Mostrando entradas con la etiqueta Trolls.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Trolls.. Mostrar todas las entradas

sábado, 6 de abril de 2013

El fascismo contra Palinuro.

Como se sabe, el PP tiene numerosos seguidores a sueldo dispuestos a hacer de trolls en las redes, de  agentes provocadores, de boicoteadores de las páginas críticas. Lo sabemos porque el otro día cometió un lapsus mail y envió por error a los medios un mail con el argumentario para sus esbirros, con las cosas que tenían que decir, las que callar, las que criticar, etc, etc. Recibidas estas instrucciones, los tertulianos, "opinadores", todólogos, trolls y sicarios de la derecha se desparraman por radios, televisiones, blogs, foros, webs, etc a ir soltando sus estupideces a tanto la baba. Por supuesto, no es lo mismo un miserable troll de tercera, que deja tropecientas mil veces el mismo comentario estúpido, obsceno, provocador, según toque y que cobra (según tengo entendido), 0,20 céntimos por página que el/la conocid@ periodista que larga la doctrina del amo a 500 euros la aparición.

No es lo mismo en cuanto al origen. Pero sí lo es en cuanto al fin: acallar las opiniones críticas, el juicio libre, el debate genuino. Anegarlos bajo una pesada capa de improperios, groserías, insultos, amenazas, falacias o simples embustes (la panoplia retórica de la derecha) para enmierdarlo todo, que nadie pueda informarse, nadie pueda encontrar seguridad en nada, que nadie pueda fiarse de nadie.

Ahora le ha tocado a Palinuro. Hace ya tres días (los que me ha costado convencerme de la verdad de cuanto digo) que vengo teniendo problemas de acceso al blog. Cuando lo intento pueden aparecer dos informaciones: a) la primera, avisando de que no se puede conectar con la página porque no y, preguntada la razón a blogger, este contesta que la ignora. Obviamente, porque es una maniobra de los fachas a sueldo para boicotear la página. b) la segunda (más frecuente), un aviso de que Palinuro tiene "contenido de adultos", dejando al visitante la decisión de si sigue o no. Como sabe también todo el mundo, Palinuro es un blog de política, libros, arte, cine, literatura, etc. Nada de porno o lo que sea eso de "adultos". Así que, si les aparece el aviso, entren sin temor. Si la pantalla quedara en blanco, denle a F5, tecla de refrescar.

Me costó rendirme a la evidencia pero, al final, he de admitirla: Palinuro está siendo objeto de un ataque de esbirros cuya intención es ver si pueden acabar con el blog, que no se vea. Por cierto, cuando escribo "esbirros" me refiero a los de la derecha. Pero no descarto que la maniobra pueda venir de algún sector lunático de la "verdadera izquierda". Tengo pruebas suficientes de que, aunque en menor medida que en el PP, también en esos sectores de la "izquierda" hay orates que harían (y hacen) lo que pueden por acallar a Palinuro.

Por supuesto, he mandado aviso a blogger a través de su servicio de feed-back pero, la verdad, tengo escasa esperanza de que me haga caso. Al fin y al cabo, es el que ha puesto el anuncio de "contenido de adultos", evidentemente sin haberse tomado la molestia de revisar el del blog. Así que, voy a ver las posibilidades de migrar a WordPress. Cuando las tenga estudiadas, si continúa esta marranada de boicot de fachas de derechas o izquierdas, me mudaré.

Ya sé que este es uno de los precios(y no el único ni el menor) de ser independiente, de tener un blog en solitario, sin encajarlo en ningún medio, periódico, organización, asociación y partido que, además de protegerte, sin duda te hacen creerte alguien porque recibes las visitas que, en el fondo, son de tu anfitrión. Ya estoy acostumbrado. Fastidia un poco, pero la libertad, la independencia que da no admiten comparación. Así que seguiré como hasta ahora.

Entre tanto si algún amigo con conocimientos suficientes para echarme una mano en quitarme de encima esta peste quiere hacerlo, se lo agradeceré en el alma y, si lo consigo, le regalo mi último libro.

La imagen es una foto de Mermadon 1967, bajo licencia Creative Commons).

lunes, 19 de diciembre de 2011

Los trolls y los insultos en la red

La defensora del lector de El País, Milagros Pérez Oliva, dedicaba ayer su columna a los trolls y los insultos en la red. (Los "trolls" se apoderan del debate). Venía a cuento de que, al parecer, los comentarios del blog de Iñaki Gabilondo rebosan de insultos, injurias, amenazas, groserías. Digo "al parecer" porque, aunque miro a diario el videoblog del periodista, nunca los comentarios porque ya sé lo que voy a encontrar; lo que he dicho. Por lo demás, como todos los blogs, páginas web, todo lo que se asome a la red y abra la posibilidad de comentarios anónimos. Y cuanto más importante, interesante, oportuno o de mayor audiencia sea lo que se expone, más arrecia la grosería, el matonismo, la chulería, la infamia.

La defensora se queja amargamente de esta situación y lo mismo hace Gabilondo, quien lamenta que se pierda una ocasión de debate en profundidad. Me solidarizo con Iñaki que no sabe bien cómo lo entiendo. Siempre que haya anonimato habrá abundancia de enfermos mentales, envidiosos y sicarios a sueldo (básicamente los tres grupos mayoritarios de trolls) soltando su basura. Siempre será así, pues está en la naturaleza humana. Lo sabemos todos y está estudiado. La misma defensora cita una página de Timothy Cambell, ¡de 2006! en la que se analiza la figura del troll. Campbell hace sabias recomendaciones sobre cómo combatirlos y, en último término, confía en la habilidad del administrador.

Los trolls son, en efecto, muy conocidos. Véase (entre los muchos ejemplos posibles) una página de Ramón Redondo en la que se clasifican con bastante gracia los distintos tipos de trolls. Pérez Oliva lamenta que, a través de estas prácticas, padezca la calidad de los diarios. Se trata de una verdad a medias porque olvida que gran parte de la prensa se dedica precisamente a insultar, que hay columnistas en los medios escritos que no hacen sino insultar. Y mientras los periodistas sigan considerando que los medios que insultan y los que no insultan son iguales, no habrá nada que hacer y los trolls digitales seguirán alimentándose de la bazofia que leen en ciertos medios, oyen en ciertas radios y ven en ciertas televisiones. Los nombres los conoce todo el mundo.

Los remedios de Campbell no son tales. En primer lugar, ¿por qué hemos de perder el tiempo neutralizando psicópatas, envidiosos y sicarios? En segundo, no todo el mundo puede pagarse un administrador de la página.

No, frente a los insultos y los trolls sólo hay una solución y media. La media consiste en establecer un sistema de registro para evitar el anonimato y, además, contar con un administrador que filtre. Sólo es media solución porque los registros no son enteramente seguros, dado que suele ser posible identificarse en falso o, lo que es peor, suplantando a otra persona. Y los administradores tienen límites. Eliminar un troll que insulta y/o amenaza e relativamente fácil. Otros no lo son tanto. No es fácil expulsar al troll que Redondo llama tiquismiquis y tampoco a otro, más peligroso aun, que es el prolijo argumentador: sin insultar, sin vociferar, pretende enredar al autor de la página (y otros comentaristas) en discusiones sin fin, irrelevantes, cansinas. Si se los bloquea, se quejan de que se coarta su libertad de expresión. Y las buenas gentes que han padecido años de dictadura silenciosa se allanan a que los descendientes de quienes la ejercieron (o ellos mismos), vuelvan a monopolizar el debate público.

Hay que reconocerlo: el único remedio es cerrar las páginas a los comentarios. Es triste, cierto, pero tampoco tanto, no hay que exagerar; quien tiene algo que decir encuentra siempre en donde hacerlo en la red. Y es lo más eficaz. Palinuro aprovecha para recordar que tiene los suyos cerrados y así lo explica en su apartado correspondiente. Estaba harto de aguantar insultos, amenazas e impertinencias. El blog ha ganado y ha crecido en audiencia.

Palinuro (este Palinuro) nació en un país en el que los espacios públicos cerrados advertían que estaba "prohibido escupir en el suelo" o, si el espacio era abierto, que estaba "prohibido hacer aguas menores y mayores". Un país que se ha civilizado mucho, pero que parece haber retrocedido, al menos en lo que hace a los escupitajos y las aguas "menores". Basta con pasear por el centro de nuestras ciudades. Palinuro no puede evitar que nuestras calles parezcan escupideras pero sí que escupan en su blog.

(La imagen es una foto de jaywood_uk, bajo licencia de Creative Commons).