Mostrando entradas con la etiqueta Vacaciones.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Vacaciones.. Mostrar todas las entradas

viernes, 12 de agosto de 2016

La semana cómica

(A la sonrisa radiante de Mireia Belmonte)

Ya saben: no me molesten en la siesta.

El país arde en sentido literal. Y también en el figurado. Lleva meses sin gobierno, con uno en funciones con el que podría hacerse una serie de televisión. Se enfrenta a una situación muy incierta en Europa. Está inmerso en una crisis constitucional de envergadura con el proceso independentista catalán. Se  aproxima la posibilidad de unas terceras elecciones que todos temen como la peste negra. Sobre todo porque han agotado el repertorio de discursos, tampoco muy extenso.

Y los gobernantes y sus replicantes se van de vacaciones. El presidente del gobierno es marxista, sector Lafargue, el de El derecho a la pereza. Sí señor. ¿Hay algo más español? ¿Algo que nos dé esta condición de gran nación? 

Pues, nada, una semana de jogging y footing y silloning; cines al aire libre; partida de dominó o mús; tonteos con las amistades, alguna novela, el Marca, un puro. Esto es vida.

La comicidad de la semana empieza con el titular de EL País de que el pacto PP-C's "puede modificar los impuestos". Parece periodismo del absurdo, quizá un género nuevo. Si se hace un pacto será para modificar algo y, por lo demás, los impuestos los modifica Rajoy el solo cuando le da la gana y así lo ha hecho varias veces. Es más, su primera medida fue subirlos. Para demostrar que es un hombre de palabra, ya que ganó las elecciones prometiendo bajarlos.

Se dirá que cómica es la legislatura. Sí, y la anterior. Y la anterior. Pero la comicidad de esta semana lo supera todo. Al final de ella, Rajoy reunirá el Comité Ejecutivo de su partido (por lo demás, a su vez, imputado en un par de procesos penales) y en el que hay miembros en diversos momentos procesales para que dictamine sobre las condiciones de Rivera, una de las cuales es que los imputados, fuera. Es como pedirles el hara-kiri. Pero eso es irrelevante. El órgano dictaminará lo que Rajoy quiera. El problema es que ese dictamen también será irrelevante porque la investidura depende de lo que haga el PSOE.

Y en el PSOE, NO es NO. 

Con lo cual, ni C's ni dictámenes, Rajoy tendrá que desistir. 

Y ese será el momento en que la izquierda decidirá si hay gobierno de progreso, para lo cual tendrá que contar con los nacionalistas vascos y catalanes, o nuevas elecciones.  En el fondo, la cuestión se centra en la pelea cainita de las dos izquierdas y el frente catalán. Es lo único serio.

Lo de las derechas es más de tipo astracanada.

viernes, 1 de enero de 2016

Hoy no hay periódicos de papel

El otro día en que no se editan periódicos de papel, de kiosco, es el 25 de diciembre. Antes de internet, que es como decir antes de Cristo o antes incluso, este hecho o, mejor, no hecho, marcaba la jornada: sin periódicos, con todo el mundo durmiendo la moña, incluidos los periodistas, las tiendas cerradas, las panaderías, la barra de pan congelada del día anterior. Pero eso era antes. Ahora no se nota. Los periódicos de papel son testimonio de un atavismo agonizante. Sus tiradas bajan de control en control de audiencia. En realidad, podían quedar reducidas a un solo ejemplar, como el BOE, porque la función es la misma; dar fe de que algo ha sucedido. Mejor dicho, de que se ha publicado. Si ha sucedido o no es otra cosa.

Es decir, no hay periódicos de papel pero hay noticias, hay información. Las redes no paran. No es cierto que sea un día vacío para la comunicación. Esta se multiplica, se viraliza. En un par de ocasiones Whatsapp ha saltado en varios lugares del mundo obviamente por sobrecarga, y twitter se ha llenado de chistes del tipo de "Hoy se ha caído whatsapp y he descubierto que tengo una familia que parece simpática". ¿Y qué se comunica? Pues media docena de fórmulas hechas para dar salida a ese amor infinito y cósmico que nos llena el pecho a la tercera copa de cava y que forma parte de lo que se llama el espíritu navideño (aunque ya aquí en parte algo más golfa) hecho de paz y amor y caridad.

Es posible que las Navidades tengan todas esas virtudes y buenos sentimientos pero son como de guirnaldas, o estrellas de Oriente pinchadas en papel azul. Las fiestas en realidad son jolgorios que van celebrando distintas falsedades y mendacidades tradicionales. Empieza con el sorteo de la lotería, un engaño de cabo a rabo pero un exitazo convertido en costumbre social basada en la fe. Viene luego el discursito del Rey la noche del 24, día sagrado de los cristianos, para celebrar la separación de la Iglesia y el Estado, que tiene tanto que ver con la vida cotidiana de los súbditos como un perro de siete cabezas. Y este año pronunciado y escenificado en el salón del trono del Palacio Real, la casa de todos. Siguen después los dos sagrados banquetes, la cena de Nochebuena y la comida de Navidad, fiestas que celebran la bienaventuranza infinita de la institución familiar ampliada, un ámbito en el que se mezclan el hastío y el odio, animado muchas veces por el ingenio de algún cuñao, figura que ha emergido en los últimos tiempos en las redes, como un característico del teatro. Para colmo la modernidad quiere que en muchos hogares se presente esa noche Santa Claus, primera de las dos patrañas que se coloca a los niños. La segunda es la de los más tradicionales, que mantienen el rollo de los Reyes Magos. Incluso los hay sincréticos que celebran los dos y así los niños tienen paga doble. Como los adultos, cuando no se la quita el gobierno. De la Nochevieja no hace falta hablar porque aún se la oye. Viene luego el segundo embeleco de la lotería del Niño, para estrujar los últimos ahorros de la parroquia. Y termina el paseo por esta escenificación de trolas con los citados magos que este año en Madrid, capital progresista, en aplicación de la conciencia de género ha incluido una Reina Maga. Por supuesto, las fuerzas del orden han protestado de lo lindo por la vía esa de a-dónde-vamos-a-llegar. Pues con un poco de suerte a que el próximo año, haya una mujer, un hombre y un transexual, con lo que estará más equilibrada la composición.

O sea, la celebración es el festival del embeleco y el oropel. Vamos por ella de trola en trola en un ambiente de cursilería que pone carne de gallina y acabamos sucumbiendo, mandando mensajes a familiares y amig@s deseándoles cosas buenas y mostrando que están en nuestro pensamiento. Al final, rezongando, acabamos haciendo lo que se espera de nosotros. Nos gusta porque las mentiras son siempre muy suaves. Y porque, además, de las mentiras salen las verdades. Somos sinceros cuando deseamos a un amigo o pariente lejano todo género de venturas. Trillones de toneladas de venturas cruzan el planeta de arriba abajo a coste cero. Pero nosotros somos sinceros. Lo que convierte el rito en una mentira es la multiplicación. 

En la pendiente final de las fiestas del embeleco, la realidad verdadera, la que no es de oropel ni deja lugar a dudas, se nos presenta en toda su crudeza. Ayer, en Almería, un ciudadano asesinó a su esposa de un certero disparo y luego se suicidó de otro. La verdad, comenzar así el año es muy significativo. El feminicidio es una realidad en España. No se hace a través de matanzas indiscriminadas sino gota a gota, paulatinamente, a los ritmos imprevisibles de los conflictos de pareja que el machismo dominante resuelve con frecuencia por la vía del asesinato. 

La lucha contra la violencia machista no es sencilla ni será breve. Se requieren muchos más recursos y medios materiales y paciencia para un problema que tiene una vertiente en el sistema de enseñanza, cosa que va de generaciones. Tanto más prolongada cuanto que tropieza con multitud de objeciones desde quienes quieren rebajar la intensidad de la lucha a base de decir que la violencia no es machista sino de género y que lo es contra las mujeres como contra los hombres hasta quienes niegan que haya problema alguno porque el lugar de la mujer es en casa y con la pata quebrada, si es necesario en sentido literal. 

FELIZ AÑO A TOD@S L@S LECTOR@S

sábado, 27 de julio de 2013

Sangre, sudor y rabia.


Finales de Julio en un Madrid achicharrado y nunca mejor dicho pues las chicharras no paran en los jardines. Se les une la algarabía de las cotorras; por eso lo de algarabía, que es el ruido de los árabes cuando invadían en algarada tierras de cristianos; que estas cotorras vienen en son de guerra, como plaga temible de depredadoras. Tanto que el Ayuntamiento ha decidido salir a cazarlas, como los tramperos iban a cazar osos. Y quizá con medios parecidos. La nota melodiosa la ponen las urracas, mientras los madrileños van a sus cosas con la lengua fuera y sudando la gota gorda. Muchos estaban de vacaciones y regresan sudando y sudando salen los que las comienzan hoy. De siempre ha sido julio el mes más sudoroso del año en Madrid. Agosto lleva la fama pero el bochorno, el aire tan caliente que sofoca, la luz cegadora de las calles con unas acacias raquíticas, eso es de julio; cuando el foro echa el bofe es en julio. El "poblachón manchego" de Ortega se manifiesta en su cegadora crudeza. Madrid, el rompeolas de las Españas, no ha visto jamás más olas que las que hagan los bañistas en la llamada "playa de Madrid", por otro nombre la charca del obrero, y las de los patos en el apacible discurrir del Manzanares, regato con ínfulas de riachuelo. Lo primero que llama la atención (luego hay muchas otras cosas, algunas enojosas) al comparar otras capitales europeas con la española, París, Londres, Roma, Viena, es la importancia que tienen sus respectivos ríos en la vida de la ciudad. Sin el Sena, no habría bateaux-mouches, ni gabarras que van y vienen, faltaría alguna película de Renoir y quizá no hubiera ni impresionismo. Sin el Támesis y su actividad portuaria, no habría East End, cockneys, ni Shaw habría escrito Pygmalion ni Wilde El retrato de Dorian Gray, ni hubiera existido Jack el destripador, ni las novelas de Sax Rohmer, llenas de chinos misteriosos y opio. Sin el Tíber, nada de puerto de Ostia, ni Testaccio, nada de romagnolo ni isola Tiberina, ni la mole adrianea. Y ya no se hable del Danubio, ese que solo ven azul los enamorados porque todos los demás lo vemos de un sospechoso marrón. Así que los madrileños viven de espaldas a su río. Que en verdad no es tal. Hay más agua -y salada- en el sudor de los madrileños en el mes de Julio que en el Manzanares.

Y de pronto la sangre ha estallado en un punto del noroeste y ha salpicado a un país en modorra. Con tanta violencia que, en los primeros momentos, se habló de atentado. Es mucho el destrozo, la mortandad, el desastre de vidas; mucho el golpe. Casi ochenta víctimas nos han caído encima, apenas cubiertos los cadáveres con mantas apresuradas y nos han dejado de piedra. Ha habido varios tipos de reacciones destacadas. Lo primero de todo, la laureada de honores, para esos bomberos que han interrumpido su huelga y se han puesto al tajo de salvar vidas humanas. La población en bloque a socorrer a las víctimas, a ayudar a los policías, los sanitarios, los médicos y a donar sangre. Tanta que hubo que organizarlo todo vía twitter para que los hospitales no se colapsaran. La sociedad es rápida, solidaria, eficaz. Las autoridades han respondido. Feijóo llegó en minutos, luego fue Rajoy, que parece ir aprendiendo. Los medios, en general, no tuvieron su mejor día. El 24h de RTVE ni se enteró de lo que estaba pasando y las cadenas privadas fueron incapaces de interrumpir la programación. Mucha prensa escrita derivó hacia lo morboso y sensacionalista, levantando la indignación de las redes. Son las redes las que han difundido la noticia, han colaborado en las medidas de socorro y han comentado la cobertura de los medios. Las redes son más rápidas, más flexibles a fuer de interactivas, están más capilarizadas y, por supuesto, son inteligentes.  También han albergado el debate de interpretaciones. ¿Cómo entender la catastrofe? Hay quien busca el lado politico: es el capitalismo, las privatizaciones, el afán de lucro, los recortes, la presión a la que están sometidos los trabajadores. Y hay quien reduce el asunto al factor humano puramente individual: el maquinista. Las dos empresas, RENFE y Adif, lo culpan directamente. Sospechoso. Pero precisamente circulan historias de comentarios suyos en su TL en Facebook que ponen los pelos de punta. Lo más probable es que haya de todo, incluida la negligencia culpable de alguien más y, como siempre, la indignante comprobación de que las empresas no invierten en seguridad por codicia. Como sea, la sangre ha estallado en Santiago y se ha mezclado con el sudor de julio.

Y todo lleva no a las lágrimas sino a la rabia. Esa tragedia de la gente normal se da en una sociedad gobernada por unos políticos consistentemente acusados de haber cometido todo tipo de delitos, faltas, trapacerías, arbitrariedades y corruptelas. Un presidente del gobierno de quien dice el ex-tesorero de su partido, al que él nombró y con quien estaba a partir un piñón hasta hace muy poco, que incumplía la ley de partidos. A quien el mismo personaje acusa de de haber cobrado sobresueldos hasta el ultimo momento en sobres . Un presidente que según el mismo Bárcenas, (a) el Innombrable, le había garantizado que cobraría su salario sine die. La rabia surge al ver que es todo así de sórdido, de ruin, de miserable. Y que están todos en ello: Arenas protegiendo a Bárcenas, Cospedal despidiéndolo en diferido antes de lanzarle demandas como quien tira venablos, Aznar, Álvarez Cascos, Mayor Oreja, Trillo, callados como difuntos. Y a este cortjo principal acompañan chirigotas, mojigangas y comparsas de lo más variado, Urdangarines, Matas, Lópeces Viejos, Albondiguillas, Sepúlvedas, Bigotes, Fabras, Baltares y me dejo docena y media del tablado de la pillería. Un cuadro de Gutiérrez Solana, una fiesta como el auge y caída de la ciudad de Mahagonny, en donde el robo estaba institucionalizado..

Está claro que la estrategia de Rajoy de no hablar, mandar callar, silenciar al extremo patológico de no nombrar a Bárcenas, ha fracasado. Gürtel y Bárcenas, Bárcenas y Gürtel son la ruidosa agenda española, tienen al gobierno contra las cuerdas, dedicado exclusivamente a escurrir el bulto e idear estrategias de salvación ante una convición cada vez más extendida: no hay otra salida que la dimisión. Total, el gobierno no gobierna; se defiende. Gobernar, gobierna Bárcenas, el delincuente, "ese señor", cuyo cuñado sigue siendo el jefe de algo importante en la sede de Génova. Gobiernan las cabeceras de los periódicos, con El Mundo por delante y los otros diarios de la derecha defendiendo trincheras. Gobierna Europa. Todos los barandas europeos tienen la nariz metida en España. Incluida su prensa que, por cierto, pone a Rajoy cual no digan dueñas. Ni siquiera la Dueña dolorida que, evidentemente, no lee The Economist. Gobiernan todos menos el gobierno.

A lo que no renuncia Rajoy es a la marrullería. Tiene que comparecer, según dice con su habitual sinceridad, "a petición propia" y tiene que hablar, tiene que explicar. Pero explicar ¿qué? ¿Nadie le ha leído sus derechos? ¿Nadie le ha dicho que todo cuanto diga podrá usarse contra él por la vía judicial? No hace falta. Ya lo sabe él muy bien. Por eso se propone desactivar la comparecencia. La ha puesto el 1º de agosto, quiere rellenarla de información no pedida sobre Europa, la crisis y las consabidas reformas y pretende obscurecerla anunciando la bajada de algún impuesto. Esto ultimo es llamativo: quiere mitigar la rabia y la indignación comprando a la gente. Es una forma de ver el mundo. No precisamente noble.

Bien. Y producida la comparecencia, dadas las no-explicaciones y ofrecida la no-dimisión, ¿qué más cabe hacer? Hay quien dice que basta con sentarse a esperar los desarrollos procesales del caso Bárcenas quien ya ha anunciado que tiene dinamita para volar el gobierno. Puede ser cierto, puede ser un farol pero, si el juez no se toma vacaciones, este agosto promete ser el más amargo de la vida de Rajoy. Y el de más rabia del reino.
 
También cabe ir adelante con la moción de censura. No cabe; se debe plantear. El presidente podrá asistir o no (doble contra sencillo a que no), pero el líder de la oposición mayoritaria podrá explicarse en la cámara y, a través de la cámara a todo el país. La opinion está deseosa de escuchar a un politico sobre el que no pese la acusación de ser un rufián.

(La imagen es una foto de La Moncloa en el dominio público).

lunes, 13 de agosto de 2012

Las vacaciones (pagadas) del gobierno.

Arde España; arde por los cuatro costados; arde, según muchos autorizados pareceres que no incluyen al primo de Rajoy, a consecuencia de ese cambio climático que la derecha, las grandes industrias, los bancos, la prensa más reaccionaria (casi toda) que les sirve de portavoz, niegan de modo sistemático; arde desde hace un mes y por todas partes, en las Canarias, Cataluña, Galicia, Valencia. Algunos de estos sitios estarán próximos a donde los miembros del gobierno estén de vacaciones.
Porque esa es la cuestión. Arde España y el gobierno está de vacaciones. De vacaciones está hasta el ministro al que se le quema directamente la jurisdicción, Arias Cañete, quien prefiere ver los toros desde la barrera, de charleta con el Rey.
Y no solo arden los bosques; arden también las ciudades y los campos y hasta las cárceles. Los jornaleros andaluces andan soliviantados ocupando tierras en una especie de resurrección de los conflictos agrarios. Los funcionarios, también en su estilo más metódico, mantienen una protesta periódica los viernes con horario fijo. Más de cien presos independentistas están en huelga de hambre para forzar la excarcelación de uno de los suyos, enfermo terminal.YH la cuenta sigue creciendo: Arnaldo Otegi se ha sumado a la protesta que plantea un problema grave al gobierno, parcialmente similar al que provocó De Juana Chaos al gobierno socialista de la época y frente al cual los gobernantes de hoy, entonces en la oposición, exigían intransigencia cerrada, que el Estado no cediera y si De Juana Chos moría, sería un problema suyo. No se puede chantajear al Estado. Será interesante ver qué actitud adoptan ahora los intransigentes de antaño.
Arde sobre todo el país en cábalas y especulaciones acerca del ya prácticamente seguro rescate de España. Arden las cotizaciones de la bolsa, la prima de riesgo, los índices económicos más sensibles, como el paro, la productividad, el endeudamiento, etc. Y, además de las cábalas, el personal contiene la respiración en espera del 1º  de septiembre, cuando entre en vigor la subida del IVA y todo el mundo haya de hacer frente al repentino encarecimiento de la vida con unos salarios mermados. De aquí a entonces las compraventas se dispararán y, al mes siguiente, habrá tremendo parón, en parte porque no se celebrarán compraventas y en parte porque muchas de las que se celebren serán opacas.
Para entonces sonará la hora del rescate, o sea de la verdad y no consuela gran cosa enterarse de que algunos grandes bancos y empresas de servicios financieros están haciendo estudios sobre la eventualidad de una, dos, tres salidas del euro; incluso sobre la de la desaparición de la moneda única.
En esta situación convulsa, con el resto del país achicharrándose por ese calor que nada tiene que ver con el cambio climático, los gobernantes están todos ausentes, dedicados, es de suponer, a pasear, pescar percebes, hacer barbacoas, jugar al mus, ponerse cilicios, ligar bronce, etc. La web de La Moncloa está callada y su última noticia es la telefonata de Obama a Rajoy a Sanxenxo a animarlo a pedir el rescate y echarse en los próvidos brazos de Merkel, de eso hace ya como diez días, los que lleva el gobierno de vacaciones pagadas, en algunos casos, como el del ministro de industria, en hoteles ilegales.
El PSOE, en cambio, no parece tomar vacaciones y afea las del gobierno en momentos de emergencia nacional, cosa que a este parece importarle un pimiento. Insisten los socialistas en que, dada la gravedad de la situación, hay que aunar esfuerzos y suscribir pactos de actuación conjunta, hay que hablar con una sola voz en Europa. Es una conciencia nacional tan viva que a alguno de ellos se le va la pinza y pide nada menos que un frente único PP-PSOE. Es difícil visualizar a los miembros del gobierno en frente alguno que no sea el de juventudes. El término revela poco raciocinio, dada la tradición frentista propia de la izquierda e inexistente en la derecha. El frente requiere algo concreto ante lo que situarse. Un frente prácticamente nacional en España tendría enfrente algo tan poco concreto, tan abstracto como la crisis. Téngase además en cuenta que cada una de las partes del hipotético frente culpa a los principios de la otra (desregulación/intervenciononismo) por la crisis.
Si el PSOE quiere transmitir la idea de ser un partido serio, responsable, que no toma vacaciones y antepone los intereses de España a todo lo demás, no necesita un frente. Le basta con negociar acuerdos específicos con el gobierno, que no comprometan a los socialistas con las políticas más regresivas en lo ideológico. No se obliga así al PSOE a ocupar el sitio simbólico que le otorgan quienes escriben PPSOE y hablan del régimen y queda como partido respetable, con conciencia de Estado.
Pero sobre todo pone en evidencia que el gobierno está de vacaciones. Como suele decir el personal, ha desconectado. El gobierno ha desconectado del país. Pero el país está conectado consigo mismo y, de todas formas, dado el grado de competencia, eficacia y mera racionalidad de los ministros, sometidos a examen en una entrada pasada, (El estado del gobierno de la nación), casi sería mejor que siguieran vacacionando el resto de la legislatura. Sería más barato y probablemente mejor para el país.
No obstante, es bastante probable que los servicios correspondientes de La Moncloa ya estén gestionando alguna triunfal aparición pública de Rajoy en compañía de los medallistas olímpicos. Interrumpirá entonces sacrificadamente sus vacaciones Rajoy, a fin de trasmitir a la opinión el mensaje claro de que, detrás de los metales españoles, está la sabia guía y el providencial desvelo de este gobernante sin par que, al estilo de su ideal, el invicto caudillo Franco, no duerme y está siempre en vela en pro de los destinos de la Patria. Él bien quisiera interesarse por los miles y miles y miles de hectáreas que ha ardido y siguen ardiendo en España, por las cuitas de los cientos de desplazados y por la angustia de quienes han perdido algún allegado en estos feroces incendios (ya van seis muertos); pero, al ser humano, tiene humanas limitaciones y debe establecer prioridades: siempre será mejor para la marca España que su gobernante aparezca compartiendo el éxito olímpico que tiznado hasta la cejas entre las cenizas ardientes de algún bosque otrora frondoso.
(La imagen es una foto de Francisco Nicolás Mercader Román en el dominio público).