema, casi, era atacar al PSOE. Debiste incluir a IU, que hacía lo mismo. Todos contra el PSOE.

Y el PSOE aguantó bastante bien, dadas las circunstancias. El partido merece tu reconocimiento. No tú, que no has hecho gran cosa. Debieras hacerlo público. El PSOE ha aguantado la nefasta segunda legislatura de Zapatero y el mandato del reaccionario Rubalcaba, más ocupado en ponerse al servicio del PP que en hacerlo al de sus conmilitones.

También ha aguantado lo que llevas de secretario general porque, hasta la fecha, tu ejecutoria es bastante mala: no has hecho oposición alguna al PP en el Congreso, hasta el punto de que el mismo Rajoy te reprochó en el debate no haberle puesto una moción de censura, o sea, no haber cumplido con tu deber y ser una especie de cómplice suyo. Tampoco has aportado nada al marasmo ideológico en que se debate la socialdemocracia tradicional, ni has mejorado la organización y funcionamiento internos del partido. Al contrario, contigo este sigue comido por la oligarquía de enchufados y burócratas de los que te rodeas como de una guardia pretoriana de beneficiados. Solo te has preocupado por mejorar tu imagen de forma que de ti puede decirse como decía Samaniego del busto: "tu cabeza es hermosa, pero sin seso".

Sin embargo, el PSOE ha conseguido el segundo puesto en las elecciones, en contra de muchos vaticinios que ya lo daban por muerto. Cinco millones y medio de votos y noventa diputados con la que está cayendo, aun siendo el peor resultado  en esta segunda época de su existencia, es toda una hazaña. El PSOE tiene y está presente en la historia del país con resultados de todo tipo. Es un partido de verdad, con una militancia histórica, muchas veces heredada de padres/madres a hij@s, su principal activo. No es una asociacion de presuntos malhechores, como el PP, erigida para esquilmar el erario. Tampoco grupo de amigos catapultado por los medios de comunicación, especialmente la televisión, como Podemos, con la finalidad de acabar con el PSOE. Es un viejo partido histórico presente en el panorama político español a pesar de que, por falta de discurso innovador y de una praxis eficaz al servicio de las clases desfavorecidas, presente un aspecto envejecido y anquilosado.

Tratando de aprovechar estas horas relativamente bajas del PSOE, Podemos lanzó un envite con el fin de desplazarlo de lo que llama la centralidad política para ponerse en su lugar, moderando sus pretensiones radicales, haciéndolas más atractivas y verosímiles para las generaciones nuevas. En el fondo, es revitalizar el viejo discurso del sorpasso anguitista, esa obsesión del "califa" por cumplir el anhelo comunista de acabar con la socialdemocracia traidora y calzarse sus zapatos. Lo de siempre. 

Han fracasado en el empeño, aunque, fieles a los principios de la propaganda política, disfrazan el fracaso de triunfo y cuentan con que, si pueden empujar al PSOE a unas elecciones nuevas en breve plazo esta vez sí conseguirán superarlo, que es lo que más les importa; más incluso que derrotar al PP. 

Cuentan con  que no apoyarás gobierno alguno de la derecha, pues eso sería tu perdición y es cierto.  Solo podrás pactar con la izquierda, comenzando con Podemos. A continuación te ponen como condición el referéndum de autodeterminación pensando que no la aceptarás. Así, no habrá gobierno en España y será necesario ir a nuevas elecciones en donde los de los círculos se las prometen felices.

Para ti, la posibilidad de nuevas elecciones es impensable. Pero, si no confundes tus deseos con la realidad, habrás de admitir que a lo mejor has de aceptarlas. Si no puedes formar gobierno porque los de Podemos están más interesados en una nueva consulta, esta puede ser inevitable. Como han demostrado las del 20D, cuentas con un activo único, que los demás no tienen: tu partido, que solo debe ser actualizado. Menos campañas de imagen y más trabajo en la articulación de una política de reconstitución de un PSOE que la gente pueda ver de nuevo como algo propio. 

Inténtalo terminando con la política de amiguismo, enchufismo y favoritismo; facilitando el retorno de quienes en los últimos tiempos se han ido por la izquierda; reorientando el partido hacia esa misma izquierda, recuperando su carácter republicano, laico y federalista; reconociendo el derecho de autodeterminación de las naciones del Estado, como se reconocía en la transición y dejó de hacerse a la chita callando, a base de engañar a la militancia, aunque esto te lo digo un poco a beneficio de inventario pues coincido con muchos independentistas en que este reconocimiento ya llega tarde.  Igualmente hay que recuperar y garantizar los derechos que el PP ha arrebatado a la gente; haciendo más política 2.0 y volviendo a convertir el partido en un referente para los jóvenes de forma que la media de edad de los militantes descienda desde la sesentena a la treintena. 

El PSOE no es, no debe ser, el partido de una oligarquía de señoritos y privilegiados, ni debe dar pábulo a que se reitere esa infamia de que es igual al PP, como lo era en tiempos de Rubalcaba.

sábado, 16 de mayo de 2015

Indignados e indignantes.

Ayer se celebró el cuarto aniversario del movimiento de los indignados, aquellos miles de personas que se sentaron en lugares públicos en Madrid, especialmente la Puerta del Sol, a agitar las manos en silencio y movidas en un primer momento por el éxito del libro del veterano resistente Stéphane Hessel, Indignez Vous! Cuestionaban el conjunto del sistema, sostenían que los diputados no los representaban, se consideraban apartidistas pero no apolíticos, creían en la acción libre y espontánea de  la gente, a través de la intervención directa, sin cauces intitucionales que todo lo deforman.

Por entonces, Palinuro dio cuenta del fenómeno en una serie de crónicas sobre el 15M que abarcaron desde el 18 de junio de 2011 la primera, titulada Crónicas de la revolución indignada hasta otra, la número XXIII, titulada también Crónica de la revolucion indignada (XXIII), publicada el 16 de octubre de 2011. Después de estos veintitrés artículos, vinieron algunos otros esporádicos y diversas críticas de libros. Porque a los indignados les ocurrió como a los de Podemos: no habían terminado de hablar y ya muchos editores estaban publicando best-sellers sobre ellos. Si Palinuro fuera un avispado publicante, estaría buscando sello para sus cuartillas. No siéndolo, las dejará dormir el sueño del olvido en la nube de internet. Y eso que, repasando someramente sus contenidos. comprueba que un porcentaje alto de ellos aguanta gallardamente el paso del tiempo. Otros no, por supuesto.

Uno de los aspectos que más se elaboraba en aquellos escritos era el problema de la institucionalización del movimiento. El 15M era una crítica al conjunto del sistema, considerado de imposible regeneración. Era preciso sustituirlo por otro. Pero nunca estuvo claro cómo se hacía ya que, a pesar de la repugnancia casi instintiva del movimieno a los partidos, estos son imprescindibles para la acción política y la acción política se realiza en sede parlamentaria. Sin duda también puede hacerse en los bancos de las plazas o las terrazas de los McDonalds pero seguro que no tiene la misma eficacia. Y en este punto había un conflicto y un impasse: el 15M no tragaba los partidos políticos, cauces de todas las ponzoñas que corroen la vida pública, pero, al mismo tiempo, no acababa de averiguar con qué podría sustituirlos. Y tenía que hacerlo, so pena de vegetar en la inoperancia.

Surgieron así varios intentos de constituirse en partidos que no acabaron de cuajar del todo y, finalmente, Podemos echó a andar enarbolando la idea de ser los "herederos" del 15M que, por cierto, se obstina en su rechazo a toda disciplina partidista. Esta pretensión de ser herederos del 15M, quizá una forma de eso que llaman la "ventana de oportunidad", presenta sin embargo, tres ambigüedades muy características de la organización. A saber: El heredero es alguien distinto del difunto, por razones biológicamente obvias. El partido trata de salvar el escollo diciendo de sí mismo que es un "partido-movimiento", un concepto tan convincente como el del felino vegetariano. Por razones jurídicamente no menos obvias, el heredero, a pesar de todo, es el difunto porque, salvas circunstancias extraordinarias, entra en propiedad universal de sus derechos y deberes. Luego no le queda más remedio de ser lo que no es. La experiencia humana muestra que, antes pronto que tarde, los herederos acaban mirando por sí más que por los intereses de los finados, porque no son estos. Igual que Podemos no es heredero del 15M diga lo que diga.

Por un lado, tenemos a estos últimos tan indignados como siempre, de vuelta a las plazas, afirmando que nadie los representa y de otra, tenemos a Podemos asegurando su condición de herederos. La conclusión sensata y obvia será que Podemos seguirá tirando de la pretendida herencia siempre que le beneficie pero con la misma legitimidad con que los curas de hoy afirman ser los herederos de la iglesia de las catacumbas, y eso mientras va adaptándose a los usos y costumbres parlamentarios a toda velocidad para evitar que las otras fuerzas políticas la encasillen en una consideración extraparlamentaria en la que al final quizá le aguarde la misma aburrida tradición y actividad que tenía su inmediata antecesora, Izquierda Unida, de la que sí parece ser bastante más heredero que del 15M.

Y es aquí en donde, como para hacer realidad la sospecha de que la indignación no surgiría si alguien no la provocara, reaparece el califa Anguita lanzando anatemas como siempre pero esta vez en contra del PCE y de la IU que él mismo creó y en un artículo de Mundo Obrero. Se ha pasado el tiempo de estas organizaciones, sostiene el que las condujo de fracaso en fracaso (eso sí, alguno brillante si se comparaba con los desastrosos resultados que habían obtenido sus antecesores) y hay que experimentar fórmulas nuevas. Teniendo en cuenta que tampoco parece ya totalmente feliz con Podemos, probablemente porque atisba en él, innobles tendencias a negociar o pactar con el infame enemigo, verdadero paria de la sociedad política, auténtico intocable que es el PSOE, el panorama que el ilustre zahorí adelanta a la izquierda es el de desmantelar todas sus formaciones momentos antes de la batalla afirmando que, de no hacerse ahí, estará perdida.

Sin duda los indignados tienen razones poderosas para sentirse tales y más que van a tener cuando comprueben que estos gobernantes neofranquistas no van a dejarles resollar. Pero una de las más poderosas será comprender cómo algunos sectores y personalidades de la izquierda son neuróticamente incapaces de superar sus odios y rencillas y de poner en práctica una unidad que es tanto más necesaria cuanto más imposible la hace su permanente delirio ególatra.

El de él y el de sus discípulos y seguidores.

martes, 28 de abril de 2015

¿A qué partido pertenece Julio Anguita?

Tomo prestada la pregunta que se hacía ayer en Facebook Jaume d’Urgell y lo felicito por haber encontrado una forma tan concisa y diáfana de plantear uno de los asuntos más turbios de la política española. Si también tomara prestada la respuesta casi unánime que recibía de sus lectores (“al Anti-PSOE”) este post acabaría aquí.
 
Pero hay algo más. Por supuesto, la causa a la que Julio Anguita ha consagrado su vida ha sido impedir que el PSOE gane elecciones. Ese es su principal objetivo, il sorpasso. Es una fijación compartida con muchos comunistas que, a falta ya de otros signos de identidad, solo se reconocen en su animadversión a la socialdemocracia.
 
Anguita es un superviviente del viejo leninismo, el que rompió con la socialdemocracia traidora con ánimo de liquidarla. Es el continuador del estalinismo que tanto contribuyó al desarrollo del fascismo europeo con su política antisocialista. Un testigo amargo del último intento comunista de quitar el sitio a la socialdemocracia como quiso hacer Carrillo con aquel invento del Eurocomunismo y que ahora pretenden reeditar los neocomunistas de Podemos.
 
Anguita dice “deberse” a IU. Al fin y al cabo, la fundó él con la clara y esperable intención de dar matarile al socialismo democrático en los años 80. Pero alaba a Podemos y prácticamente pide el voto para ellos. También es de ese Foro Cívico que ha puesto en marcha como plataforma personal. Y, por supuesto, supongo, del PCE.  En definitiva, ¿cuál es su partido? Ninguno. El que en cada momento más ayude a hundir al PSOE.
 
Esta izquierda fragmentada, enfrentada en incontables corrientes, suspira por la unidad como el personaje de Kafka espera inútilmente que se le abran las puertas de la Ley. Y tan anhelada unidad se prevé, no ya al margen del PSOE, sino en contra de él. La fórmula, prodigiosamente inepta de PSOE-PP la misma mierda es, sintetizada por mandato de Twitter en PPPSOE no es nueva en la intención. Los comunistas han llamado siempre cosas feas a los socialdemócratas, socialtraidores, socialfascistas en el siglo pasado y socialiberales en este. Los pobres socialistas cargan siempre con algún sambenito. Curiosamente la socialdemocracia es la única forma de la izquierda que ha gobernado en Europa antes y después de la segunda guerra, la única que ha hecho algo tangible, por ejemplo, el Estado del bienestar, que ahora todos consideran meta deseable. Hasta quienes lo están dinamitando en el PP. Las otras izquierdas no han hecho más que hablar. Y, en donde han hecho más que hablar (en Europa oriental), mejor es no hablar. La prueba es que en eso, al menos, están calladas.
 
No, no, se dice. Lo de ahora es nuevo. La socialdemocracia ha traicionado a la socialdemocracia. Hoy, el programa socialdemócrata es revolucionario. La “verdadera” izquierda se ha hecho “verdaderamente” socialdemócrata, como cabía esperar, porque la vieja socialdemocracia se ha hecho neoliberal. Probablemente haya mucho de verdad en este juicio y la socialdemocracia haya ido perdiendo sus rasgos distintivos hasta incurrir en la actual crisis ideológica, más parecida a un marasmo del que no sabe cómo salir. Pero el juicio es inadecuado. En primer lugar no es cierto que sea algo nuevo. Los comunistas nacieron hacia 1919 acusando a la socialdemocracia de traición. Y así siguen.
 
En segundo lugar, hay una evidente injusticia. La socialdemocracia se ha adaptado a la lógica neoliberal en gran medida. Pero ¿por qué se juzga como una traición y no como un fracaso? Todos los ojos miran hoy a Grecia, a ver si puede articularse una política socialdemócrata no neoliberal. De momento no lo parece. Y más allá de Grecia. Al hundirse el comunismo realmente existente, los comunistas ya no propugnan la socialización de los medios de producción, la planificación centralizada ni la abolición del mercado. ¿Han traicionado o reconocen implícitamente que fracasaron? Y, si eso es así, ¿por qué el fracaso de la socialdemocracia a la hora de defender su propio Estado del bienestar no es un fracaso sino una traición? Porque los socialdemócratas están condenados de antemano por la “verdadera” izquierda, hagan lo que hagan. Son inherentemente, traidores. O algo así piensa Anguita.
 
Bueno, en último término, este rollo está muy bien, pero son neiges d’antan. No tan lejanas como las de la guerra civil pero tampoco de ahora, como las de la lucha contra los desahucios, que es en dónde hay que estar, en la transversalidad de los movimientos, la unidad popular, el empoderamiento de los de abajo, sin trileros de izquierda ni derecha, en lo espontáneo y asambleario, en el populismo bien entendido, en la soberanía de todos, en lo nacional-popular.
 
Entonces, ¿por qué sacar a Anguita? ¿Por qué declararlo referente? ¿Por qué escucharlo como al oráculo de Delfos? ¿Por qué reconocer su autoridad? En su obsesión anti-PSOE, Anguita destruyó IU y, al abrazarse ahora a Podemos, también lo está destruyendo.
 
Los sondeos llevan una temporada señalando tendencia a la baja del partido de los círculos, con gran contento de numerosos analistas que piden reconocimiento de yoyas, yo ya lo dije, yo ya lo sabía. Por el contrario, Palinuro, que siempre ha apostado por una coalición PSOE-Podemos por considerarlos a ambos izquierdas, está desolado.
 
Es dudoso que la constelación IU/Podemos invierta la tendencia bajista en intención de voto en el escaso mes que queda. Sobre todo porque interviene el imprevisible factor Ciudadanos. Pero, mientras tanto, debieran preguntarse si la decisión de sacar a Anguita como si fuera el Séptimo de caballería no es disparatada. Anguita trae puesta la bronca PSOE-comunistas. Es su vida. En España, hoy como ayer, la línea de fractura es entre izquierda y derecha. Los nuevos líderes lo niegan, pero la gente sigue pensando en términos de izquierda-derecha y, atención, centro, el punto geométrico sobre el que pivota esa etérea figura de la centralidad política. Y no es difícil ver aquí el truco de decir que ambos términos no son lo mismo porque el centro es un mazacote inmóvil y la centralidad política consiste en seducir al mazacote y llevárselo a un extremo.
 
Dos preguntas: 1ª) ¿cómo se espera alcanzar el centro si se echa a patadas a la izquierda que se relaciona con él? 2ª) ¿cómo se espera triunfar cuando no se dispara contra los de enfrente sino contra los del mismo campo? No es esperable (aunque no sea imposible) que gane la guerra un ejército que combate contra sí mismo.
 
Exageran quienes dicen que, en el fondo, lo que Anguita quiere es que gane el PP. No es así exactamente. Está dispuesto a hacer pinza con él como ya la hizo en los años 90 y todavía hoy emplea más tiempo y energía en anatematizar al PSOE que en criticar al PP, al que prácticamente, no menciona. Pero su fin no es que gane la derecha, sino que pierda el PSOE. El triunfo de la derecha es una consecuencia colateral no querida. Lo mejor para él sería que el PSOE perdiera y las elecciones las ganara el Partido Comunista, bajo su forma prístina o en alguno de sus camuflajes, como IU, Podemos o lo que sea. No siendo así, mientras no gane el PSOE, ¡qué vamos a hacerle si gana el PP!
 
Este PP.

jueves, 19 de febrero de 2015

Unidad, claridad y lealtad.


Nadie, supongo, pondrá en duda la voluntad unitaria de Palinuro, igual que su libertad e independencia de criterio. Su posición ha sido siempre de una claridad meridiana y reiteradamente expuesta: la izquierda tiene la obligación política y moral de unirse para hacer frente a una derecha depredadora cuya fortaleza reside, precisamente, en su unidad.

Por "izquierda", Palinuro entiende, también lo ha dicho, el PSOE y las demás fuerzas que se digan de izquierda. Mucha gente, al parecer en posesión de claves de autenticidad ideológica (nunca contrastada con realidad práctica alguna), sostiene que el PSOE no es de izquierda y, por tanto, no ha lugar a unirse con él. Algunos otros afirman que no solamente no es de izquierda sino que es igual al PP. Opiniones ambas tan legítimas como las contrarias y que pueden defenderse con el mismo derecho con que Palinuro defiende esas contrarias pero que, en principio, no obligan a quien se le exponen a tenerlas más en cuenta que el vuelo de una mosca.

Ese afán unitario invade hoy todos los cuarteles de la izquierda con insólito fervor. Léase lo que dice doña Tania Sánchez de que "la gente quiere una alternativa única al PP en Madrid". Es tan fuerte la pasión por la unidad que hasta los bravos luchadores contra el bipartidismo quieren otro bipartidismo. El suyo. Tan fuerte que alguien que, como esta señora, hubiera sido calificada en otras circunstancia de tránsfuga, que es lo que es, se erige en abanderada de la unidad de la izquierda.

Cierto que no la llama unidad de la izquierda. Los estrategas de la formación con la que quiere confluir la señora Sánchez no gustan de estos términos de izquierda y derecha y prefieren hablar, como ella, de unidad popular. Bizantinismos inútiles y un poco ridículos si se tiene en cuenta que, de cumplirse el deseo unitario en estos términos, la lucha sería entre el Partido Popular y la Unidad Popular, lo que suena un pelín cantinflesco.

Pero hay algo de mucho más calado. En su grito por la unidad, la señora Sánchez pide que los "militantes defraudados del PSOE" se unan a su proyecto. Eso ya no es tan inocente y es una carga de profundidad contra ese partido, al querer introducir una cuña entre sus militantes "no defraudados" (probablemente unos burguesazos sin principios ni verdadero espíritu izquierdista, unos traidores) y los "defraudados", que son los buenos a quienes se recibe en esa flamante Convocatoria por Madrid que tiene una semana de vida y a la que quizá apenas le quede otra, si quien la promueve actúa como tiene por costumbre, escindiéndose de las organizaciones al grito de "unidad".

Ignoro hasta dónde llega la memoria de la señora Sánchez y, por tanto, no sé si recuerda que esta táctica de promover la unidad por abajo (los militantes "defraudados") y el enfrentamiento por arriba, con la dirección "traidora", etc, etc. es el meollo de la política sectaria de los comunistas en los años veinte del siglo XX que, en algunos casos los llevó a aliarse con los nazis en contra de los socialdemócratas, a los que llamaban "socialfascistas" con el habitual alarde de ingenio. Quizá lo recuerde o quizá no, eso es indiferente. Aquí lo único esencial es que se postula una unidad de la izquierda (o popular, tanto da), al tiempo que se trata de fraccionar el PSOE, tildándolo de derechista y ofreciendo la salvación izquierdista, la integración en el rebaño de los buenos, a los "defraudados".

En contra de lo que parece a simple vista, lo llamativo no es que una señora haya fracturado su propia formación por razones entre las que parece haberlas personales y muy fuertes para crear a toda prisa una organización que puede sacrificar mañana por parecidos motivos. Eso es marca de la casa. Lo llamativo es que niegue al PSOE la vitola de izquierda y discrimine a sus afiliados según sus particulares criterios. Lo llamativo es cómo todas las prédicas sobre unidad enunciadas en el territorio de la "verdadera" izquierda siguen estando presididas por el odio a la socialdemocracia típico de los citados años veinte y típico también del inagotable afán de Anguita -el referente intelectual de estas fuerzas "populares", "cívicas", etc- de hundir al PSOE.

Pero mucho más llamativo es el comportamiento de algunos militantes de este partido. Leo que mi amigo Enrique del Olmo, militante del PSOE, que se postuló para candidato a la alcaldía de Madrid, al frente de un grupo llamado gana Madrid, compuesto sobre todo por socialistas, se ha integrado en la Convocatoria por Madrid. Ignoro si Del Olmo y sus amigos forman parte de la primera cosecha de defraudados, de doña Tania Sánchez. Ellos sabrán. Pero defiendo con uñas y dientes su derecho a estar en donde les parezca y hacer y decir lo que quieran, igual que, espero, ellos respetarán el mío de hacer lo propio. Sobre todo porque, al no tener nada que ver con el PSOE, me es imposible sentirme defraudado o satisfecho.

Solo me permito una observación que tiene algo de reveladora: ¿alguien imagina una situación como la de los amigos de gana Madrid en algún otro partido de esos de la "verdadera izquierda", de esos que dicen lo de que el PSOE y el PP son iguales? ¿Alguien piensa que unos militantes del Partido Comunista, de IU, de Podemos, pueden actuar conjuntamente con otras gentes que los consideran "defraudados" por el partido en el que militan?

No siendo Palinuro de partido alguno y rigiéndose solo por criterios de integridad personal, rectitud y sinceridad, sin reconocer deber de obediencia a nadie, defiende el derecho de estos militantes socialistas a hacer lo que crean en conciencia que deben hacer.

Pero, en serio, ¿cree alguien que puede dudarse de la condición de izquierda de un partido que muestra esta tolerancia, democracia y libertad internas y que lo hagan, además, gentes que estas virtudes ni las huelen?

jueves, 5 de febrero de 2015

Punto de fuga.


Ayer el foro se vio agitado por tres noticias de grueso calibre cada una de las cuales provocó un tumulto y entre las tres poblaron el escenario, el cuadro. El pacto entre PP y PSOE soliviantó a las bases del último. El barómetro del CIS cargó más de razón a los soliviantados que ya ven otro sondeo posterior de desplome estilo PASOK. Además elevó a Podemos a la condición de segundo beneficiario del fementido bipartidismo, causando seguramente alarma en las cancillerías extranjeras. Por último, la ruptura de Tania Sánchez que, como una nueva Clelia, cruza las líneas para reunirse con los suyos, podrá leerse de muchas maneras y se hará. Pero una es segura: los comunistas parecen a punto del ansiado sorpasso, de ganar el viejo contencioso con los socialdemócratas por el apoyo de la gente, pero a costa de dejar de ser o llamarse comunistas. Incluso izquierdistas.

Todo eso está muy bien y es muy entretenido, pero no nos deja ver por encima de nuestras narices, nos oculta el punto de fuga del cuadro, allí en donde de verdad se deciden los destinos de nuestro país. Más concretamente, en Grecia. Y aun más concretamente, entre Bruselas, Berlín, Frankfurt y París. Un lío, sí, sobre todo para gente poco ducha en lenguas. Pero un lío más importante para nosotros que los nuestros. En un post del 31 de enero, La vorágine, Palinuro decía que las fortunas electorales de Podemos dependerán de cómo resulten las negociaciones de la Troika, o la UE o la señora Merkel con Grecia. No se olvidará que Pablo Iglesias (y no sé si los mismos griegos) planteó las elecciones griegas como una opción entre Syriza, la soberanía, y Merkel, subyugación. Nueva Democracia no contaba. Después, en la manifa del 31 de enero, sacó a relucir repetidas veces la Patria, la Patria española. A Palinuro esto le suena un poco a la Gran nación de Rajoy y le da más o menos el mismo valor, aunque reconoce que las motivaciones son distintas.

Lo primero que ha hecho Syriza, sin duda, ha sido poner en práctica tres o cuatro medidas de justicia social de urgencia para los más necesitados y, a continuación, ha ido a negociar con la UE, el BCE, Alemania, o sea con Merkel, que le dejen gobernar. Según el simil anterior, el partido victorioso pide condiciones al partido derrotado. En realidad, Syriza, Grecia, depende de la UE como el rey Yugurta de Roma y, aunque no sea de esperar que acabe ejecutada en la cárcel Mamertina, tampoco lo es que vaya a conseguir facilidades.

De la Gran nación de Rajoy, compatible con todo tipo de subalternidad, cabe esperar poco. Pero si en la izquierda y entre el pueblo prende la reivindicación de la Patria y, al final, la Patria consiste en negociar otro rescate, habrá una generalizada sensación de frustración. Entre el inmovilismo de la Gran nación, que manejará sin tapujos el discurso del miedo, y la ilusión encendida de la Patria, sobre el trasfondo cárdeno de la crisis griega, ¿qué votará la gente, llegado el momento?

Ese es el punto de fuga, el punto al que nadie mira porque los pactos, los sondeos, las broncas, el frente judaico de Palestina y el efecto sifón de Podemos lo ocultan. Como si, efectivamente, fuéramos soberanos.

Y el que menos mira, el PSOE que, sin embargo, tiene la posibilidad de instalarse en el punto de fuga. En otro post de ayer, titulado Esto es lo que hay, Palinuro veía al PSOE ante otra disyuntiva, tirar hacia el centro o tirar hacia la izquierda como posibles vías para remontar los malos augurios de los sondeos y ganar las elecciones. En cierto modo, puede hasta combinarlas: tirar hacia la izquierda lo suficiente para frenar el efecto sifón de Podemos, mucho más débil que en IU, y sin dejarse absorber por él; y tirar hacia el centro lo suficiente para garantizar la estabilidad pero poner coto a los desmanes de corrupción y desmantelamiento del Estado del bienestar. Esto de garantizar la estabilidad suena algo extraño, pero se entiende: ¿cuál es el sentido de la alianza de Syriza con un partido nacionalista medio xenófobo pudiendo haberla hecho con otro de izquierda? Lanzar un mensaje de amor a la estabilidad. Cierto, con un componente patriótico, pero probablemente irrelevante.

Para ganar las elecciones se precisa convencer a la gente. El PSOE dispone de dos mecanismos para conseguirlo que puede poner en práctica tanto si opta por tirar hacia el centro como a la derecha.

El primero es la moción de censura que Palinuro no deja de reclamar. Se perderá. Pero dará una ocasión única y legítima al PSOE de aparecer como un partido recuperado, serio, con un proyecto concreto y viable que se expondrá ante la opinión pública española y sin duda será seguido con atención en el extranjero. Pedro Sánchez es el líder de un partido parlamentario. Está bien que vaya por la agrupaciones los fines de semana, pero en donde tiene que hablar es el Parlamento, en donde tiene que exponer su política, su proyecto, su programa, es en el Parlamento. Y, si no le dejan, que no le dejan, hágalo por la vía de la moción de censura.

El segundo mecanismo, nada desdeñable, es el hecho de que, si es necesario negociar o renegociar con la UE, el PSOE está en buena posición por cuanto es también partido de gobierno en Alemania a través del SPD, que tiene seis ministros en el gabinete. Los dos son miembros del Partido de los Socialistas Europeos en donde ambos deben acordar políticas que puedan defender en sus respectivos países.

Y ahí es donde el PSOE tendrá que demostrar que no es igual al PP.