Mostrando entradas con la etiqueta Vicios nacionales.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Vicios nacionales.. Mostrar todas las entradas

jueves, 17 de febrero de 2011

El pulpo que asfixia España.

Hace unos días se conmemoró el centenario de la muerte de Joaquín Costa, el autor de Oligarquía y caciquismo como la forma de Gobierno actual en España, escrito en la tradición de propuestas arbitristas (Lucas Mallada, Macías Picavea, etc) que buscaban las razones de la decadencia española y trataban de ponerles remedio. Igual que Costa. Igual que el resto de los regeneracionistas de los que la IIª República fue la última manifestación. Y tantos esfuerzos tanto tiempo después, ¿han servido de algo?

Temo que no. La prueba más palpable es la desgraciada peculiaridad de España en el contexto de la crisis actual: el doble de la tasa de paro y la recesión continuada allí donde los demás países han iniciado ya la recuperación. España sigue siendo un país no enteramente europeo como se ve en cuanto se repase la actualidad.

La forma de gobierno, como en los tiempos de Costa, es la oligarquía y el caciquismo, algo edulcorada la primera que se disfraza de modernidad a través de la banca y los llamados mercados y en auge el segundo en todos los niveles de gobierno, comunidades, diputaciones, municipios en los que el caciquismo es el hilo de oro de la acción pública; y eso sin hablar del turnismo de los dos partidos del sistema cada vez más parecido al de la Restauración.

Todos los vicios y defectos que denunciaba Larra están presentes casi doscientos años después: el favoritismo, el clientelismo, el enchufismo, el amiguismo y el fulanismo continúan determinando el quehacer nacional con redoblada intensidad y amplitud. No son solamente las formas de actuación de la derecha y los sectores tradicionalistas e integristas de toda la vida sino también de los que alguna vez se presentaron como alternativa a los anteriores, los democráticos y de izquierda. Siempre se dijo que cuando estos accedieran a los asuntos públicos las cosas cambiarían, el país se modernizaría, se haría más próspero y más productivo.

Mentira.

La izquierda es tan enchufista, amiguista y clientelar como la derecha. Los partidos de izquierda son redes de influencias, camarillas unidas por relaciones de intereses personales, desde el gobierno, en donde el presidente nombra a quien le peta, sin consultar el parecer del partido ni del Parlamento, hasta la última pedanía. En todos los casos el requisito para ocupar un cargo no es la competencia ni el criterio, sino la amistad con el baranda y la fidelidad a su persona. Basta con ver algún ministro o ministra, algún director general u otros cargos. Los nombrados, a su vez, reproducen estas prácticas: llenan de amigos y clientes los órganos e instituciones públicas en un toma y daca de casta de enchufados. El rendimiento de esta miríada de cargos, dedicada a medrar, es cero o, incluso, negativo. Situación que afecta por igual a la otra formación de la izquierda, IU; no tanto en los nombramientos porque ésta tiene pocos spoils que repartir, pero sí en el conjunto de su acción política. El 95 por ciento de los conflictos internos de la coalición se origina en cuestiones personales más o menos disfrazadas de ideología. Más bien menos.

Estos vicios no son tales en la actividad privada de la sociedad civil. Si un empresario quiere colocar en su negocio a todos sus familiares es libre de hacerlo porque es responsable de sus actos y no tiene que dar cuentas a nadie. Pero el asunto ya no es tan claro cuando esa actividad privada consiste en influir sobre la pública a través de la formación de la opinión, la participación en los debates, en definitiva, la acción en el ámbito ideológico y simbólico, especialmente cuando, como sucede siempre, los opinantes, en la sombra de Catón el Censor, se arrogan la condición de conciencia moral de la colectividad.

De nuevo que esto suceda en la derecha no tiene nada de extrañar: es su forma de ser y prueba de su completa identificación con el orden constituido, basado en esas prácticas. Las distintas facciones conservadoras tienen sus predicadores a sueldo y es muy improbable que estos cambien de cobijo si no es por algún choque extraordinario. Pero lo mismo sucede en la izquierda en donde se presume de mayor autonomía de juicio y de sentido crítico. Ambas cosas falsas.

Hace muchos años que Benda señaló que los intelectuales han traicionado su independencia de criterio, su misión en definitiva, pensando y escribiendo en el marco de consignas, de intereses de partido cuando no de empresa, diríamos hoy. Ahora esa traición se hace más abyecta pues los dichos intelectuales ostentan la marca de la ganadería con orgullo. Y no son solamente los intelectuales, todos los hacedores de opinión, los periodistas, las gentes de los medios, actúan movidos por consignas partidistas, de grupo, corporativas. Y lo hacen como los políticos: con criterios de enchufismo, amiguismo y gremialismo: forman camarillas, grupos de intercambio de favores, que excluyen a los críticos y sólo admiten a los incondicionales.

La izquierda critica estos vicios en la derecha y los exhibe en su propio comportamiento a extremos vergonzosos. ¿Se quiere una prueba? En el momento en que, al ver un nombre, ya sabemos lo que va a decir o escribir, ¿estamos hablando de un opinante o de un esbirro? Generalmente muy bien pagado, pero esbirro al fin y al cabo. El resultado es este desconcierto de la izquierda en un panorama de atonía y mediocridad en los medios en donde no alumbra debate alguno de interés.

La independencia, única garantía de sinceridad, ha sido siempre un lujo y un riesgo. La blogosfera le ha procurado un medio propio de expresión. Un blog es un lugar en el que cabe leer textos como éste que será imposible encontrar en algún periódico o medio audivisual, literalmente copados por los fulanistas que parasitan a los independientes pero no lo dicen.

El pulpo que asfixia España es el incumplimiento del programa regeneracionista ayer por la derecha y hoy por la izquierda.

martes, 21 de abril de 2009

Abajo el ruido.

Por fin la señora Beatriz Corredor hace algo en pro del bien común y no de los tiburones de las inmobiliarias. Le ha constado un año entender que, si es ministra de una Gobierno socialista, no es para engañar a la gente ordinaria a fin de que se entrampe con hipotecas leoninas ni para sacar las castañas del fuego a la mafia del ladrillo.

Como Palinuro tiene muy claro su orden de preferencias, en esta ocasión aplaude a la señora ministra por la nueva y hasta ahora aplazada normativa que obligará a los constructores a levantar casas más aisladas acústicamente. Eso de que, cuando estornuda el vecino del tercero, todo el inmueble lo jesusee es una de las muchas vergüenzas que demuestran hasta qué punto la población española ha estado en manos de una manga de sinvergüenzas cuyo único objetivo ha sido lucrarse a costa del bolsillo y la salud física y psíquica de la gente.

(La imagen es una foto de 20 Minutos, bajo licencia de Creative Commons).

viernes, 16 de enero de 2009

Ruido: entre la civilización y la barbarie.

Mientras que el Ayuntamiento de Madrid que ya en su día creó la brigada contra el ruido va a instalar ahora medidores acústicos a la puerta de los bares con amenaza de expropiación a los ruidosos (bravo por el Alcalde), el de Baiona, en Galicia, ha decidido suprimir las sanciones por ruido a bares y discotecas y derogar la ordenanza municipal contra el ruido, vigente desde 2004 con el anterior consistorio sociata. O sea, el Ayuntamiento de Madrid vela por el descanso y la tranquilidad de los ciudadanos en contra de quienes hacen caja martirizándolos a decibelios; el de Baiona, en cambio, se pasa por el forro la tranquilidad de los vecinos y antepone los intereses de los dueños de chiriguitos ruidosos uno de los cuales es, según denuncia la oposición, un conocido militante del PP propietario de un local reiteradamente denunciado por ruidos y padre de la concejala de urbanismo, vaya por Dios.

Como quiera que ambos ayuntamientos están gobernados hoy por el PP hay que colegir que su diferente actitud frente a la contaminación acústica no depende de orientación alguna del partido sino del nivel de civilización o barbarie de los ediles y, según parece, el diferente grado de amiguismo, enchufismo y caciquismo que reina en los dos consistorios.

¿Nadie puede parar la indignante alcaldada del regidor de Baiona? Habiendo como hay jurisprudencia al respecto, ¿no es posible acudir a los tribunales? La contaminación acústica es un delito, por el cual ya hay gente cumpliento condena de prisión en el país y si el baranda de Baiona renuncia a perseguirlo como es su deber y hasta lo ampara y fomenta, los vecinos deben querellarse contra él y conseguir que lo condenen.

Ni un paso atrás en la lucha contra el ruido, odioso delito al que recurren los sinvergüenzas y granujas para enriquecerse a costa del sosiego y la tranquilidad de cientos, a veces miles de personas.

(La imagen es una foto de TheCX, con licencia de Creative Commons).

domingo, 30 de noviembre de 2008

Múgica, el listo.

Según el señor Múgica, Defensor del Pueblo (pobre pueblo), quienes somos antitaurinos somos tontos. Añade que hace falta una "sensibilidad especial" para disfrutar de las corridas de toros. Si, una sensibilidad de paquidermo y una inteligencia acorde con las sensibilidad. La que tenían los romanos que asistían a las luchas de gladiadores en el Circo. Nadie defiende hoy aquellos espectáculos inhumanos. En el futuro nadie defenderá las corridas de toros, salvo el señor Múgica de deslumbrante inteligencia. ¿Han visto algún vez a alguien con sensibilidad especial diciendo que tiene sensibilidad especial? ¿Y a alguien inteligente llamando tontos a quienes no coincidan con él en cuestiones de gusto? Pues eso.(La imagen es una foto de Público, bajo licencia de Creative Commons).

sábado, 22 de noviembre de 2008

Perfecto: a la cárcel por ruidoso.

Según puede leerse en El País, "La Audiencia de Barcelona ha condenado a cuatro años y un día de prisión a Gabriel Alejandro Fernández, el propietario del bar 242 de la calle Entença de Barcelona, por los ruidos procedentes de su local, que estuvo funcionando ilegalmente como after hour, por lo que acumuló 32 denuncias de los vecinos".

Perfecto, me parece perfecto y quien lea el artículo completo verá que la Audiencia ha sido muy benigna con un menda que estuvo meses torturando a docena y media familias que no podían dormir y necesitaron asistencia psiquiátrica. No obstante es una buena medida y hay que seguir por ese camino. Nuestro país, un país de energúmenos inciviles e incultos que creen que cuanto más ruido metan más graciosos son, o más hombres, o más guapos o qué se yo, tiene que ir aprendiendo modales y lo que no se aprenda en las escuelas, que se aprenda en la cárcel, que es en donde deben estar todos los imbéciles que arman ruido con desprecio hacia la tranquilidad pública.

Los lectores de Palinuro saben que ésta es cruzada especialísima en este blog como pueden comprobar si van a las etiquetas de la derecha y ven que, con la de hoy, hay once entradas sobre este vicio nacional. Nada: el sujeto ese cuatro años y un día al talego y que se dé con un canto en los dientes. Yo le hubiera mandado al trullo los quince años que pedía el fiscal. Y a ver si cunde el ejemplo y se afina un poco más. Por ejemplo: ¿por qué hay que soportar que todos los bares en Madrid tengan la TV puesta a toda pastilla cuando no la mira nadie? ¿No es de cretinos?

(La imagen es una foto de furiousgeorge81, bajo licencia de Creative Commons).

sábado, 13 de septiembre de 2008

¿Qué pasa si usas sombrero?

Pues que poco menos que tienes que ir partiéndote la cara por la calle porque siempre hay alguien que se cree con derecho a hacerte algún comentario al pasar. Y hay que responder con una impertinencia. En cierta ocasión luciendo un sombrero estilo John Wayne, un transeúnte me preguntó que en dónde había dejado el caballo y le dije que en la habitación de su hermana. Y como te descuides, llegas a las manos.

La privilegiada inteligencia de ese subprimate al que se llama "hombre" se enfurece cuando ve un objeto o prenda distintos de los que ve todos los días porque no los entiende. El únicamente entiende la indumentaria al modo del uniforme, entre límites fijos y lo que se salga de ellos lo lleva al paroxismo. Al fin y al cabo, él sólo conoce el cabezal, la cincha y el ronzal y con esos adminículos no se junta hoy una cabeza pensante. Pero algo saldrá.

El estudio de las modas es una de las vías más importantes del juego sociológico. Algún padre fundador de la Sociología, como G. Simmel, se dedicó a la moda. La moda es un dictamen de aceptación social de unos criterios de apariencia externa que relumbran más que otros en su momento. Forma un canon que quiere ser de obligado cumplimiento. De la gente se espera que siga la moda. La presión social de la conformidad empieza por la apariencia. Por ejemplo, hubo un tiempo en que la moda era que todos los hombres llevaran sombrero. Véase la famosa foto de Paul Strand titulada Wall Street. Todos van tocados. El que quería destacar y llamar la atención se presentaba sin sombrero lo que dudo que despertara iguales sentimiento asesinos como un simple bombín despierta hoy en la "generación más preparada de la historia de España". Siempre he pensado que los aficionados a los sombreros (en general, quienes no nois conformamos a la norma sin causar por ello perjuicio a nadie) somos más repetuosos con los derechos fundamentales que en gran medida dependen de un sombrero o de la decisión de quitarse o ponerse esta o aquella prenda de moda.

Creerse con derecho a interpelar a los demás porque se toquen de una forma o se interpreten de otra es prueba de un autoritarismo insoportable. Nadie tiene que pedir permiso a nadie para vestir unos u otros atuendos. Los sambenitos medievales y tardomedievales, formas del estigma, han caído en desuso. La inmensa mayoría de los hombres de este país, el noventa y nueve por ciento con el que me cruzo omite toda referencia al sombrero; lo ven, pero como si no lo vieran , se reprimen y deciden matar al animal que llevan dentro porque eso es lo civilizado. Pero que la omitan no quiere decir que no piensen alguna barbaridad. Yo no me fío de mi sombra y mucho menos de la de mi sombrero. El uno por ciento restante es el que no puede reprimir el rebuzno.

(La imagen es una foto de Th3 Prophetman, bajo licencia de Creative Commons).

miércoles, 30 de julio de 2008

Ruido : gracias sean dadas a los jueces.

La Audiencia de Barcelona ha condenado a cuatro años a un individuo por hacer ruido. Regentaba uno de esos locales de música latina, que sólo de pensar en ellos producen escalofríos por la bulla que tienen siempre y se pasaba en decibelios cosa mala. Un cuadro muy frecuente: una buena gente que vive a expensas de que a unos desaprensivos que jamás tienen en cuenta a los demás cambien su comportamiento. Eso es improbable. La inmensa mayoría de la gente no transgrede la ley por un cálculo egoista de cálculo/beneficio. A quienes sí lo hacen hay que mostrarles en qué consiste el no beneficio o perjuicio. Cuatro años a la sombra la han caído al menda del bar llamado Macumba en Barcelona. Un "bar musical latino", Dios mío. Gracias sen dadas a los jueces que van entendiendo la naturaleza de una de las pestes contemporáneas: los ruidosos. Hagan una prueba: queden una hora, si pueden, en su despacho en el máximo silencio (no radio o tele, no teléfono ni ordenata ni hilo musical) y bajen luego al bar de la esquina a las 12:00 del mediodía. Y eso en los bares es muestra de jumentería colectiva, pero el ruido de los vecinos ruidosos, los que ponen la tele muy alta o gritan a todas horas o ponen música a todo trapo con las ventanas abiertas, eso ya no es muestra de esto o lo otro; eso es un delito, un delito perfectamente tipificado contra la integridad física de las personas. Meter tus ruidos en casa del vecino es meterte en casa del vecino.

El tribunal no ha adjudicado indemnización a favor de los denunciantes, un puñado de vecinos, porque, dice el fallo, no se han practicado las pericias necesarias que prueben que los denunciantes hayan sufrido daños. Querrá decir que midan qué daños hayan sufrido porque poner en duda que soportar durante dos años y medio ruidos que exceden en casi un 300% el límite máximo de decibelios permitido produce no daños sino estragos es ignorar todo sobre este problema de los ruidos y los ruidosos. Que si malos son los ruidos, no digo nada los ruidosos.

(La imagen es una foto de Anniebee, bajo licencia de Creative Commons).

martes, 10 de junio de 2008

Vicios nacionales. El ruido.

Fiel a su promesa de fustigar los vicios comunes en la convivencia de los españoles, Palinuro combate contra el ruido como lo hace contra la fiesta de toros y una miriada de atentados contra el medio ambiente, etc, etc. El ruido es uno de los temas preferidos para fustigar porque es muy típico de España, casi privativo de ella. El ruido es ubícuo porque está en todas partes: la calle, las cafeterías, las casas de vecinos, las aulas etc. Es como una maldición bíblica. Cuanto se haga por mitigarlo o -no caerá esa breva- erradicarlo será poco. Por eso traigo hoy aquí el chiste de Forges ayer en El País que tiene mucha gracia y es muy cierto.

miércoles, 4 de junio de 2008

Vicios nacionales. El parasitismo o nuevo episodio de la estafa del ladrillo.

Sabido es que a partir del siglo XVII el destino al que la mayoría de españoles aspiraba era el de funcionario. Todos a trabajar para el Estado o a holgazanear a su cuenta. La mala fama que recaía sobre los empleados públicos en todas partes se decuplicaba en el país del "vuelva Vd. mañana". Y así fueron marchando las cosas hasta que en el último tercio del siglo XX la derecha, que era la que de modo más completo había patrimonializado el Estado, lo había usufructuado y esquilmado como si fuera un cortijo, se había beneficiado de la venalidad de los cargos públicos hasta hacerlos hereditarios en muchos casos, decidió convertirse al neoliberalismo.

Aquí comenzamos entonces a escuchar la nueva (nueva en estos pagos) doctrina acerca de la maldad intrínseca del Estado, su sistemática corrupción, su incompetencia, su imparable tendencia al despilfarro. Frente a ello se alzaban las ventajas del mercado libre, de la empresa privada frente a la pública, de la libre competencia. Cualquiera podía ver la necesidad de privatizar todo lo oficial en beneficio de la colectividad, la de poner coto a la voracidad fiscal de las autoridades, de entender que, como decía aquel gran estadista que dejó su país endeudado hasta las cejas, Mr.Ronald Reagan, el Estado no es la solución sino el problema.

Empresarios, patronos, banqueros, especuladores y sus portavoces entre los políticos, los periodistas, los curas, los intelectuales, a través de partidos, fundaciones, grupos de presión, periódicos, emisoras, púlpitos, editoriales, cátedras universitarias, másters de todo tipo y escuelas de negocios expandieron la nueva doctrina hasta que acabó calando en el conjunto de este país, antaño minado por la incuria administrativa y hogaño bullente con las genialidades de la iniciativa privada; la que dio la vuelta a la moral dominante, desde la del perezoso funcionario sin horizontes vitales a la del impetuoso ejecutivo dispuesto a enriquecerse antes de que su hijo hiciera la primera comunión.

No hace falta decir que todo esto no es más que un conjunto de patrañas. La experiencia de los últimos treinta años en que el neoliberalismo ha intentado desmantelar el Estado del bienestar para implantar el reinado indiscutible del mercado libre, muestra que, cuando las cosas vienen mal dadas para el capital, los empresarios recurren al Estado y que en el fondo son tan partidarios de la socialización estatal como los más correosos socialistas, sólo que con un matiz: estos pretenden socializar los beneficios mientras que los capitalistas quieren privatizar los beneficios y socializar las pérdidas. Bien claro está quedando en el curso de los actuales sobresaltos financieros: cada vez que un banco entra en dificultades a causa de sus desafortunadas operaciones especulativas es la autoridad monetaria la que acude en su auxilio con el dinero de todos los contribuyentes.

Viene esto a cuento de que es lo que los empresarios de la construcción en España quieren hacer. Como se ven con el agua al cuello porque no consiguen vender el stock acumulado de viviendas a los exorbitantes precios a que estaban acostumbrados, piden la intervención de los poderes públicos para mantener sus beneficios. ¿Y por qué no venden las viviendas? Porque están a precios estratosféricos que nadie puede permitirse. Pongo un ejemplo: una pareja de mileuristas que quiera comprar un pisito en Madrid (un pisito minúsculo, no el Palacio de Buckingham) se enfrenta a precios que son doce veces su salario anual completo, mientras que en otros países ese precio viene a ser cuatro veces dicho salario. ¿En dónde reside la diferencia? Básicamente en los increíbles márgenes de beneficios de los constructores españoles, que les han permitido enriquecerse en pocos años, conjuntamente con una tira de especuladores, funcionarios corruptos, intermediarios y sinvergüenzas.

En tales condiciones ¿qué tendrían que hacer unos empresarios que funcionaran según la ley de la demanda y la oferta en el mercado que tanto predican? Bajar los precios, o sea reducir sus beneficios. Pero en lugar de ello y con todo el morro del mundo, recurren a los poderes públicos para tratar de colocarles el stock de viviendas llorando a causa de la crisis y amenazando con el paro que inevitablemente va a producirse. Leo que diez Comunidades Autónomas van a convertir pisos libres en viviendas de protección oficial (VPO), obviamente para salvar el pellejo a los empresarios del ladrillo. Este asunto es tan indignante, tan escandaloso, que este mes he subido dos posts sobre él, uno el diez de mayo titulado La estafa del ladrillo y el otro el doce de mayo titulado El keynesianismo sinvergüenza.

Aquí viene el tercero. La noticia de 20 minutos sobre la conversión de pisos libres en VPOs es confusa sin duda a propósito, no del periódico, sino de quienes la producen. Hay una pregunta inmediata: ¿a qué precio van a comprar las CCAA esos pisos libres? Porque el asunto no está nada claro. Si los compran a precios protegidos (que es a los que tienen que venderlos después) ya estarán comprando por encima del valor real del mercado y haciendo un favor a los empresarios del ladrillo con el dinero de los futuros adquirentes de las viviendas. Pero si, como es de sospechar, los compran a los precios que los constructores han fijado, entonces están malversando el dinero de todos los contribuyentes (sean o no compradores de esos VPOs), pues compran muy por encima del valor del mercado para seguir enriqueciendo a los constructores. Para estos, el negocio es de ensueño: tienen venta segura, no han de gastarse un euro en promociones ni publicidad y, como el paro en el sector de la construcción ya ha aumentado en un 64%, todo serán benefios pues los salarios de los trabajadores ya los estamos pagando también todos con cargo al subsidio de desempleo.

Que esto lo hagan los gobernantes de las CCAA de la derecha, bajo cuya legislación y mandato se produjo esta burbuja inmobiliaria, está en la lógica de las cosas. Que lo hagan los gobernantes de la izquierda es lo que resulta incomprensible e indignante. Estoy seguro de que los electores socialistas no votaron al PSOE para rascarse a continuación el bolsillo y hacer una transferencia neta de cientos, de miles de millones de euros a los de los empresarios; de los pobres a los ricos. Sí, esos ricos que en los años pasados no construían VPOs porque no eran rentables para ellos y que ahora quieren colocárnoslas a la fuerza y a precio de mercado libre socializando las pérdidas en que han incurrido por su codicia.

(La imagen es una foto de Crouching Donkey, bajo licencia de Creative Commons).

martes, 3 de junio de 2008

Vicios nacionales. El enchufe.

Tengo dicho ya que me encuentro en la magnífica ciudad de Burgos, en un tribunal de exámenes de la UNED que, por cierto, está al amparo de unas dependencias de la Universidad de la provincia cuyo anagrama, válgame el Señor, es UBU. El tiempo es variable, como en toda España, alternando nubes y claros con algunos chubascos. Cuando sale el sol, la ciudad relumbra con una luz dorada y, si hay un momento libre, me gusta pasear mis melancolías por la margen del Arlanzón. En uno de estos paseos me vino al ánimo cumplir una promesa hecha en su momento y algo abandonada por el trajín diario, de seguir desgranando consideraciones sobre los vicios nacionales, tomándola esta vez con el de los enchufes. No me molestaré en explicitar la causa de la asociación que me parece clara: Burgos, la ciudad en que Franco nombró su primer Gobierno, donde fue exaltado a la Jefatura del Estado y donde se anunció por fin la victoria del ejército sublevado sobre la República, estableciéndose un nuevo régimen en España que duró cuarenta años y cuya columna vertebral y esencia misma, entre otros males, fue el enchufismo. Ya sé que Burgos en sí misma, noble ciudad milenaria, nada tiene que ver con tanta miseria, pero de eso no entienden las asociaciones de ideas, que vienen del magma freudiano.

Tampoco es el enchufismo privativo del régimen de Franco; éste lo heredó de la Restauración que, a su vez, lo había recibido del antiguo régimen al que, por su parte, le venía del antiquísimo régimen, o sea, los Austrias... y no quiero seguir hacia atrás por no agotar el post. Esto del enchufismo está tan arraigado en la historia de España que uno tiende a verlo, melancólicamente, como consubstancial con lo español.

Porque, aunque parecía que no iba a hacerlo, al final murió Franco, a quien se le había acabado el enchufe que tenía con la divina providencia; vinieron otros hombres, otras formas, otros tiempos, se pronunciaron bellos discursos, se cambiaron las cuadernas del navío del Estado, se reemplazó al timonel, se embocaron nuevos rumbos. Pero el enchufismo, los enchufes, los enchufados siguieron igual o peor. Una práctica que caracterizó a las derechas (o centro derechas) que iniciaron la transición y fue propia también de las izquierdas (o centro izquierdas) que tomaron el relevo y recurren a ella con un entusiasmo tanto mayor cuanto que lo hacen con la buena conciencia de estar recuperando el tiempo perdido.

El enchufismo no conoce de colores o matices políticos, pues ¿qué? ¿No tenemos todos hijos, padres, cuñados, sobrinos, primos, cónyuges? ¿Y no es la familia el corazón de la sociedad? ¿No tenemos todos amigos, conocidos, relaciones? ¿Y no es la amistad la más noble de las relaciones humanas? Además de ello, ¿no dicen los expertos que vivimos en la sociedad-red, hecha de relaciones y contactos? Mira por donde la recia tradición española señala otra vez el futuro a los demás países más atrasados, como en tiempos del Invicto. Fuimos los adelantados de la Cristiandad y seguimos siéndolo del enchufe.

No hará falta que cite casos, ¿verdad? (Además, no es conveniente, no vaya a salirme caro en el futuro). Quien no conozca algún caso de alguien colocado en un puesto en virtud de una recomendación (¿hace falta decir que las "cartas de recomendación" son un subgénero literario/epistolar típicamente hispánico?), o de sus relaciones personales, de alguna licencia, contrata o momio concedidos de chanchullo, que lance la primera piedra a la cabeza de este humilde bloguero. ¿Qué en dónde hay que mirar? En nuestro merito entorno, en el Gobierno, en todos los niveles de la administración central, autonómica, municipal, organismos autónomos, en la Universidad, en los partidos políticos, en la Iglesia, los sindicatos, en todos los lugares que directa o indirectamente tengan algo que ver con lo público. Ahí se dan verdaderas dinastías.

Pero también, cómo no, en la empresa privada, en donde el enchufismo campea como antaño lo hizo el noble Cid por las tierras de Castilla. En algún lugar he leído que el enchufismo en la empresa privada no es cosa vituperable ya que la tal empresa configura el ámbito de libertad de la sociedad civil y no tiene por qué ajustarse a las pautas de lo público. Como si no existiera una responsabilidad social de la empresa y como si la tal empresa no tuviera relaciones privilegiadas con el ámbito público, muchas veces teñidas de corrupción, de forma que se da un constante trasiego de enchufados de la una al otro. ¿No vienen a las mientes de inmediato media docena de nombres?

Así que ya puede el señor presidente del Gobierno hablar de que va a sacar a España del marasmo a través de portentosas inversiones en I + D + i. Mientras tenga a su primo contratado como asesor en La Moncloa y a la jefa de su primo de directora del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, por no hablar de ese otro que ha saltado de la fontanería monclovita al Olimpo de unas empresas, el ejemplo que está dando a la sociedad es el de Franco, la Restauración, los Borbones, los Austrias... el enchufe de la España eterna.

(La primera imagen es una foto de escritor deconejos, la segunda de edans, ambas bajo licencia de Creative Commons).

jueves, 24 de abril de 2008

Vicios nacionales. El ruido.

Según una noticia de hace unos días en 20 Minutos, el Tribunal Supremo no ha admitido el recurso presentado por el Ayuntamiento de Arganda del Rey contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que lo condenaba a pagar más de doce mil euros de compensación a once vecinos por los ruidos que han tenido que soportar procedentes de sendas casas regionales de Andalucía y Extremadura de titularidad municipal. Bien, aplausos al Supremo. Aplausos también al TSJM, aunque menos porque los doce mil eurillos que otorga a los afectados son, sin duda, una cifra ridícula. Cualquiera puede imaginar lo que habrán pasado unas gentes que han vivido en el piso de arriba de sendos locales donde se organicen juergas flamencas los fines de semana. Y si la imaginación no alcanza, que pidan los resultados de las mediciones de decibelios hechas por la policía local y la Guardia Civil.

Y pitos, muchos pitos y abucheos al Ayuntamiento de Arganda del Rey primero por permitir que unos individuos ruidosos perturben sistemáticamente la paz del vecindario; luego, por no hacer nada ante las reiteradas reclamaciones de los afectados; y por último, por recurrir la sentencia que lo condena. Una vez más se prueba que, en muchos casos, los principales enemigos de los vecinos en los pueblos o ciudades son sus consistorios, que debieran velar por su bienestar y derechos y sin embargo hacen causa común, por interés o simple negligencia, con quienes los conculcan.

Así como este blog es antitaurino, es enemigo declarado de los ruidos y de los ruidosos, plaga nacional que los dioses confundan, detestable costumbre ancestral que los más brutos de la raza, que son los que más tiempo han mandado en el país, ensalzan como muestra de virilidad y genial sentido españolista: cuanto más berrees, cuanto más grosero seas, más español. El año pasado dediqué tres posts a esta espantosa costumbre nacional de armar ruido: La batalla contra el ruido, Venceremos y Cárcel por armar ruido comentando los avances que van haciéndose en la lucha contra esta plaga y que aún son muy pocos. Cualquiera sabe de casos, si es que no los sufre en carne propia, de vecinos insoportables por bullangueros por los más diversos motivos: fiestas, radios, televisones, equipos de música a todo trapo, pendencias, electrodomésticos ruidosos, actividades de bricolaje. Cada vez que me acuerdo del imbécil del piso superior al mío al que tuve que soportar una larga temporada dedicado a actividades de bricolage me entran sudores fríos.

Éramos pocos y parió la abuela. Por si no hubiera bastante con los mil ruidos que los españoles desconsiderados (expresión ampliamente redundante) emiten, con el aumento de la inmigración, han comenzado a llegar los latinoamericanos que en esto de los ruidos son dignos hijos de la madre patria, de forma que cada vez son más los inmuebles en los que los vecinos tienen que tragar que en algún piso se instalen lationoamericanos a los que encanta, al parecer (no a todos, desde luego) tener puesta todo el día alguna musicanga tipo salsa con las ventanas abiertas. Innecesario decir que considero la inmigración un don del cielo y soy partidario de abrir la frontera cuanto se pueda a todos los que quieran venir a labrarse un futuro. Pero es absurdo no ver que eso plantea problemas de convivencia y que uno de los más agudos es el de las diferentes costumbres. La de tener la música a todo trapo con las ventanas abiertas día y noche no es de recibo. No es de recibo cuando la practican los españoles ni cuando la practican los inmigrantes.

Una de las virtudes del Gobierno socialista es haber entrado a civilizar este país do todos presumen de garañones en algunas de sus más irritantes cuanto acendradas prácticas como andar matándose por las carreteras y apalear y asesinar mujeres y niños, a ver quién es más macho. Y hacerlo por ley. Gran acierto. Quizá convenga endurecer esas leyes, dado que las consideraciones de respeto al prójimo o prójima no parecen entrarnos en la cabezota sino es a golpes de código.

Bien está todo ello. Pero ha llegado el momento de dar un paso adelante y enfrentarse al morlaco del ruido y los ruidosos, los de las motos a escape libre, los de las discotecas, los tablaos, los transistores, todos los energúmenos que arman bulla en detrimento de la tranquilidad ajena. Hora es de que se legisle que contaminar el medio ambiente acústico es igual a contaminar el resto de la biosfera: un delito por el que hay que pagar, incluso con la cárcel.

(La primera imagen es un óleo de Casimiro Sáiz y Sáiz titulado Interior de una botillería, de 1878; la segunda, uno de Pablo Salinas, titulado Tiempo de fiesta y la tercera un grabado de Ramón Torres Méndez, titulado Baile de campesinos de la sabana de Bogotá 1878).

miércoles, 29 de agosto de 2007

Venceremos.

Otra magnífica carta de lector en El País sobre el ruido, de don Enrique Chicote Serna y titulada A voces por el mundo y que dice así:

Agosto. Estamos en Francia. En una calle peatonal, entre el murmullo a medio tono de los viandantes sobresale el chillido estridente de un niño que va de la mano de su madre. Ese crío, o es español o acaba de pasarle alguna calamidad, nos decimos. Era español. Poco más tarde, por la esquina de la catedral aparece un nutrido grupo de turistas dando voces. ¿Son españoles o es que están regañando?, nos preguntamos. Eran españoles. Es la hora de la comida, de modo que pasamos a un restaurante; la gente charla sin molestar a los que comen en la mesa de al lado menos al fondo, a la derecha, donde dos parejas hablan en voz alta y ríen a carcajadas. Si no son españoles, es que celebran algo y han bebido más de la cuenta, conjeturamos. Eran españoles. Y así, sucesivamente. Por todos los santos, ¿es que no podemos hablar más bajo? Poco me gusta que dos de nuestras señas de identidad en el exterior continúen siendo el capote y la castañuela, pero no añadamos el griterío.

Tal cual. Me reafirmo en mi creencia de que las cartas de los lectores son lo mejor del periódico, pero me temo que el señor Chicote llega tarde. En Europa somos ya famosos por hablar a gritos. Y tengo una explicación para este fenómeno. Es costumbre nacional interrumpir a quien esté hablando, hablando más fuerte que él; como el interrumpido no quiere dejarse interrumpir, eleva el tono; como el interruptor quiere prevalecer aun lo eleva más; como el interrumpido...

(La imagen es un cuadro futurista/vorticista de Umberto Boccioni, titulado "Los ruidos de la calle invaden la casa", que se encuentra en el Museo Sprengel, de Hanover).

Enviar este post a Menéame

jueves, 12 de julio de 2007

Los vicios nacionales. I. Los inelus.

Está en la tradición de la mejor publicística española fustigar los vicios que nos aquejan como pueblo. Kant decía que España es “tierra de antepasados”, subrayando así la especial devoción española por el culto a la honra de la familia. Larra ponía en solfa a los castellanos viejos y otros tipos no menos insufribles del catálogo patrio. Costa pedía un cirujano de hierro para acabar con el mal de oligarcas y caciques, típicos especimenes que mantienen (aún hoy) el país postrado. Unamuno la tenía tomada con los ramplones, también un tipo humano muy abundante por estos y otros pagos. Suma y sigue pues la saga no ha terminado. Al contrario, a los viejos y tradicionales ejemplares de los defectos nacionales vienen ahora a sumarse otros, acordes con la era tecnetrónica en la que vivimos, hispanos de móvil y MP3, pero que siguen siendo igual de fastidiosos, cargantes, groseros y maleducados que el Braulio de Larra; o quizá peores. Así que inauguro una serie nueva y de vez en cuando dejaré caer alguna consideración sobre los vicios más irritantes de los españoles de nuestro tiempo.

El de hoy, al que llamo del “inelu”, es el de la informalidad, la inconstancia (representada aquí en una magnífica imagen de Giotto) y el nulo valor de la palabra dada. Todos lo sabemos; por citar un caso que responde a una experiencia directa mía: si invitas a un español con tres meses de antelación a dar una conferencia en un curso que diriges, fijas con él el día y la hora y te asegura que allí estará ¿qué garantías tienes de que así será? Pocas, ¿verdad? Puede suceder –y no será extraño que suceda- que una semana antes el invitado que no iba a fallar haga que su secretaria llame al personal administrativo del curso para decirle que por”compromisos ineludibles”, el fulano no podrá ir a la conferencia a la que no iba a fallar. Es un “inelu” por sus compromisos “ineludibles” que no existían tres meses antes. Y no es esa la única treta de que se vale este pícaro moderno. Tampoco es manca la de rehuir la comunicación directa, la de actuar de secretaria a secretaria para no verse obligado a dar explicaciones y situar a los perjudicados por su informalidad ante un hecho consumado. Porque con una semana de antelación los programas suelen estar impresos y ya no es posible acudir a sustituciones.

Es un comportamiento irresponsable y grosero y tan informal como prepotente, muy habitual en nuestro país, en donde cuando uno dice que hará algo sin falta, los demás saben que eso puede pasar o no. Aunque no todos; siempre hay algún pobre infeliz que cree que, cuando uno se compromete a algo, lo cumple.

Lo curioso del caso es que los tipos capaces de hacer estas charranadas típicamente ibéricas, de España del caciquismo costista, suelen ir por la vida propugnando una u otra forma de regeneracionismo, dando lecciones de honradez y rectitud y asegurando que luchan por la renovación de la vida nacional. Cada vez desconfío más de los que se llenan la boca con esas bellas palabras porque son sus actos los que revelan su verdadero fondo.